Día Mundial de la Salud Mental 2020

El Día Mundial de la Salud Mental de este año (10 de octubre)  se celebra en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Los últimos meses han traído muchos retos: para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de llevarse la COVID-19 a casa; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro; para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes. Por no hablar de la gestión del dolor de perder a un ser querido, a veces sin haber podido despedirse.

Las consecuencias económicas de la pandemia ya se dejan sentir por doquier, puesto que las empresas despiden a personal en un intento de salvar el negocio, o se ven obligadas a cerrar por completo.

Según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años. Invertir en los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, infrafinanciados desde hace años, es ahora más importante que nunca. Por ello, la campaña del Día Mundial de la Salud Mental de este año se ha propuesto conseguir el incremento de las inversiones a favor de la salud mental. 

Fuente https://www.who.int/es/campaigns/world-mental-health-day/world-mental-health-day-2020

Autor Dámaso Escribano médico Internista

Día Mundial del Pulmón 2020

El 25 de septiembre, vuelve a celebrarse el Día Mundial del Pulmón, una iniciativa impulsada por el Foro Internacional de Sociedades Respiratorias (FIRS, por sus siglas en inglés), al que pertenece, entre otras, la Sociedad Europea Respiratoria (ERS). Se trata de una fecha para promover la concienciación sobre las distintas enfermedades neumológicas, y lograr mejorar la salud pulmonar de las personas.

El FIRS ha querido centrar el Mundial del Pulmón 2020 sobre las infecciones respiratorias, y así vincularlo a la pandemia del SARS-CoV-2, un patógeno que ha afectado a más de 25 millones de personas en todo el planeta, demostrado el impacto que los virus respiratorios pueden causar sobre la salud global.

La web del FIRS ha puesto a disposición de profesionales y pacientes una serie de materiales y gráficos para contribuir a la difusión de información sobre patologías como la propia COVID-19, la tuberculosis o la neumonía.

Trasplantes dobles de pulmón salvan las vidas de los pacientes con COVID más enfermos

Dos pacientes con coronavirus que se enfermaron de tal gravedad que su única oportunidad de sobrevivir fueron trasplantes dobles de pulmón se están recuperando ahora de su terrible proceso, informan los médicos.

Mayra Ramírez, de 28 años, y Brian Kuhns, de 62 años, son los primeros dos casos conocidos de COVID-19 en Estados Unidos en que se ha probado un procedimiento tan drástico, según sus médicos, de Northwestern Medicine, en Chicago.

“Mayra y Brian no estarían vivos hoy en día sin los trasplantes dobles de pulmón. La COVID-19 destruyó sus pulmones del todo, y estaban gravemente enfermos al someterse al procedimiento del trasplante, convirtiéndolo en una tarea difícil”, señaló el Dr. Ankit Bharat, jefe de cirugía torácica y director quirúrgico del Programa de Trasplantes de Pulmón de Northwestern Medicine.

“Cuando abrimos las cavidades torácicas de Mayra y Brian, grandes partes de los pulmones estaban necróticos [muertos] y llenos de infección”, dijo Bharat en un comunicado de prensa de Northwestern. “El grave daño y la inflamación de los pulmones habían provocado una sobrecarga de presión en el corazón, lo que hizo que la cirugía fuera incluso más compleja. Un paso en falso en el quirófano habría conducido a consecuencias catastróficas”.

“De cualquier forma, el éxito de estos trasplantes enfatiza que la innovación quirúrgica también puede tener un rol importante para ayudar a algunos pacientes con COVID-19 gravemente enfermos”, añadió.

Ramírez, una residente de Chicago, fue la primera en someterse a la compleja cirugía, el 5 de junio.

Su batalla contra el coronavirus comenzó en primavera. Aparte de tener una enfermedad autoinmune que afecta a la médula espinal y a los nervios de los ojos, estaba sana y tomó medidas adicionales de precaución cuando la COVID-19 llegó a Illinois.

