Enfermedades Autoinmunes XIV reunion GEAS Madrid

Durante lo dias 21 y 22 de Octubre se ha celebrado en el Hotel Melia Ava. de América Madrid. una reunión del grupo de enfermedades autoinmunes GEAS dentro de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna)

En ella se han tenido lugar intervenciones brillantes tanto a nivel de las ponencias principales como de la comunicaciones presentadas por médicos jovenes residentes de la especialidad,

La primera mesa redonda del Juves 21 de Octubre por la tarde versó sobre tratamientos biológicoes en el Lupus (L:E:S) El Dr. Espinosa del Hospital Clinic de Barcelona comentó además del tratamiento clásico ( Corticoides, hidroxicloroquina ciclofosfamida) los nuevos biológicos en nefropatia lupica o LES activo inmunológico se refirio al Rituximab, al Belimumad y en general a la importancia del tratamiento de la proteinuria. Las comunicaciones al respecto trataron en primer lugar sobre cuatro casos el sindrome antifosfolipido, un caso de pulmón encogido asociado a LES , atelectasias basales y/o engrosamiento pleural disnea sindrome restrictivo, tratamiento con corticoides e inmunosupresores. un 20% preentan remision completa., otra comunicacion sobre que puede haber detras de una anemia se trataba de una crioglobulinemia a sociada a LES que preciso de Rituximab y Entecavir. Otras mesas sobre Capilaroscopia, y comunicaciones relacionadas con el tema

Tras la pausa del cafe mesa redonda sobre Esclerodermia a cargo de la Dra, Simeon del Hospital Vall d ´Hebron de Barcelona , la importancia de la enfermedad pulmonar intersticial EPI la realizacion de un cribaje con TAC pulmonar asi como la CVY y la difusion amen de marcadores como el SCl S 70 y los anticuerpos anticentromero, habló asi mismo sobre la Hipertension pulmonar y su tratamiento con vasodilatadores tipon Sildenafilo y receptores de la endotelina.. Las comunicacines asociadas a esta mesa tuvieron bastante interes mab y plasmaférsis asi como pulsos de Metil prednisolona y ciclofosfamida. Otrasal presentar un caso de Esclerosis sistemica asociado a cancer, otro a sindrome de ASIA por implantes mamarios y otro sobre tormenta trombótica del grupo de internistas del hospital de Cabueñes en Gijón.

La mesa sobre Vasculitis tuvo lugar el Viernes 22 por la mañana, la ponencia sobre el bloqueo de la IL-1 en EAI corrio a cargo del Dr.Robles del hospital la Paz , revisó las diferentes entidades donde se precisa de este bloqueo fiebre mediterranea familiar, Sindrome de ASIA, pericarditis idiopática recurrente. Otras comunicaciones como La arteritis de la temporal, el sindrome Reno vascular por Vasculitis (hemorragia alveolar y glomerulonefritis) y el tratamiento adecuado con Rituximab, pulsos de metil prednisolona y ciclofosfamidsa y plasmaféresis, Interesante comunicacion de la Dra. Folguerasdel HUCA Oviedo Sobre no todo es IGG-4 . Mesa redonda sobre SARS Covid 19 persistente pacientes que no se recuperan y presentan sintomas fisico y psicologicos, causas como reservorio del virus Receptores ACE-2 disfuncion mitocondrial en los linfocitos, inmunosescencia etc. algunos pacientes `resentan ANA positivos y anticuerpos antifosfolipidos junto a intolerancia al esfuerzo similar al sindrome de fatiga crónica patologia similar a la causada por el E. B la borrelia Cosackie etc. el 70% de los paciente con sintomas persistente habian sufrido una infeccion por covid leve en la fase aguda, Comunicaciones a esta mesa como El S de Guillain Barre asociado al covid 19..La última mesa del congreso trató sobre Miopatáis inflamatorias . El Dr. Selva revisó los cinco articulos más significativos TOP 5 publicados sobre este tema a nivel internacional, como son La importancia de los niveles de anticontactina en miositis y miastenia seronegativas, Las miopatia y su relacion con el cancer, para ello el TAC toraco abdominal es relevante las miopatias y el covid,la importancia de los anticuerpos antisintetasa y la tecnica de la inmunoprecipitacion las guias de los japoneses sobre miositis y pulmon asi como las diferentes opciones terapeuticas publicadas por el grupo GEAS

https://www.geas-semi2021.com/?utm_campaign=xiv-reunion-de-geas-semi-21-22-de-octubre-de-2021&utm_medium=email&utm_source=acumbamail

En fin un congreso interesante y provechosos, donde un internista se encuentra cómodo.

En la consulta del Dr. D. Escribano se siguen pacientes con patologia autoinmune y pacientes post covid.

Solicite Consulta en mapfre Salud Gijon

Los biomarcadores diagnostican con precisión la enfermedad de Alzheimer

  • Cada uno de estos tres biomarcadores plasmáticos (Aβ42, oligómero Aβ y tau) muestra un buen rendimiento para distinguir pacientes con enfermedad de Alzheimer de individuos cognitivamente sanos.

Relevancia

  • Faltan pruebas de diagnóstico fiables, no invasivas y rentables para la enfermedad de Alzheimer.

