EE.UU. autoriza el uso del fármaco de Regeneron que se administró a Trump contra la covid

El medicamento es un cóctel de dos potentes anticuerpos que, en estudios preliminares, han mostrado resultados prometedores a la hora de contener la infección.

La agencia de medicamentos americana FDA ha concedido una autorización de urgencia a la biotecnológica Regeneron para el  tratamiento con anticuerpos monoclonales que recibió en octubre el presidente estadounidense, Donald Trump, para tratarse la covid-19. Eso sí, la autorización limita el uso del fármaco a personas mayores de 12 años que hayan dado positivo por esta enfermedad y estén en riesgo de desarrollar formas graves, ha explicado la científica jefe de la FDA, Denise M. Hinton, en una carta enviada a la compañía.

El medicamento es un cóctel de dos potentes anticuerpos que, en estudios preliminares, han mostrado resultados prometedores a la hora de contener la infección, especialmente si se administran durante las etapas tempranas de la infección.

La FDA ya concedió a comienzos de este mes otra autorización de urgencia para el uso en el país de un cóctel muy similar, propiedad de la farmacéutica Eli Lilly. Ninguno de las dos terapias pueden administrarse a personas hospitalizadas o pacientes que necesiten oxígeno.

Poco después de confirmar que había dado positivo por covid-19 a principios de octubre, Trump recibió una dosis de 8 gramos del cóctel de anticuerpos de Regeneron, a pesar de que su uso no estaba autorizado por la FDA.

Tras superar la covid-19, el presidente de Estados Unidos afirmó que ese fármaco fue el principal responsable de su mejoría y lo definió no como una “cura”, pese a que no hay evidencia científica que sostenga esa conclusión.

Cuando pidió la autorización de urgencia en octubre, Regeneron aseguró que, una vez que se le concediera, el Gobierno estadounidense se había “comprometido a tener dosis disponibles para los estadounidenses sin coste alguno y será responsable de su distribución”.

La biofarmacéutica indicó, entonces, que disponía de dosis para 50.000 pacientes, pero esperaba tener disponible suficiente para tratar a 300.000 “en unos pocos meses”.

La autorización de urgencia llega el mismo día en el que Estados Unidos ha superado los 12 millones de contagios del nuevo coronavirus y suma ya más de 255.000 muertes, más que ningún otro país en el mundo. EFE

Photo by Miguel u00c1. Padriu00f1u00e1n on Pexels.com

¿Son equivalentes las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer/BioNtech y Moderna?

Aunque Pfizer y BioNTech anunciaron recientemente eficacia de 95% para su vacuna contra COVID-19, Moderna informó una tasa de eficacia de 94,5%.[1,2,3] La consistencia de estos resultados es bastante tranquilizadora, dado que ambas vacunas utilizan la misma técnica: ARN mensajero, que hasta ahora nunca ha sido aprobada para uso humano.

¿Qué significan los porcentajes anunciados?

Aún no se ha publicado ningún estudio revisado por pares en una revista científica, por lo que no se cuenta con mayor información que la informada por las empresas en comunicados de prensa.

Por un lado, COVE, el estudio de fase 3 de la vacuna mRNA-1273 de Moderna, se llevó a cabo en más de 30.000 adultos en Estados Unidos, 42% de los cuales se consideró en riesgo de contraer la forma grave de COVID-19 (edad ≥ 65 años, obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, etc.). También incluyó poblaciones generalmente subrepresentadas en los ensayos clínicos y particularmente afectadas por COVID-19. La mitad de los participantes recibió la vacuna y la otra mitad un placebo, en dos dosis separadas por 28 días.

Los resultados que se acaban de comunicar son de un primer análisis preliminar realizado cuando 95 voluntarios contrajeron COVID-19 al menos 2 semanas después de la inyección de la segunda dosis. Noventa de estos casos pertenecían al grupo placebo y 5 a los que recibieron la vacuna. Por tanto, la eficiencia es de 94,5% (p < 0,0001). El análisis final está programado cuando se hayan notificado 151 casos con una mediana de seguimiento de al menos 2 meses.