“En marzo, comencé a trabajar en casa, y nunca salía de casa”, explicó Ramírez. “Pero, en abril, me puse en contacto con mi médico, y me quejé de fatiga, espasmos crónicos, diarrea y la pérdida del gusto y el olfato. Solo tenía una fiebre leve de 100 grados Fahrenheit [37.8 grados centígrados], así que vigilé mis síntomas desde casa y me mantuve en contacto con la línea de asistencia de la COVID-19 todos los días. No fue hasta el 26 de abril que me sentí realmente mal y fui al departamento de emergencias. Desde ese momento, todo es muy confuso”.

A los 10 minutos de ser admitida al hospital, Ramírez tuvo que ser colocada en un ventilador. Pasó seis semanas en un ventilador y en OMEC, una máquina de soporte vital que realiza la función del corazón y los pulmones. A principios de junio, sus pulmones estaban tan dañados que estaba claro que un trasplante doble de pulmón era su única opción, comentaron sus médicos.

Sin recuerdos de los meses en la UCI

“No recuerdo nada de mis seis semanas en la UCI. Cuando al final desperté, era mediados de junio y no tenía ni idea de por qué estaba en la cama de un hospital”, dijo Ramírez. “Mover los dedos de los pies era difícil, y sentía que había perdido capacidades cognitivas”.

“Pero, desde mi trasplante, no he dado un paso atrás ni un solo día”, añadió en un comunicado de prensa de Northwestern. “Sí, mi cuerpo ha pagado un precio mental y físico, pero incluso en mis peores días, puedo hacer un poco más que el día anterior”.

Por fin, el 8 de julio, Ramírez recibió el alta del hospital, y sigue recibiendo terapia ocupacional y física.

“La gente debe comprender que la COVID-19 es real. Lo que me pasó a mí le puede pasar a usted. Por favor, use una máscara y lávese las manos. Si no por usted mismo, hágalo por los demás”, enfatizó Ramírez.

Brian Kuhns con el Dr. Bharat tras el trasplante

El calvario de Kuhns con la COVID-19 también comenzó en marzo. El propietario de un taller mecánico en Illinois se quejó de dolor de cabeza, dolor de estómago y una temperatura fluctuante. Tras desarrollar una tos, Kuhns acudió a la sala de emergencias local, el 18 de marzo. Esa fue la última vez que su esposa, Nancy, y sus dos hijas lo verían durante casi cuatro meses.

“Nadie se puede preparar para la carga emocional que la COVID-19 implica para una familia. No poder ver, tocar o abrazar a su ser querido mientras lucha por su vida en la UCI es extremadamente difícil”, aseguró Nancy Kuhns. “Antes de la COVID-19, Brian era una persona bastante sana a quien le encantaban la música, los coches y hacer reír a la gente. Pero también pensaba que la COVID-19 era un engaño. Puedo asegurarles que las ideas de Brian han cambiado. La COVID-19 no es un engaño. Casi mató a mi marido”.

Complicaciones, y una cirugía que duró largas horas

Kuhns fue tratado en otro hospital antes de ser transferido al Northwestern Memorial, con el fin de evaluarlo para un trasplante doble de pulmón. Lo colocaron en una lista de espera, y 72 horas más tarde realizaron el trasplante, el 5 de julio. En general, un trasplante doble de pulmón dura unas seis a siete horas, pero esta cirugía duró cerca de 10 horas, comentaron sus médicos.

“Antes de la llegada de Brian al Northwestern Memorial, desarrolló una infección invasiva que requirió una cirugía de tórax mayor. Esto hizo que el trasplante doble de pulmón fuera sustancialmente más difícil”, comentó el Dr. Samuel Kim, un cirujano que asistió al Dr. Bharat durante el complejo procedimiento. “Cuando abrimos la cavidad torácica, había muchas evidencias de infección: todo lo que tocábamos o diseccionábamos sangraba”.