Resultados fundamentales

  • Para diferenciar a los pacientes con enfermedad de Alzheimer de los individuos no afectados, las odds ratio (OR) de diagnóstico fueron las siguientes:
    • Aβ42: 32,2 (sensibilidad, 88 %; especificidad, 81 %).
    • Oligómero Aβ: 29,1 (sensibilidad, 80 %; especificidad, 88 %).
    • Tau: 52,1 (sensibilidad, 90 %; especificidad, 87 %).
  • La heterogeneidad en el rendimiento diagnóstico de los biomarcadores se explicó por el método analítico utilizado (p=0,01).
  • Al evaluar la tau plasmática, el rendimiento diagnóstico fue mejor con la reducción inmunomagnética que con la matriz de una sola molécula.
  • Para diferenciar a los pacientes con deterioro cognitivo leve amnésico de los individuos no afectados, las OR de diagnóstico fueron las siguientes:
    • Aβ42: 60,4 (sensibilidad, 86 %; especificidad, 90 %).
    • Tau: 49,1 (sensibilidad, 79 %; especificidad, 94 %).

Diseño del estudio

  • Revisión sistemática y metanálisis de 17 estudios con 2.083 participantes (edad media, 62-82 años) que evaluaron la precisión diagnóstica de los biomarcadores sanguíneos.
  • Media del miniexamen del estado mental de los pacientes con enfermedad de Alzheimer: 4,0-22,2.
  • Principales resultados: rendimiento diagnóstico para enfermedad de Alzheimer y deterioro cognitivo leve amnésico.
  • Financiación: ninguna.

Limitaciones

  • Los estándares de referencia de diagnóstico diferían entre los estudios.
  • Pocos estudios evaluaron la progresión del deterioro cognitivo leve amnésico a la enfermedad de Alzheimer.
  • Múltiples proteínas tau combinadas para el análisis de tau.

Chen YR, Liang CS, Chu H, Voss J, Kang XL, O’Connell G, Jen HJ, Liu D, Shen SH, Chou KR. Diagnostic Accuracy of Blood Biomarkers for Alzheimer’s Disease and Amnestic Mild Cognitive Impairment: A Systematic Review and Meta-Analysis. Ageing Res Rev. 2021 Aug 12 [Epub ahead of print]. doi: 10.1016/j.arr.2021.101446. PMID: 34391944

En la Consulta del Dr. D. Escribano, se siguen pacientes mayores con deficit cognitivo y patologias asociadas relacionadas con la Medicina Interna General y la Patología Respiratoria en particular.

Solicite consulta llamando a Tfo 985867111 o al 610996887

Fibrosis pulmonar idiopática: las pruebas de polisomnografía reducen las hospitalizaciones y la mortalidad

Conclusión práctica

  • En este estudio de cohortes poblacional. la hospitalización por causa respiratoria y la mortalidad por todas las causas disminuyeron en un 50 % en pacientes mayores con fibrosis pulmonar idiopática que se sometieron a pruebas de polisomnografía.

Relevancia

  • Según los autores: los hallazgos destacan “la importancia potencial” de incorporar en el manejo de la fibrosis pulmonar idiopática estas pruebas, el primer paso en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos respiratorios relacionados con el sueño.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes poblacional retrospectivo (2007-2019) de pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (≥ 66 años).
  • Los que se sometieron a polisomnografía se compararon con los participantes de control que no lo hicieron, emparejados por puntuación de propensión.
  • Utilizando datos de 5.044 pacientes con fibrosis pulmonar idiopática en una base de datos administrativa de salud de Ontario, Canadá, los autores extrajeron 189 casos de fibrosis pulmonar idiopática y 189 controles de fibrosis pulmonar idiopática con puntuaciones de propensión emparejadas.
  • Financiación: Universidad de Toronto.

Resultados fundamentales

  • Tener polisomnografía se asoció con una disminución de:
    • 57 % en hospitalizaciones relacionadas con enfermedades respiratorias.
      • Hazard ratio (HR), 0,43 (p=0,003).
    • 51 % en mortalidad por todas las causas.
      • HR, 0,49 (p=0,004).
  • Los subgrupos con fibrosis pulmonar idiopática más grave presentaron una disminución aún mayor en las hospitalizaciones, pero no en la mortalidad por todas las causas.
  • Aquellos que se sometieron a polisomnografía y tuvieron ≥una hospitalización de causa respiratoria en el año anterior a la fecha índice, presentaron una reducción del 62 % en las hospitalizaciones posteriores de causa respiratoria:
    • HR, 0,38 (IC del 95 %, [IC 95 %] 0,15-0,99).
  • Aquellos que se sometieron a polisomnografía y tratamiento con corticoides sistémicos en el año anterior a la fecha índice tuvieron una reducción del 63 % en las hospitalizaciones posteriores de causa respiratoria:
    • HR, 0,37 (IC 95%, 0,14-0,94).

Limitaciones

  • Diseño observacional retrospectivo.

