El envase neutro del tabaco ayuda a disuadir de su consumo entre los más jóvenes

Un estudio publicado en “Gaceta Sanitaria” en el que participa la Universidad de Granada (UGR) revela que el envase neutro del tabaco, que reduce el atractivo de las cajetillas, ayuda a disuadir de su consumo entre los más jóvenes.

La Organización Mundial de la Salud recomendó en 2008 la utilización del envasado neutro en los productos de tabaco como parte de una estrategia amplia de control del tabaquismo que incluía, entre otras, medidas de precios, campañas sanitarias y ayudas a los fumadores que quieran dejarlo.

Desde entonces, cada vez son más los países que están implementando esta medida para reducir el atractivo de las cajetillas, incrementar la efectividad de las advertencias sanitarias y disminuir la información engañosa acerca de los efectos sobre la salud.

Tras la progresiva prohibición de la publicidad y patrocinio de los productos del tabaco, el envase se ha convertido en el centro de la estrategia de marketing de la industria tabaquera. El envasado neutro busca desproveer a las cajetillas de los aspectos atractivos y promocionales, conservando sólo el nombre de la marca, el cual debe aparecer en una fuente, tamaño, color y localización estándar en el envase.

Además, la base de color del envase, diferente del de las advertencias sanitarias, debe ser deslucida y sin atractivo, mientras que los tamaños, materiales, texturas y métodos de apertura de los paquetes deben estandarizarse para minimizar los esfuerzos de marketing por diferenciar los productos.

Algunas investigaciones ponen de manifiesto que el envase neutro, entre otros efectos, dificulta la identificación del consumidor con la marca de tabaco y transmite una imagen menos positiva de la misma, sobre todo en la población adolescente, aumentando de esta forma las percepciones negativas del consumo de este producto.

Australia fue el primer país que implementó el envase neutro en los productos de tabaco en 2012. Esto ha permitido a los investigadores, de las universidades de Granada, Zaragoza y Cádiz valorar la efectividad de la medida entre la población y en distintos grupos de fumadores.

El país oceánico incorporó el envase neutro junto con el incremento de las advertencias sanitarias, que pasaron de ocupar un 30% del espacio de las cajetillas al 75%.

“Los estudios realizados en Australia tras la implantación parecen confirmar los hallazgos de investigaciones previas”, afirma uno de los coautores de este artículo, Juan Miguel Rey Pino, del departamento de Comercialización e Investigación de Mercados de la UGR. El nuevo envase neutro reduce el atractivo y produce una valoración más negativa de los cigarrillos.

Estudios recientes han sugerido que el envase neutro constituiría una herramienta importante para disminuir el consumo entre adolescentes y mujeres, al ser poblaciones muy susceptibles a los mensajes elaborados por la industria tabaquera. Por el contrario, en las personas fumadoras resultaría menos efectivo, debido a las propiedades adictivas de la nicotina y a otros factores relacionados con la conducta de fumar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s