Tan solo un día tras la cirugía, Kuhns había salido del ventilador, y continúa recuperándose.

“Todo pasó tan rápido. Un momento estaba administrando mi empresa, y al siguiente me pasé 100 días en una máquina de soporte vital”, dijo Kuhns. “Si mi historia contiene alguna enseñanza, es que la COVID-19 no es una broma. Por favor, tómenselo en serio”.

Northwestern no es el único hospital de Estados Unidos que ha realizado un trasplante doble de pulmón. Los médicos del Hospital Shands de la Universidad de Florida, en Gainesville, realizaron el procedimiento, que salvó la vida de un hombre de Texas de 50 y algo de años que enfermó gravemente con la COVID-19 en marzo. Tras 33 días en el Shands y más de tres meses en OMEC, el paciente ya salió de la OMEC y se está recuperando de forma constante, dijeron sus médicos.

“Este tratamiento ofrece una esperanza muy necesaria de que otros pacientes selectos que se enfrentan al coronavirus o a sus secuelas pueden tener una segunda oportunidad”, comentó el Dr. Tiago Machuca, jefe de la división de cirugía torácica del Shands, y director quirúrgico del programa de trasplante de pulmón del hospital.

Aun así, “un trasplante de pulmón es una cirugía mayor compleja, y las secuelas requieren que el paciente haga cambios en el estilo de vida”, añadió Machuca en un comunicado de prensa del Shands. “Hay que garantizar que este tipo de procedimiento no solo sea la única opción del paciente, sino su mejor opción”.

La posición prona mejora la oxigención en pacientes no intubados

El posicionamiento prono se ha utilizado durante muchos años como una terapia complementaria para pacientes intubados con síndrome de dificultad respiratoria aguda grave. Al principio de la pandemia de COVID-19, los médicos comenzaron a utilizar el posicionamiento prono para pacientes que aún no estaban intubados, con la esperanza de evitar la ventilación mecánica invasiva. (NEJM JW Gen Med 1 de julio de 2020 y JAMA 2020; 323: 2336, 2338).

En esta serie de casos, los investigadores de la ciudad de Nueva York estudiaron a 29 pacientes con COVID-19 e insuficiencia respiratoria hipoxémica aguda (es decir, saturación de oxígeno, ≤93% y frecuencia respiratoria ≥30 respiraciones / minuto) con 15 L / minuto de oxígeno con mascarilla y 6 L / minuto de oxígeno por cánula nasal. Se pidió a los pacientes que se acostaran boca abajo durante las 24 horas del día como sea posible.

Todos los pacientes que pudieron tolerar la posición prona (25 de 29) tuvieron aumentos en la saturación de oxígeno (SpO2), aunque la magnitud de la mejora varió ampliamente (rango, 1% –34%).

Dos tercios de los pacientes tenían SpO2 ≥95% después de 1 hora de pronación. Estos pacientes fueron significativamente menos propensos a requerir intubación eventualmente que los pacientes cuya SpO2 permaneció por debajo del 95% después de 1 hora de pronación (37% vs. 83%).

Discusión

En este pequeño estudio de cohorte de un solo centro, encontramos que el uso de la posición prono para pacientes despiertos que respiran espontáneamente con insuficiencia respiratoria hipoxémica grave COVID-19 se asoció con una mejor oxigenación.

Además, los pacientes con un Spo2 del 95% o más después de 1 hora de la posición prono se asociaron con una tasa más baja de intubación.

Las limitaciones de nuestro estudio son la falta de grupo de control y un pequeño tamaño de muestra. Se necesitan ensayos clínicos aleatorizados para establecer si la oxigenación mejorada después del uso de la posición prona en pacientes despiertos no incubados mejora la supervivencia.