Vozoris NT, Wilton AS, Austin PC, Kendzerska T, Ryan CM, Gershon AS. Morbidity and mortality reduction associated with polysomnography testing in idiopathic pulmonary fibrosis: a population-based cohort study. BMC Pulm Med. 2021;21(1):185. doi: 10.1186/s12890-021-01555-x. PMID: 34078346
 

La diabetes y los trastornos del sueño pueden ser una combinación letal

  • Mitchel L. Zoler

Una sola pregunta sencilla sobre los hábitos de sueño a personas con diabetes identificó en la base de datos del Biobanco del Reino Unido a un subgrupo con una tasa de mortalidad de casi el doble durante un seguimiento de cerca de nueva años: el de quienes contestaron que por lo general tenían trastornos del sueño.[1]

La pregunta fue: ¿Nunca, raras veces, a veces o por lo general, tiene problemas para quedarse dormido, o se despierta en medio de la noche?

Adultos del Biobanco del Reino Unido con alguna forma de diabetes autonotificada o uso de insulina que contestaron que por lo general tenían trastornos del sueño tuvieron tasa de mortalidad un 87 % significativamente más alta que quienes no tenían diabetes y contestaron que nunca o raras veces tenían trastornos del sueño, en un modelo completamente ajustado con seguimiento promedio de 8,9 años, tal y como informaron en Journal of Sleep Research Kristen L. Knutson, Ph. D., y sus coautores.

La mortalidad en los informantes que refirieron alteraciones del sueño frecuentes pero que no tenían diabetes fue un 11 % más elevada que en aquellos sin trastornos frecuentes del sueño. Por otra parte, los que tenían diabetes sin trastornos frecuentes del sueño tuvieron tasa de mortalidad un 67 % más alta, en comparación con quienes no tenían diabetes. Ambas diferencias fueron estadísticamente significativas en un modelo que se ajustó por edad, sexo, grupo étnico, tabaquismo, duración del sueño, índice de masa corporal y otras covariables.

Los hallazgos parecen indicar que la diabetes y los trastornos frecuentes del sueño actúan de forma más o menos aditiva para aumentar el riesgo de mortalidad, comentó Knutson, epidemióloga especializada en medicina del sueño en la Universidad de Northwestern, en Chicago, Estados Unidos. Añadió que en base en estos hallazgos, los médicos deberían tener en cuenta preguntar cada año a los pacientes con diabetes esta cuestión clave sobre la frecuencia de sus trastornos del sueño.

Deberían luego dar seguimiento a los pacientes que refieren trastornos habituales derivándolos a una clínica de sueño para evaluar algún trastorno del sueño, como insomnio o apnea del sueño. La apnea del sueño en especial es “muy frecuente en pacientes con diabetes de tipo 2“, señaló Knutson.

Hay necesidad de “difundir el conocimiento” sobre la diabetes y el trastorno del sueño

El estudio realizado por Knutson y sus colaboradores “es uno de los más grandes basados en la población” en examinar la relación entre trastornos del sueño, diabetes y mortalidad, comentó la Dra. Sirimon Reutrakul, endocrinóloga y especialista en diabetes en el Universidad del Hospital de Illinois, en Chicago, Estados Unidos.

“Este estudio resalta los efectos perjudiciales de los trastornos del sueño en personas con o sin diabetes, y se suma a los efectos de los trastornos del sueño, como los síntomas de insomnio. Las personas con diabetes suelen tener trastornos del sueño. La apnea obstructiva del sueño es muy común en personas con diabetes, y los síntomas de insomnio podrían presentarse en individuos con apnea obstructiva del sueño o podrían ser un problema diferente”, indicó la Dra. Reutrakul. Las alteraciones del sueño pueden originarse por efectos directos de la diabetes, como nicturia, preocupación en torno a los valores de glucemia, dolor, síntomas depresivos y ansiedad, o pueden ser consecuencia de trastornos concomitantes que interfieren en el sueño.

“Es prudente preguntar a los pacientes con diabetes sobre sus patrones de sueño”, destacó la Dra. Reutrakul, y estuvo de acuerdo con la pregunta específica que Knutson recomendó hacer a los pacientes. Otros aspectos de la calidad del sueño que podrían ser útiles para un diagnóstico son la duración y el horario del sueño, así como los ronquidos. “Algunos médicos hacen estas preguntas, pero necesitamos difundir este conocimiento”.

La Dra. Reutrakul recomendó que antes de derivar a pacientes a una clínica del sueño, los médicos evalúen también posibles factores desencadenantes, como el control inadecuado de la glucemia, el dolor y la ansiedad, y que también aconsejen buenas estrategias de higiene de sueño como la que recomienda la Sleep Foundation.

Los trastornos del sueño “son muy prevalentes” en adultos de Reino Unido

El Biobanco del Reino Unido inscribió un poco más de 500.000 personas de 37 a 73 años de edad durante el periodo de 2006 a 2010, y 487.728 tenían datos disponibles que permitieron su inclusión en el análisis. Ese grupo tenía edad promedio de 57 años de edad, el 54 % pertenecía al sexo femenino, el 94 % era de raza caucásica y su índice de masa corporal promedio era de 27 a 28 kg/m2.

Más de una cuarta parte de los participantes refirió tener alteraciones “habituales” del sueño, demostrando que las alteraciones del sueño son “muy prevalentes” en residentes de Reino Unido, señalaron los autores. Poco menos de una cuarta parte de los sujetos informó que nunca o raras veces tenía trastornos del sueño, y la mitad restante de los sujetos dijo que “a veces” los experimentaba.