Es importante señalar que todos los casos graves (11 de 95) se observaron en el grupo de placebo. Además, este análisis preliminar no identificó ninguna señal de tolerancia en particular. 

Asimismo, la vacuna AZD1222, de la University of Oxford/AstraZeneca informó, en resultados preliminares de estudios de fase 1/2, seguridad e inmunogenicidad similares en los participantes sanos de edad igual o mayor a 56 años, así como en los adultos de 18 a 55 años. Y también sugirió que la vacuna fue mejor tolerada en personas mayores, en comparación con adultos más jóvenes.  

Por otro lado, la vacuna Pfizer/BioNTech anunció eficacia de 95% según el análisis preliminar. El estudio reclutó a más de 43.000 personas en diferentes regiones del mundo y el esquema de vacunación consiste también en dos dosis administradas con 3 semanas de diferencia (aproximadamente 39.000 participantes ya han recibido la segunda dosis). Este análisis preliminar incluyó 94 casos diagnosticados con COVID-19 al menos 7 días después de la segunda dosis.

Sputnik V, la vacuna rusa, que utiliza otra técnica basada en un vector viral, ha anunciado una efectividad de 92%.

Estas tasas de eficacia cambiarán a medida que continúen los estudios, pero los resultados preliminares son muy alentadores porque no se esperaba tal respuesta. Sin embargo, solo el tiempo dirá si es sostenible…

Método de almacenamiento: clara ventaja para Moderna

La vacuna Pfizer/BioNTech debe almacenarse a –70 °C, lo que plantea importantes desafíos logísticos. En cambio, Moderna se puede almacenar durante 6 meses y transportar a –20 °C, y también se puede conservar descongelada en refrigeración (2 a 8 °C) durante 30 días. Esto le da ventaja muy clara sobre su competidor.

Calle Capua 29 Centro Salud Mapfre Gijón

Disfunción eréctil: eres lo que comes

La dieta puede proteger contra la disfunción eréctil (ED), sugiere investigaciones publicadas en JAMA Network Open.

El estudio de cohorte prospectivo basado en la población incluyó a hombres del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud de profesionales de la salud masculinos estadounidenses de 40 a 75 años sin un diagnóstico de ED al inicio. Se utilizó un cuestionario de frecuencia alimentaria para determinar la ingesta de nutrientes y alimentos cada cuatro años.

Un total de 21.469 hombres fueron incluidos en el análisis. Durante un seguimiento medio de 10,8 años, hubo 968 casos de ED incidentes entre hombres menores de 60 años; 3.703 entre los hombres de 60 años; y 4.793 casos entre hombres de ≥70 años.

Los hombres menores de 60 años y en la categoría más alta de la dieta mediterránea obtuvieron el menor riesgo relativo de incidente ED en comparación con los hombres en la categoría más baja (relación de peligro [HR] 0,78; 95% IC 0,66-0,92).

Las puntuaciones más altas de la dieta mediterránea también se asociaron inversamente con la ED incidente entre los hombres mayores (edad 60-69: HR 0.82; 95% CI 0.76-0.89; edad ≥70: HR 0.93; 95% CI 0.86-1.00).

Los hombres que puntuaron en el quintil más alto del Alternative Healthy Eating Index 2010 también tenían un menor riesgo de incidente ED, particularmente entre los hombres de edad <60 años (quintil 5 vs quintil 1: HR 0.78; 95% CI 0.63-0.97).

Consulta Médica Dr. Dámaso Escribano

Medicina Interna Neumología Tfo: 610996887

Nuevo grupo de fármacos ‘miotrópicos’ en insuficiencia cardiaca

Omecamtiv mecarbil, un miembro del nuevo grupo de fármacos miotrópicos que mejora el rendimiento cardiaco, produce sin riesgo una mejora significativa pero moderada de los episodios de insuficiencia cardiaca o muerte por causas cardiovasculares en un estudio fundamental de pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida, por lo que los expertos no están seguros del rol que pudiera desempeñar este fármaco añadido a una lista ya considerable de cuatro grupos de fármacos de primera línea para este trastorno.