Comentario

Un número creciente de series de casos en pacientes no incubados demuestra una mejor oxigenación con posicionamiento propenso. Sin embargo, todos estos informes están limitados por un pequeño número y la falta de grupos de control.

Retrasar la intubación puede ser valioso cuando los ventiladores tienen un suministro limitado; sin embargo, la intubación después de una “pronación fallida” (es decir, cuando un paciente tiene hipoxemia refractaria) podría tener un mayor riesgo.

Dispositivos de luz ultravioleta y Ozono contra el covid. Sus riesgos

El Ministerio de Sanidad ha publicado una nota sobre el uso de productos que utilizan radiaciones ultravioleta-C para la desinfección del nuevo coronavirus en el aire o en superficies, en la que advierte de que pueden causar daños oculares, daños en la piel o irritación de las vías respiratorias.

Asimismo, el departamento que dirige Salvador Illa ha informado de que la evidencia científica disponible hasta la fecha sugiere que, aunque pueden reducir la población de virus en una superficie, se desconoce si esa reducción es suficiente para lograr una desinfección óptima.

“Implican riesgos para la salud”, avisa Sanidad, para recomendar utilizarlos de forma controlada y que siempre lleven a cabo esta tarea profesionales cualificados para la misma y equipados adecuadamente para minimizar el riesgo de exposición.

Según la Comisión Internacional de la Iluminación el uso de la radiación UV germicida es una intervención ambiental importante que puede reducir tanto la propagación por contacto como la transmisión de agentes infecciosos a través del aire. Sin embargo, una utilización inadecuada puede provocar problemas para la salud y la seguridad de las personas, así como una desinfección insuficiente de los agentes infecciosos.

Por ello, el Ministerio de Sanidad desaconseja utilizar estos productos en los hogares y nunca utilizarlos para desinfectarse la piel, “a menos que esté clínicamente justificado”. Asimismo, ha recordado que los equipos y productos que utilizan la radiación UV-C se comercializan desde hace cierto tiempo, pero hasta la presentación de esta pandemia “no se ha detectado una demanda para establecer un uso seguro y eficaz”.

Con el objetivo de establecer unos requisitos mínimos de seguridad aplicables a estos equipos y dispositivos, la Asociación Española de Normalización (UNE) junto con la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM) y la colaboración del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ministerio de Sanidad, han desarrollado la Especificación UNE 0068 (junio 2020) “Requisitos de seguridad para aparatos UV-C utilizados para la desinfección de aire de locales y superficies”.

“Dado que la radiación UV ha sido identificada como potencialmente cancerígena, deben adoptarse medidas de protección para reducir al mínimo ese riesgo. En el uso normal, las fuentes de rayos ultravioleta seguras que se fijan en conductos de recirculación de aire o las que se utilizan para la desinfección del agua no deben suponer un riesgo de exposición para las personas”, explica Sanidad.

Añade que cuando se trabaja en una zona de irradiación UV, los trabajadores deben llevar equipo de protección personal como ropa industrial (por ejemplo, telas pesadas) y una pantalla facial industrial. Los respiradores de cara completa y la protección de las manos con guantes desechables también proporcionan protección contra la radiación UV.

Finalmente, el ministerio ha avisado de que las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de las personas, ni en los hogares, y recuerda que la medida más eficaz para prevenir infecciones son el lavado de manos, las mascarillas, la distancia social, la limpieza con detergentes y desinfectantes, y la aplicación de biocidas autorizados por Sanidad.

Descubren cómo los ácaros del polvo provocan alergia

Investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) han identificado la secuencia de eventos moleculares mediante la cual los ácaros del polvo doméstico provocan asma y rinitis alérgica.

Los investigadores, cuyo estudio se publica en Nature Immunology, encontraron que las moléculas desencadenantes de alergias de los ácaros del polvo pueden interactuar con una proteína inmune llamada SAA1, que es mejor conocida como un centinela contra las bacterias y otros agentes infecciosos. Han comprobado paso a paso cómo esta interacción entre las moléculas de los ácaros y SAA1 desencadena una respuesta inmunitaria de tipo alérgico en ratones.