Además, el 69 % refirió no tener diabetes ni trastornos del sueño frecuentes, el 26 % tuvo trastornos del sueño frecuentes, pero no diabetes, el 3 % tenía diabetes, pero no trastornos del sueño frecuentes, y el 2 % tenía diabetes junto con trastornos del sueño frecuentes.

Durante el seguimiento promedio de 8,9 años, 19.177 personas fallecieron por cualquier causa (4 %) y 3.874 de estos decesos implicaron enfermedades vasculares como causas. Pese a la asociación significativa de la diabetes y los trastornos del sueño frecuentes con mayor tasa de mortalidad por todas las causas, la misma combinación no demostró vínculo significativo con la mortalidad cardiovascular en el modelo ajustado completo del estudio. Esto puede deberse a que las “alteraciones frecuentes del sueño pueden dar lugar a diversas causas de muerte”, señaló Knutson.

La información recopilada por el Biobanco del Reino Unido no permitió a los investigadores distinguir entre la diabetes de tipo 1 y la de tipo 2.

“Los hallazgos indican que independientemente de la causa del trastorno del sueño, notificar alteraciones del sueño frecuentes es una señal importante de un riesgo elevado de mortalidad. Por consiguiente, los médicos han de investigar más estos síntomas, en particular en pacientes a los que también se les ha diagnosticado diabetes. Este es el primer estudio en examinar el efecto de la combinación de insomnio y diabetes sobre el riesgo de mortalidad”, afirmaron Knutson y sus coautores.

Sin embargo, Knutson resaltó que “los problemas de sueño son importantes para todos, no solo para las personas con diabetes”.

Knutson, sus coautores y la Dra. Reutrakul han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge y adaptado para Medscape en español, ambas parte de la Red Profesional de Medscape.

Von Schantz M, Ong JC, Knutson KL. Associations between sleep disturbances, diabetes and mortality in the UK Biobank cohort: A prospective population-based study. J Sleep Res. 8 Jun 2021;e13392. doi: 10.1111/jsr.13392. PMID: 34101927. PMID: 34101927. Fuente

La diabetes y los trastornos del sueño pueden ser una combinación letal

Una sola pregunta sencilla sobre los hábitos de sueño a personas con diabetes identificó en la base de datos del Biobanco del Reino Unido a un subgrupo con una tasa de mortalidad de casi el doble durante un seguimiento de cerca de nueva años: el de quienes contestaron que por lo general tenían trastornos del sueño.[1]

La pregunta fue: ¿Nunca, raras veces, a veces o por lo general, tiene problemas para quedarse dormido, o se despierta en medio de la noche?

Adultos del Biobanco del Reino Unido con alguna forma de diabetes autonotificada o uso de insulina que contestaron que por lo general tenían trastornos del sueño tuvieron tasa de mortalidad un 87 % significativamente más alta que quienes no tenían diabetes y contestaron que nunca o raras veces tenían trastornos del sueño, en un modelo completamente ajustado con seguimiento promedio de 8,9 años, tal y como informaron en Journal of Sleep Research Kristen L. Knutson, Ph. D., y sus coautores.

La mortalidad en los informantes que refirieron alteraciones del sueño frecuentes pero que no tenían diabetes fue un 11 % más elevada que en aquellos sin trastornos frecuentes del sueño. Por otra parte, los que tenían diabetes sin trastornos frecuentes del sueño tuvieron tasa de mortalidad un 67 % más alta, en comparación con quienes no tenían diabetes. Ambas diferencias fueron estadísticamente significativas en un modelo que se ajustó por edad, sexo, grupo étnico, tabaquismo, duración del sueño, índice de masa corporal y otras covariables.

Los hallazgos parecen indicar que la diabetes y los trastornos frecuentes del sueño actúan de forma más o menos aditiva para aumentar el riesgo de mortalidad, comentó Knutson, epidemióloga especializada en medicina del sueño en la Universidad de Northwestern, en Chicago, Estados Unidos. Añadió que en base en estos hallazgos, los médicos deberían tener en cuenta preguntar cada año a los pacientes con diabetes esta cuestión clave sobre la frecuencia de sus trastornos del sueño.

Deberían luego dar seguimiento a los pacientes que refieren trastornos habituales derivándolos a una clínica de sueño para evaluar algún trastorno del sueño, como insomnio o apnea del sueño. La apnea del sueño en especial es “muy frecuente en pacientes con diabetes de tipo 2“, señaló Knutson.

Hay necesidad de “difundir el conocimiento” sobre la diabetes y el trastorno del sueño

El estudio realizado por Knutson y sus colaboradores “es uno de los más grandes basados en la población” en examinar la relación entre trastornos del sueño, diabetes y mortalidad, comentó la Dra. Sirimon Reutrakul, endocrinóloga y especialista en diabetes en el Universidad del Hospital de Illinois, en Chicago, Estados Unidos.

“Este estudio resalta los efectos perjudiciales de los trastornos del sueño en personas con o sin diabetes, y se suma a los efectos de los trastornos del sueño, como los síntomas de insomnio. Las personas con diabetes suelen tener trastornos del sueño. La apnea obstructiva del sueño es muy común en personas con diabetes, y los síntomas de insomnio podrían presentarse en individuos con apnea obstructiva del sueño o podrían ser un problema diferente”, indicó la Dra. Reutrakul. Las alteraciones del sueño pueden originarse por efectos directos de la diabetes, como nicturia, preocupación en torno a los valores de glucemia, dolor, síntomas depresivos y ansiedad, o pueden ser consecuencia de trastornos concomitantes que interfieren en el sueño.

