La contaminación del aire aumenta los casos de asma infantil

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) advierte del grave peligro que supone la contaminación del aire, que se agrava con la ausencia de lluvias, para el desarrollo de alergias respiratorias o asma en niños, así como su exacerbación.

Según informa el coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de la sociedad, Luis Moral, “se ha comprobado que está asociada a una agravamiento de las alergias y del asma, a mayor número de bronquiolitis y a un incremento de la predisposición a desarrollar infecciones virales”.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 93% de la población infantil en todo el mundo está expuesta a niveles de partículas finas más altos de lo permitido. Ante esta situación, la SEICAP recomienda aplicar políticas efectivas que permitan reducir la exposición de los niños a la polución del aire y, por tanto, frenar el desarrollo del asma en la población infantil.

Aproximadamente 630 millones menores de 5 años están expuestos a niveles de contaminación por encima de las pautas de calidad del aire establecidas por la OMS. Además, más de una de cada cuatro muertes de este sector de población está directa o indirectamente relacionada con los riesgos ambientales, según datos de la organización. Por este motivo, para el citado especialista “es importante que las autoridades tomen conciencia del problema pues, además de provocar muertes prematuras, supone un empeoramiento para la calidad de vida, sobre todo de los niños”.

En España, en base a las estimaciones de la Escuela Nacional de Sanidad, la polución ha causado la muerte de 93.000 personas en una década. Incluso se están estudiando sus efectos en el embarazo, al respecto, la investigación del Instituto de Salud Carlos III concluye que alrededor del 1,35% de los partos prematuros que se produjeron en España entre 2001 y 2009 se atribuyen a la contaminación del aire.

Un estudio publicado en Environment International concluye que la exposición temprana a la contaminación del aire por dióxido de nitrógeno (NO2) puede tener efectos a largo plazo en la función pulmonar, lo que podría afectar a la salud respiratoria durante toda la vida.

La exposición a contaminantes como el carbón negro, el NO2, y partículas en suspensión (PM), está vinculada al desarrollo de asma en niños, probablemente por la generación de estrés oxidativo y la inflamación de las vías respiratorias, según detalla la OMS en su último informe.

Se ha comprobado, además, que “exacerba los casos de asma, sus síntomas y la dificultad para respirar, lo que hace aumentar el número de visitas a urgencias pediátricas y de ingresos por crisis asmáticas”, apunta el especialista. En este sentido, el cambio climático “conlleva cada vez períodos más largos sin lluvias, lo que afecta también a la calidad del aire y provoca mayores síntomas respiratorios, sobre todo en los niños”, advierte.

La contaminación del aire en el hogar y fuera del hogar causa más del 50% de las infecciones respiratorias bajas agudas en países de rentas bajas y medias, según datos de la OMS.

Los niños son más vulnerables que los adultos a sufrir las consecuencias de la exposición a contaminantes atmosféricos, puesto que “tienen las vías respiratorias más estrechas, pasan más tiempo al aire libre haciendo actividades físicas y respiran por la boca con más frecuencia”, lo que hace que respiren más contaminantes del aire sin filtrar, indica Moral.

Las principales fuentes contaminantes en entornos urbanos “proceden de la combustión de combustibles fósiles para la producción de energía, el transporte, la cocina residencial, la calefacción y la incineración de desechos”, concreta Moral.

El problema, según advierten en SEICAP, es que las cifras de emisiones no descienden. Las últimas publicadas por la Agencia Europea de Medio Ambiente apuntan a un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, sobre todo por el transporte. En este sentido, España es el país de la Unión Europea en el que más se han incrementado hasta 2015.

Para paliar el problema, la SEICAP considera necesarias nuevas políticas, ya que según la entidad, se ha comprobado que las disminuciones en los niveles de contaminación ambiental se asocian con una disminución significativa de los síntomas de bronquitis en niños y, por tanto, mejora el control del asma. Así mismo, “las mejoras a largo plazo en la calidad del aire se asocian con efectos positivos sobre el crecimiento de la función pulmonar en la población infantil”, indica el especialista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s