Los hallazgos revelan lo que puede ser una nueva vía significativa por la cual surgen trastornos alérgicos e inflamatorios. También sugieren que bloquear la vía podría funcionar como una estrategia preventiva o de tratamiento contra el asma y otras reacciones alérgicas.

“Creemos que las interacciones de señalización que ocurren inmediatamente después de la activación de SAA1 por las proteínas de los ácaros pueden ser buenos objetivos para futuros medicamentos”, explica la autora principal del estudio, Marsha Wills-Karp.

El estudio se centró en SAA1, proteína que se encuentra, entre otros lugares, en el líquido que recubre las vías respiratorias y otras superficies mucosas. Miembro del “sistema inmune innato” evolutivamente antiguo de los mamíferos, se cree que SAA1 evolucionó como una molécula centinela o de respuesta temprana que, por ejemplo, reconoce y ayuda a eliminar ciertos tipos de bacterias y otros agentes infecciosos.

Los investigadores encontraron que la exposición a las proteínas de los ácaros del polvo causa una sensibilización similar al asma de las vías respiratorias de los ratones del grupo de control. Por el contrario, la exposición a las proteínas de los ácaros del polvo apenas tuvo efecto en ratones en los que SAA1 fue neutralizado por anticuerpos, o en ratones cuyos genes para SAA1 fueron eliminados.

Otros experimentos confirmaron que SAA1, cuando está presente, se une directamente a ciertos alérgenos de los ácaros del polvo llamados proteínas de unión a ácidos grasos, que tienen similitudes estructurales con las proteínas que se encuentran en algunas bacterias y parásitos.

Esta interacción alergeno-SAA1 libera SAA1 en su forma activa, en la que activa un receptor llamado FPR2 en las células que recubren las vías respiratorias. Las células de las vías respiratorias producen y secretan grandes cantidades de interleucina-33, una proteína conocida por su capacidad para estimular respuestas inmunes de tipo alérgico.

Confirmando la probable relevancia para los humanos, los investigadores encontraron evidencia de una mayor producción de SAA1 y FPR2 en células que recubren las vías respiratorias nasales de pacientes con sinusitis crónica, que a menudo está relacionada con alérgenos de ácaros del polvo, en comparación con los controles sanos.

“Creemos que diferentes alérgenos toman diferentes rutas para la activación de la interleucina-33 y las respuestas alérgicas relacionadas, y esta ruta SAA1-FPR2 parece ser la que toman algunos alérgenos de los ácaros del polvo”, señala Wills-Karp.

El equipo ahora planea investigar por qué algunas personas desarrollan trastornos alérgicos en los que esta vía es hiperactiva, mientras que la mayoría no. También pretenden explorar la posibilidad de bloquear esta vía, tal vez en la interacción SAA1-FPR2, como una forma de tratar el asma y otros trastornos alérgicos.

Los investigadores sospechan que la vía alérgica SAA1-FPR2 recientemente descrita puede ser relevante no solo en los trastornos de tipo asma y fiebre del heno, sino también en la dermatitis atópica (eccema) y las alergias alimentarias, posiblemente incluso en trastornos inflamatorios crónicos como la artritis reumatoide y la aterosclerosis.

El cáncer de pulmón, segundo más mortífero en mujeres

El cáncer de pulmón es la segunda causa de muerte relacionada con el cáncer entre las mujeres de todo el mundo. Ello se debe al aumento de las fumadoras con el paso de los años. Es, al menos, lo que ha asegurado la oncóloga y jefa de la Unidad de Tumores Torácicos del Hospital Vall d´Hebron, Enriqueta Felip. Por eso, según recoge la agencia EFE, la copresidenta del Congreso Internacional de Cáncer de Pulmón dedicará una de las sesiones a hablar de este cambio epidemiológico, clínico y social.