“Es prudente preguntar a los pacientes con diabetes sobre sus patrones de sueño”, destacó la Dra. Reutrakul, y estuvo de acuerdo con la pregunta específica que Knutson recomendó hacer a los pacientes. Otros aspectos de la calidad del sueño que podrían ser útiles para un diagnóstico son la duración y el horario del sueño, así como los ronquidos. “Algunos médicos hacen estas preguntas, pero necesitamos difundir este conocimiento”.

La Dra. Reutrakul recomendó que antes de derivar a pacientes a una clínica del sueño, los médicos evalúen también posibles factores desencadenantes, como el control inadecuado de la glucemia, el dolor y la ansiedad, y que también aconsejen buenas estrategias de higiene de sueño como la que recomienda la Sleep Foundation.

Los trastornos del sueño “son muy prevalentes” en adultos de Reino Unido

El Biobanco del Reino Unido inscribió un poco más de 500.000 personas de 37 a 73 años de edad durante el periodo de 2006 a 2010, y 487.728 tenían datos disponibles que permitieron su inclusión en el análisis. Ese grupo tenía edad promedio de 57 años de edad, el 54 % pertenecía al sexo femenino, el 94 % era de raza caucásica y su índice de masa corporal promedio era de 27 a 28 kg/m2.

Más de una cuarta parte de los participantes refirió tener alteraciones “habituales” del sueño, demostrando que las alteraciones del sueño son “muy prevalentes” en residentes de Reino Unido, señalaron los autores. Poco menos de una cuarta parte de los sujetos informó que nunca o raras veces tenía trastornos del sueño, y la mitad restante de los sujetos dijo que “a veces” los experimentaba.

Además, el 69 % refirió no tener diabetes ni trastornos del sueño frecuentes, el 26 % tuvo trastornos del sueño frecuentes, pero no diabetes, el 3 % tenía diabetes, pero no trastornos del sueño frecuentes, y el 2 % tenía diabetes junto con trastornos del sueño frecuentes.

Durante el seguimiento promedio de 8,9 años, 19.177 personas fallecieron por cualquier causa (4 %) y 3.874 de estos decesos implicaron enfermedades vasculares como causas. Pese a la asociación significativa de la diabetes y los trastornos del sueño frecuentes con mayor tasa de mortalidad por todas las causas, la misma combinación no demostró vínculo significativo con la mortalidad cardiovascular en el modelo ajustado completo del estudio. Esto puede deberse a que las “alteraciones frecuentes del sueño pueden dar lugar a diversas causas de muerte”, señaló Knutson.

La información recopilada por el Biobanco del Reino Unido no permitió a los investigadores distinguir entre la diabetes de tipo 1 y la de tipo 2.

“Los hallazgos indican que independientemente de la causa del trastorno del sueño, notificar alteraciones del sueño frecuentes es una señal importante de un riesgo elevado de mortalidad. Por consiguiente, los médicos han de investigar más estos síntomas, en particular en pacientes a los que también se les ha diagnosticado diabetes. Este es el primer estudio en examinar el efecto de la combinación de insomnio y diabetes sobre el riesgo de mortalidad”, afirmaron Knutson y sus coautores.

Sin embargo, Knutson resaltó que “los problemas de sueño son importantes para todos, no solo para las personas con diabetes”.

Detección del cáncer de pulmón

Nuevas recomendaciones del American College of Chest Physicians

Antecedentes El cribado por TC de tórax de dosis baja para el cáncer de pulmón se ha convertido en un estándar de atención en los Estados Unidos, en gran parte debido a los resultados del National Lung Screening Trial. Se ha acumulado evidencia adicional que respalda el beneficio neto del cribado por TC de tórax en dosis bajas de radiación para el cáncer de pulmón, así como una mayor experiencia para minimizar los daños potenciales, desde la iteración anterior de estas pautas. Aquí, actualizamos la base de evidencia para el beneficio, los daños y la implementación del cribado por TC de tórax de dosis baja de radiación. Usamos la base de evidencia actualizada para brindar recomendaciones donde la evidencia lo permite, y declaraciones basadas en la experiencia y el consenso de expertos donde no lo permite. Métodos Los panelistas aprobados revisaron preguntas clave desarrolladas previamente utilizando el formato PICO (población, intervención, comparador y resultado) para abordar los beneficios y daños de la detección de TC de dosis baja de radiación, así como las áreas clave de implementación del programa. Se realizó una revisión sistemática de la literatura utilizando MEDLINE a través de PubMed, Embase y la Biblioteca Cochrane de forma trimestral desde el momento de la publicación de la guía anterior. Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de las recuperaciones relevantes y se agregaron artículos adicionales. Dos miembros del panel revisaron la relevancia de las referencias recuperadas. La calidad de la evidencia se evaluó para cada resultado de interés crítico o importante mediante el enfoque GRADE. Se realizaron metanálisis cuando se dispuso de suficiente evidencia. Se abordaron cuestiones clínicas importantes sobre la base de la evidencia desarrollada a partir de la revisión sistemática de la literatura. Se redactaron, votaron y revisaron recomendaciones calificadas y declaraciones no calificadas hasta que se llegó a un consenso. Resultados La revisión sistemática de la literatura identificó 75 estudios adicionales que informaron la respuesta a las 12 preguntas clave que se desarrollaron. Se abordaron preguntas clínicas adicionales que dieron como resultado 7 recomendaciones calificadas y 9 declaraciones de consenso sin clasificar. Conclusiones La evidencia sugiere que el cribado por TC de dosis baja de radiación para el cáncer de pulmón puede resultar en un balance favorable de beneficios y daños. La selección de individuos elegibles para las pruebas de detección, la calidad de las imágenes y la interpretación de las imágenes, el manejo de los hallazgos detectados por las pruebas de detección y la efectividad de las intervenciones para dejar de fumar pueden afectar este equilibrio.

