Nuevas recomendaciones sobre la dieta

Hay buenas noticias, y no tan buenas para algunos, en las nuevas Guías Alimentarias para los Estadounidenses, publicado enero 7 por la Agencia de Agricultura y Salud y los Departamentos de Servicios Humanos.

Si, como yo, eres un fan de los alimentos ricos en grasa como las nueces o los aguacates, los alimentos ricos en colesterol como el camarón o los huevos, café o una bebida alcohólica ocasional, las nuevas directrices proporcionan una cierta tranquilidad adicional. Hacen hincapié en la necesidad de centrarse en promocionar la salud , comer según un patrón a lo “largo de la vida”

Por otro lado, las nuevas directrices pueden ser confusas, mensajes contradictorios, especialmente en lo que respecta a las carnes.

Las nuevas directrices enfatizan en un  patrón de alimentación que tenga nutrientes esenciales adecuados y de los alimentos que reducen el riesgo de enfermedades crónicas. Esto significa dietas agrupación con una rica variedad de verduras y frutas; granos enteros; productos lácteos sin grasa o bajos en grasa como la leche, el yogur y el queso, y alimentos ricos en proteínas con poca o ninguna grasa saturada, que incluye huevos, mariscos, carne magra y aves de corral, frijoles y guisantes, productos de soja, nueces y semillas.

Sin embargo, las nuevas directrices no sugieren restringir la grasa total, un nutriente que ha sido tan calumniado, injustamente . Aunque se está convirtiendo, como algo que se debe evitar para mantener un peso corporal normal.
La mayoría de los expertos consideran que las grasas saturadas son  los malos actores; se encuentran en la mantequilla, la leche entera, carnes y  grasa de ave (especialmente la piel) y los aceites tropicales como el de coco y aceite de palma.

Las grasas no saturadas como la contenida en el  aceite de oliva, nueces, aguacates y los pescados grasos, como se encuentra en una dieta mediterránea tradicional, repetidamente han sido vinculados a una mejor salud y longevidad. Incluyendo tales grasas en la dieta puede facilitar el control de peso mediante la reducción de entre comidas de  bocadillos ricos en calorías.

La  grasa saturada ampliamente considerada es el principal culpable del aumento de los niveles séricos de colesterol en la sangre, pero la  mayoría de los expertos están mucho menos preocupados por la ingesta de colesterol de los alimentos como los huevos bajos en grasa, camarones y demás crustáceos, pues sunque una pequeña fracción de la población pueden ser sensibles al colesterol dietético, para la mayoría de la gente el colesterol producido naturalmente por el hígado es la principal razón para el aumento de colesterol en suero por lo quees preciso controlarlo  con una estatina diaria.

Más buenas noticias, esta vez para los amantes del café . Por primera vez desde la década de 1980, se menciona que el consumo moderado de café – Un par de tazas al día – puede ser una parte saludable del llamado comer patrón. Esto unido a la moderación con respecto al alcohol, hasta una bebida al día para las mujeres y hasta dos para los hombres.

Arroz blanco y panes, pasteles, galletas y pasteles tendrían éxito si la mayoría de los estadounidenses acatando las nuevas directrices. aceptan a que al menos la mitad de los granos que comemos sean integrales, no refinados y despojados de sus nutrientes esenciales. Los granos refinados suman calorías vacías que no son mucho mejor que comer azúcar
De hecho, ahora se cree ampliamente que en gran parte la culpa de aumento de peso fue debido a la búsqueda de  alimentos bajos en grasa  y las personas  volvieron a las sobrecargas de hidratos de carbono, el llamado efecto “SnackWell”

La carne roja, procesada especialmente con alto contenidos en grasa potencialmente saturada y sal, se asocian con un mayor riesgo de cáncer, así como enfermedades del corazón, pero este consejo ha sido eliminado de las directrices finales siguiendo vehementes protestas de la Asociación de Ganaderos Nacional , un grupo comercial de la industria, y sus partidarios en el Congreso.

Sin embargo, las nuevas directrices siguen instando a la gente a limitar su consumo de grasas saturadas a menos del 10 por ciento de las calorías diarias, y para cortar de sodio (leer sal) por alrededor de un tercio, a 2.300 miligramos al día para adultos y niños de 14 años o más . La mayoría de los expertos, incluyendo la Asociación Americana del Corazón, continúa advirtiendo contra su consumo excesivo.

En cuanto a sodio, hay pocas dudas que contribuye al aumento gradual de la presión arterial con la edad, y que aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.
Las directrices sugieren que los niños y hombres adolescentes comen menos proteínas.

Sin embargo, las nuevas directrices bajan el azúcar de refrescos y bebidas azucaradas sugieren limitar los azúcares añadidos a menos del 10 por ciento de las calorías diarias.  No es el azúcar natural en los alimentos lácteos y frutas que atentan contra la salud tanto como los azúcares añadidos a los alimentos como helados y bebidas de frutas y la gama enorme de postres y meriendas, alimentos que consumen habitualmente  los estadounidenses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s