La especialista ha incidido en que en Estados Unidos hay una mayor incidencia de cáncer de pulmón en mujeres jóvenes que en hombres jóvenes. A su juicio, estos patrones no se explican completamente por las diferencias de sexo en los comportamientos de fumar, por lo que hay que identificar los factores de riesgo que juegan un papel en la etiología de aquellos tumores que aparecen en personas no fumadoras.

La oncóloga ha explicado que este congreso servirá para intercambiar conocimientos y compartir ideas. También permitirá conocer los últimos avances en el campo de los tumores malignos torácicos. Asimismo, ha destacado la oportunidad que supone para los profesionales inscritos. “Se presentarán estudios y novedades que supone un marco único. Permite traducir todos estos nuevos descubrimientos en una mejor prevención, diagnóstico, estadificación y tratamiento de las neoplasias malignas torácicas”, reconoce Felip.

La especialista ha avanzado que habrá novedades de la mano de varios estudios que son positivos para el tratamiento de cáncer de pulmón. En especial en pacientes con cáncer de pulmón de células pequeñas, en el tratamiento de un subgrupo molecular de cáncer de pulmón RET+, además de potenciales nuevos abordajes en pacientes con mutaciones KRAS.  Al mismo tiempo presentarán novedades en el campo de la inmunoterapia. Es decir, darán a conocer resultados de supervivencia a largo plazo en pacientes con cáncer de pulmón, así como el posible papel predictivo del TMB (Tumor Mutational Burden).

Enriqueta Felip ha señalado que el cambio epidemiológico, clínico y social que se está produciendo ha llegado a cifras colosales. “Lo que hace unos años era un tipo de tumor infrecuente en mujeres hoy se traduce en 725 352 nuevos casos al año. Asimismo, se producen 576 060 muertes a causa de este tumor”.

Para la facultativa, esta tendencia se explica con el cambio de hábitos sociales, muy especialmente por el tabaco y el aumento de las mujeres fumadoras con el paso de los años. No obstante, a pesar de existir una clara relación, también hay un aumento de mujeres afectadas de cáncer de pulmón entre las no fumadoras.

Finalmente, varios investigadores del Vall d´Hebron presentarán trabajos en este congreso. Entre ellos uno sobre datos de incidencia en pacientes que tiene varios tumores primarios de pulmón. “Se trata de un estudio interesante porque el riesgo de desarrollar una segunda neoplasia, después del tratamiento de un cáncer primario inicial, está aumentando”, ha dicho Felip. A su juicio, el cáncer de pulmón representa una segunda neoplasia maligna primaria comúnmente diagnosticada. Además, el número de casos de pacientes que sufren más de un tumor primario aumenta cada década

SEPAR crea un Registro Nacional de pacientes afectados por COVID-19

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) va a llevar a cabo, con la colaboración de Laboratorios Gebro Pharma, el desarrollo del Registro Nacional de pacientes afectados por COVID-19 (RECOVID).

Más de 40 hospitales ya han comprometido su participación en este gran registro, que pretende recopilar y registrar numerosos parámetros demográficos, clínicos y del tratamiento utilizado en 5.000 pacientes que han padecido la COVID-19 en esta primera oleada de la epidemia y que han sido atendidos por neumólogos y profesionales de otras especialidades, todos ellos miembros de SEPAR.

“El objetivo es poder analizar el perfil de los pacientes atendidos tanto dentro del hospital como fuera de este, conocer sus factores de riesgo, tanto de buena evolución como de mal pronóstico y el tratamiento empleado. Específicamente se evaluará la mortalidad durante el ingreso y a los 30 días”, ha explicado la neumóloga y coordinadora del registro de RECOVID, Rosario Menéndez.