Comentarios

El American College of Chest Physicians® (CHEST) publicó recientemente una nueva guía clínica, Detección de cáncer de pulmón. La guía contiene 16 recomendaciones basadas en evidencia y una actualización de la base de evidencia sobre los beneficios, los daños y la implementación del cribado con tomografía computarizada (TC) de tórax de baja dosis de radiación.

El cáncer de pulmón es, con mucho, la principal causa de muerte por cáncer entre hombres y mujeres, y representa casi el 25% de todas las muertes por cáncer. La evidencia sugiere que la detección por TC de dosis baja de radiación para el cáncer de pulmón puede reducir las muertes relacionadas con el cáncer en el grupo que se somete a detección.

Las nuevas pautas brindan recomendaciones sobre la selección de individuos elegibles para las pruebas de detección, la calidad de las imágenes y la interpretación de las imágenes, el manejo de los hallazgos detectados en las pruebas de detección y la efectividad de las intervenciones para dejar de fumar.

“El objetivo de estas pautas es ayudar a las partes interesadas con el desarrollo de programas de detección de alta calidad y proporcionar a los proveedores clínicos la información necesaria para involucrar a las personas en riesgo con el fin de aumentar el número de pruebas de detección”, dice el autor principal Peter Mazzone, MD , MPH, FCCP.

“En las recomendaciones se describe quién debe someterse a las pruebas de detección y cómo debería verse ese proceso de detección desde el punto de vista clínico. Para un paciente individual, estas pautas destacan la importancia de la educación para fomentar decisiones informadas y basadas en valores sobre si debe realizarse una prueba de detección”.

De las 16 recomendaciones, las pautas presentadas en el informe incluyen las siguientes: Para las personas asintomáticas de 50 a 80 años que han fumado 20 paquetes al año o más y continúan fumando o han dejado de fumar en los últimos 15 años, recomendamos que se les ofrezca un cribado anual con TC de dosis baja de radiación.
  Sugerimos que los programas de detección por TC de dosis baja de radiación. desarrollen estrategias para maximizar el cumplimiento de los exámenes de detección anuales y la evaluación de los hallazgos detectados por detección.
  Para las personas que actualmente fuman y se someten a pruebas de detección por TC de dosis baja de radiación, recomendamos que los programas de detección brinden un tratamiento para dejar de fumar basado en la evidencia según lo recomendado por el Servicio de Salud Pública de EE.UU.

Uno de los requisitos para la cobertura de Medicare de exámenes de detección de cáncer de pulmón es que el beneficiario tenga una consulta de asesoramiento sobre detección de cáncer de pulmón y una visita de toma de decisiones compartida (SDM, por sus siglas en inglés). El objetivo de la toma de decisiones compartida es informar a las personas sobre las ventajas y desventajas del cribado vs. no evaluar y ayudarlos a tomar una decisión que esté alineada con sus preferencias y valores.

Para recibir capacitación sobre la toma de decisiones compartida, CHEST y la Universidad Thomas Jefferson ofrecen un curso dedicado a guiar a los pacientes a través de la decisión de someterse a pruebas de detección de cáncer de pulmón. Para obtener más información sobre el curso, visite el sitio web de CHEST.

Artritis reumatoide y anomalías pulmonares en espirometría

  • La artritis reumatoide se asoció a un aumento del riesgo de patrón restrictivo y patrón obstructivo durante la espirometría.
  • Las asociaciones no se pudieron explicar por tabaquismo o enfermedades respiratorias subyacentes.

Relevancia

  • Las nuevas evidencias sugieren que las enfermedades de las vías respiratorias pueden ser frecuentes en pacientes con artritis reumatoide independientemente del tabaquismo.

Diseño del estudio

  • Estudio transversal de 350.776 pacientes (2.008 con artritis reumatoide y 348.768 controles) del Biobanco de Reino Unido sometidos a espirometría.
  • Principales criterios de valoración: anomalías en la espirometría (patrón restrictivo u obstructivo).
  • Criterios de valoración secundarios: porcentaje continuo de volumen espiratorio máximo en el primer segundo, (VEMS), capacidad vital forzada (CVF), VEMS/CVF, flujo espiratorio forzado a 25-75 % (VEM25-75%) y gravedad de los patrones.
  • Financiación: ninguna.

Resultados fundamentales

  • Tras el ajuste para los factores de confusión, incluyendo tabaquismo, el grupo con artritis reumatoide frente al grupo control mostró un aumento del riesgo de (odds ratio ajustadas [aOR]; IC del 95 % [IC 95 %]):
    • Patrón restrictivo (1,36; 1,21-1,53); y
    • Patrón obstructivo (1,31; 1,16-1,47).
  • Estas asociaciones se mantuvieron significativas tras un mayor ajuste para enfermedades respiratorias crónicas (aOR; IC 95 %):
    • Patrón restrictivo (1,36; 1,21-1,52); y
    • Patrón obstructivo (1,21; 1,07-1,37).
  • El grupo con artritis reumatoide frente al grupo control tuvo significativamente menores (β; IC 95 %):
    • % predicción del VEMS (−2,93; −3,63 a −2,24) y CVF (−2,08; −2,72 a −1,45);
    • VEMS/CVF (−0,008; −0,010 a −0,005); y
    • VEM25-75% (−4,79; −6,08 a −3,49).
  • En términos de gravedad de patrones, el grupo con artritis reumatoide frente al grupo control tuvo el riesgo más fuerte de (aOR; IC 95%):
    • Patrón restrictivo grave (1,86; 1,08-3,23); y
    • Patrón obstructivo grave (1,54; 1,10-2,16).

Limitaciones

  • Los casos de artritis reumatoide se identificaron con datos aportados por los pacientes y el tratamiento actual con medicamentos específicos para la artritis reumatoide.

Prisco L, Moll M, Wang J, Hobbs BD, Huang W, Martin LW, Kronzer VL, Huang S, Silverman EK, Doyle TJ, Cho MH, Sparks JA. Relationship between rheumatoid arthritis and pulmonary function measures on spirometry in the UK Biobank. Arthritis Rheumatol. 2021 May 13 [Epub ahead of print]. doi: 10.1002/art.41791. PMID: 33982900
 

Fibrosis pulmonar idiopática: las pruebas de polisomnografía reducen las hospitalizaciones y la mortalidad

  • En este estudio de cohortes poblacional. la hospitalización por causa respiratoria y la mortalidad por todas las causas disminuyeron en un 50 % en pacientes mayores con fibrosis pulmonar idiopática que se sometieron a pruebas de polisomnografía.

Relevancia

  • Según los autores: los hallazgos destacan “la importancia potencial” de incorporar en el manejo de la fibrosis pulmonar idiopática estas pruebas, el primer paso en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos respiratorios relacionados con el sueño.

Diseño del estudio

  • Estudio de cohortes poblacional retrospectivo (2007-2019) de pacientes con fibrosis pulmonar idiopática (≥ 66 años).
  • Los que se sometieron a polisomnografía se compararon con los participantes de control que no lo hicieron, emparejados por puntuación de propensión.
  • Utilizando datos de 5.044 pacientes con fibrosis pulmonar idiopática en una base de datos administrativa de salud de Ontario, Canadá, los autores extrajeron 189 casos de fibrosis pulmonar idiopática y 189 controles de fibrosis pulmonar idiopática con puntuaciones de propensión emparejadas.
  • Financiación: Universidad de Toronto.

Resultados fundamentales

  • Tener polisomnografía se asoció con una disminución de:
    • 57 % en hospitalizaciones relacionadas con enfermedades respiratorias.
      • Hazard ratio (HR), 0,43 (p=0,003).
    • 51 % en mortalidad por todas las causas.
      • HR, 0,49 (p=0,004).
  • Los subgrupos con fibrosis pulmonar idiopática más grave presentaron una disminución aún mayor en las hospitalizaciones, pero no en la mortalidad por todas las causas.
  • Aquellos que se sometieron a polisomnografía y tuvieron ≥una hospitalización de causa respiratoria en el año anterior a la fecha índice, presentaron una reducción del 62 % en las hospitalizaciones posteriores de causa respiratoria:
    • HR, 0,38 (IC del 95 %, [IC 95 %] 0,15-0,99).
  • Aquellos que se sometieron a polisomnografía y tratamiento con corticoides sistémicos en el año anterior a la fecha índice tuvieron una reducción del 63 % en las hospitalizaciones posteriores de causa respiratoria:
    • HR, 0,37 (IC 95%, 0,14-0,94).

Limitaciones

  • Diseño observacional retrospectivo.

Vozoris NT, Wilton AS, Austin PC, Kendzerska T, Ryan CM, Gershon AS. Morbidity and mortality reduction associated with polysomnography testing in idiopathic pulmonary fibrosis: a population-based cohort study. BMC Pulm Med. 2021;21(1):185. doi: 10.1186/s12890-021-01555-x. PMID: 34078346
 

EE.UU. autoriza el uso del fármaco de Regeneron que se administró a Trump contra la covid

El medicamento es un cóctel de dos potentes anticuerpos que, en estudios preliminares, han mostrado resultados prometedores a la hora de contener la infección.

La agencia de medicamentos americana FDA ha concedido una autorización de urgencia a la biotecnológica Regeneron para el  tratamiento con anticuerpos monoclonales que recibió en octubre el presidente estadounidense, Donald Trump, para tratarse la covid-19. Eso sí, la autorización limita el uso del fármaco a personas mayores de 12 años que hayan dado positivo por esta enfermedad y estén en riesgo de desarrollar formas graves, ha explicado la científica jefe de la FDA, Denise M. Hinton, en una carta enviada a la compañía.