Asimismo, David de la Rosa, coordinador de RECOVID y coordinador del Área de Infecciones Respiratorias de SEPAR, ha asegurado que recopilar todos los datos e información de los pacientes que han atendido puede ayudar a comprender y averiguar cuáles fueron los tratamientos que funcionaron mejor y los que no, de cara a atender mejor a los pacientes de COVID-19 en una eventual segunda oleada.

“En Gebro Pharma estamos altamente comprometidos con la lucha contra la COVID-19, colaborando con ensayos clínicos e iniciativas que nos permitan investigar un tratamiento eficaz y conocer más acerca de la enfermedad. Por ello, nos enorgullece especialmente dar un nuevo paso y colaborar con la SEPAR en el desarrollo de este gran registro de pacientes, que seguro nos proporcionará información muy útil sobre cómo afrontar esta enfermedad y estar más preparados en el futuro”, ha añadido el director general de Gebro Pharma, Sergi Aulinas.

El nuevo registro RECOVID es un estudio multicéntrico observacional ambispectivo, ya que incluirá una parte retrospectiva, referente al episodio agudo de COVID-19, y una parte prospectiva de seguimiento durante un año de los supervivientes.

De forma retrospectiva, los profesionales participantes revisarán las historias clínicas de los pacientes que han precisado atención hospitalaria por COVID-19 para conocer sus características clínicas y poder averiguar qué variables se asocian a una peor evolución clínica y qué intervenciones son más efectivas para controlarla.

De forma prospectiva, el objetivo es conocer las secuelas radiológicas y funcionales que presenten los pacientes, la necesidad de tratamientos que requieran y la frecuencia de reingresos hospitalarios que precisen durante el seguimiento posterior al episodio agudo de COVID-19.

Para ello, se realizarán visitas de control a los 3, 6 y 12 meses, en las que se recogerán datos referentes a los síntomas de los pacientes, así como a las exploraciones complementarias, los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que se consideren necesarios para su adecuado control, entre otros datos.

“Se trata de un registro hecho a partir de los datos de episodios reales, no se trata de un ensayo clínico, que será de enorme utilidad para comprender lo que ha sucedido con nuestros pacientes en la primera oleada de la pandemia, para estar mejor preparados para atender a los pacientes de cara a una segunda oleada, y comprobar la evolución que tienen los nuevos casos que se detecten actualmente”, ha resumido De la Rosa.

La iniciativa se ha dirigido a los más de 4.690 socios de SEPAR, Sociedad científica constituida fundamentalmente por neumólogos, aunque también con presencia de otros especialistas que han diagnosticado y tratado a pacientes de COVID-19, tanto del ámbito hospitalario como extrahospitalario.

El registro está operativo desde mediados de junio, tiempo en que los profesionales participantes ya pueden comenzar a incluir los datos de sus pacientes y la previsión es que se complete en un promedio de 3 meses (entre 2 y 4), a fin de obtener una fotografía de lo sucedido durante la primera oleada de la epidemia en España y disponer así de información muy valiosa para poder afrontar una posible segunda oleada o rebrote.

“Se ha decidido iniciar el RECOVID ahora porque nos encontramos en un momento de menor carga de trabajo asistencial y la elaboración de este registro, que implica revisar las historias clínicas, recoger e introducir los datos de numerosos pacientes”, ha explicado Menendez.

Este registro prevé la recopilación de numerosos datos de los pacientes: demográficos, clínicos, analíticos, funcionales, de las comorbilidades que padecen y los tratamientos habituales para su control, pruebas diagnósticas y tratamientos empleados en la COVID-19, pautas con efectos adversos, gravedad al inicio del episodio, complicaciones durante el ingreso, evolución, datos microbiológicos asociados al nuevo coronavirus, datos en el momento del alta hospitalaria o mortalidad.

A diferencia de otros registros, se va a hacer desde una perspectiva eminentemente neumológica, ya que aportará “cuantiosa y valiosa” información reunida por los neumólogos durante la pandemia de COVID-19, lo que permitirá valorar en diversos subgrupos de pacientes neumológicos los efectos de la COVID-19 en los pulmones.

“Ahora se van a iniciar las revisiones de los pacientes que han padecido la COVID-19 y esto nos va a permitir a los neumólogos analizar las consecuencias y secuelas que tienen a nivel pulmonar. Es el momento de estudiar la fibrosis y otras complicaciones que puedan tener estos pacientes, como el tromboembolismo pulmonar”, añade Menéndez.

Finalmente, el registro permitirá aglutinar información recabada por los especialistas en neumología durante la pandemia sobre los tratamientos y técnicas necesarias para tratar la COVID-19 que han estado en el punto de mira durante la pandemia como la efectividad de las técnicas respiratoria de soporte requeridas como la oxigenoterapia, la oxigenoterapia de alto flujo con gafas nasales, la CPAP, la ventilación mecánica no invasiva o la ventilación mecánica invasiva.

Una muy buena web sobre Neumologia

Estimados lectores. Dejo el enlace URL https://noticias.medsbla.com/noticias-medicas/neumologia-cirugia-toracica/page/2/   

Desde aqui podreis acceder a mucha informacion sobre enfermedades respiratorias, avances en el diagnóstico y tratamiento de muchas de ellas. Noticias y avances en elacion con la SEPR sociedad española  de patologia respiratoria y cirugía torácica, en fin una pagina web que bien merece la pena visitar para cualquier persona interesada en temas del aparato respiratorio.

Información suministrada por el Doctor Dámaso Escribano especialista en Medicina Intrna y Neumologia Colegiado 33/3302601 en asturias y con la consulta en Gijón. A traves de esta pagina puedes solicitar consulta

Nueva estrategia en el tratamiento para el cáncer de pulmón

Los investigadores de Moffitt Cancer Center han descubierto un nuevo enfoque en el tratamiento para el cáncer de pulmón que podría ayudar a los pacientes, según ha recogido EurekAlert. El cáncer de pulmón es el segundo tipo de cáncer más común, ya que se registran, aproximadamente, 228 000 nuevos casos al año. Dentro de esta cifra, el 30% de los pacientes presenta mutaciones en la vía KRAS. Esta mutación provoca que el cáncer sea más agresivo y, por tanto, más difícil de tratar.

KRAS es un gen que regula la señalización celular de encendido y apagado y produce un crecimiento o división celular normal. Las mutaciones en este gen hacen que la proteína ignore la señal de apagado, lo que conlleva un crecimiento celular descontrolado. Por este motivo, los profesionales han centrado la investigación en la vía KRAS. Los resultados demostraron que las proteínas quinasas MEK pueden ser el principal objetivo para el tratamiento de cáncer de pulmón.

Para demostrarlo los científicos realizaron pruebas de drogas, línea celular y experimentos con animales. Los resultados mostraron los beneficios de utilizar el inhibidor del MEK junto con las citocinas TNFα y IFNy. El empleo de este procedimiento favoreció la muerte de las células cancerígenas con mayor efectividad que el tratamiento con un inhibidor MEK.

Nuevas vías de investigación

Mengyu Xie, investigador del estudio, ha explicado: “Estos estudios ayudarán a determinar si la modulación del microambiente inmunológico junto con la señalización tumoral es una estrategia viable”.

Por lo tanto, los investigadores descubrieron que la utilización de un inhibidor del punto de control inmunitario PD-1 junto con el inhibidor del MEK permitía una regresión tumoral más fuerte. En este sentido, han abierto nuevas líneas de investigación para combinar los inhibidores del MEK con otros tratamientos inmunológicos.

Por último, los científicos resaltan la importancia de que un agente anticancerígeno pueda modular la actividad de una vía de señalización de citoquinas. Además, resulta fundamental para los procesos biológicos porque puede abrir una nueva ruta de comprensión de las vías oncogénicas.