El medicamento es un cóctel de dos potentes anticuerpos que, en estudios preliminares, han mostrado resultados prometedores a la hora de contener la infección, especialmente si se administran durante las etapas tempranas de la infección.

La FDA ya concedió a comienzos de este mes otra autorización de urgencia para el uso en el país de un cóctel muy similar, propiedad de la farmacéutica Eli Lilly. Ninguno de las dos terapias pueden administrarse a personas hospitalizadas o pacientes que necesiten oxígeno.

Poco después de confirmar que había dado positivo por covid-19 a principios de octubre, Trump recibió una dosis de 8 gramos del cóctel de anticuerpos de Regeneron, a pesar de que su uso no estaba autorizado por la FDA.

Tras superar la covid-19, el presidente de Estados Unidos afirmó que ese fármaco fue el principal responsable de su mejoría y lo definió no como una “cura”, pese a que no hay evidencia científica que sostenga esa conclusión.

Cuando pidió la autorización de urgencia en octubre, Regeneron aseguró que, una vez que se le concediera, el Gobierno estadounidense se había “comprometido a tener dosis disponibles para los estadounidenses sin coste alguno y será responsable de su distribución”.

La biofarmacéutica indicó, entonces, que disponía de dosis para 50.000 pacientes, pero esperaba tener disponible suficiente para tratar a 300.000 “en unos pocos meses”.

La autorización de urgencia llega el mismo día en el que Estados Unidos ha superado los 12 millones de contagios del nuevo coronavirus y suma ya más de 255.000 muertes, más que ningún otro país en el mundo. EFE

Photo by Miguel u00c1. Padriu00f1u00e1n on Pexels.com

¿Son equivalentes las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer/BioNtech y Moderna?

Aunque Pfizer y BioNTech anunciaron recientemente eficacia de 95% para su vacuna contra COVID-19, Moderna informó una tasa de eficacia de 94,5%.[1,2,3] La consistencia de estos resultados es bastante tranquilizadora, dado que ambas vacunas utilizan la misma técnica: ARN mensajero, que hasta ahora nunca ha sido aprobada para uso humano.

¿Qué significan los porcentajes anunciados?

Aún no se ha publicado ningún estudio revisado por pares en una revista científica, por lo que no se cuenta con mayor información que la informada por las empresas en comunicados de prensa.

Por un lado, COVE, el estudio de fase 3 de la vacuna mRNA-1273 de Moderna, se llevó a cabo en más de 30.000 adultos en Estados Unidos, 42% de los cuales se consideró en riesgo de contraer la forma grave de COVID-19 (edad ≥ 65 años, obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, etc.). También incluyó poblaciones generalmente subrepresentadas en los ensayos clínicos y particularmente afectadas por COVID-19. La mitad de los participantes recibió la vacuna y la otra mitad un placebo, en dos dosis separadas por 28 días.

Los resultados que se acaban de comunicar son de un primer análisis preliminar realizado cuando 95 voluntarios contrajeron COVID-19 al menos 2 semanas después de la inyección de la segunda dosis. Noventa de estos casos pertenecían al grupo placebo y 5 a los que recibieron la vacuna. Por tanto, la eficiencia es de 94,5% (p < 0,0001). El análisis final está programado cuando se hayan notificado 151 casos con una mediana de seguimiento de al menos 2 meses.

Es importante señalar que todos los casos graves (11 de 95) se observaron en el grupo de placebo. Además, este análisis preliminar no identificó ninguna señal de tolerancia en particular. 

Asimismo, la vacuna AZD1222, de la University of Oxford/AstraZeneca informó, en resultados preliminares de estudios de fase 1/2, seguridad e inmunogenicidad similares en los participantes sanos de edad igual o mayor a 56 años, así como en los adultos de 18 a 55 años. Y también sugirió que la vacuna fue mejor tolerada en personas mayores, en comparación con adultos más jóvenes.  

Por otro lado, la vacuna Pfizer/BioNTech anunció eficacia de 95% según el análisis preliminar. El estudio reclutó a más de 43.000 personas en diferentes regiones del mundo y el esquema de vacunación consiste también en dos dosis administradas con 3 semanas de diferencia (aproximadamente 39.000 participantes ya han recibido la segunda dosis). Este análisis preliminar incluyó 94 casos diagnosticados con COVID-19 al menos 7 días después de la segunda dosis.

Sputnik V, la vacuna rusa, que utiliza otra técnica basada en un vector viral, ha anunciado una efectividad de 92%.

Estas tasas de eficacia cambiarán a medida que continúen los estudios, pero los resultados preliminares son muy alentadores porque no se esperaba tal respuesta. Sin embargo, solo el tiempo dirá si es sostenible…

Método de almacenamiento: clara ventaja para Moderna

La vacuna Pfizer/BioNTech debe almacenarse a –70 °C, lo que plantea importantes desafíos logísticos. En cambio, Moderna se puede almacenar durante 6 meses y transportar a –20 °C, y también se puede conservar descongelada en refrigeración (2 a 8 °C) durante 30 días. Esto le da ventaja muy clara sobre su competidor.

Calle Capua 29 Centro Salud Mapfre Gijón