“Aún está por investigarse y discutirse dónde encaja omecamtiv mecarbil en “la estrategia global para tratar a pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida, comentó el Dr. Paul Heidenreich, comentarista designado para el estudio en el congreso virtual Sesiones Científicas de la American Heart Association.

El tratamiento con omecamtiv mecarbil produjo un resultado positivo para el criterio principal de valoración del estudio, con una reducción absoluta del 2,1% en la tasa combinada de muerte por causas cardiovasculares, primer ingreso por insuficiencia cardiaca o primera consulta urgente por insuficiencia cardiaca en comparación con placebo durante una mediana de seguimiento de casi 22 meses. Esto representó una reducción del riesgo relativo de 8%, informó en el congreso el Dr. John R. Teerlink, que se reparte como un descenso absoluto de 0,6% en la muerte por causas cardiovasculares comparada con el grupo asignado a placebo, una reducción de 0,7% en los ingresos por insuficiencia cardiaca, y un descenso de las consultas externas urgentes por insuficiencia cardiaca de 0,8%. El Dr. Teerlink y sus asociados señalaron en la publicación simultánea de su estudio en The New England Journal of Medicine que este beneficio fue “moderado”.

¿Hay lugar para un quinto fármaco para pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida?

Además del beneficio limitado, otra interrogante planteada por los estudios es cómo el fármaco omecamtiv mecarbil podría funcionar al utilizarlo además de lo que ahora se considera estándar, el tratamiento cuádruple para la mayoría de los pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida: un beta-bloqueante, un antagonista del receptor de mineralocorticoides, sacubitril-valsartán (Entresto) y un fármaco del grupo de inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa de tipo 2 (SGLT2), específicamente dapagliflozina (Farxiga) o empagliflozina (Jardiance). Durante el periodo en que se llevó a cabo el nuevo estudio de omecamtiv mecarbil (2017-2019), los inhibidores del SGLT2 todavía no se habían establecido como un elemento fundamental del tratamiento estándar de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida y, por tanto, menos del 3% de los pacientes reclutados estaban recibiendo uno de estos fármacos.

Debido a esta brecha de evidencia, omecamtiv mecarbil “no puede ser de manera generalizada un quinto fármaco además del tratamiento estándar,” con base en los nuevos resultados, advirtió el Dr. Heidenreich, cardiólogo y profesor de medicina en la Stanford University School of Medicine (California).

La nueva evidencia sobre la eficacia de omecamtiv mecarbil no es “convincente” cuando se compara con lo que dapagliflozina y empagliflozina demostraron por separado en estudios recientes, o con los inhibidores del SGLT2 que produjeron una reducción de alrededor del 25% en comparación con placebo en el criterio principal de valoración que fue similar al utilizado en el estudio de omecamtiv mecarbil, comentó el Dr. Douglas L. Mann, un médico especializado en insuficiencia cardiaca y profesor de medicina en la Washington University School of Medicine en St. Louis.“ ¿Demostraría omecamtiv mecarbil un beneficio aún con un inhibidor del SGLT2? Eso no se sabe” con base en los datos disponibles, dijo en una entrevista.

Un factor relacionado que podría influir en el uso potencial de omecamtiv mecarbil en la práctica sistemática es que, con cuatro clases de fármacos fundamentales establecidos, añadir un quinto fármaco que sólo estará disponible en una formulación de marca plantea problemas de coste creciente y problemas de cumplimiento, señaló el Dr. Mann. 

Los efectos positivos de omecamtiv mecarbil

Pero además de su resultado positivo en el estudio GALACTIC-HF, el tratamiento con omecamtiv mecarbil demostró otras características atractivas en un estudio en el que se trató a una amplia gama de 4.120 pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida y que incluyó 4.112 pacientes aleatorizados a placebo. Omecamtiv mecarbil tuvo un perfil de tolerabilidad notablemente muy limpio, con tasas de eventos adversos similares a las de los pacientes asignados a placebo en lo que respecta a todos los subtipos de eventos adversos y no produjo descenso de la presión arterial sino de hecho originó un incremento promedio de 2,0 mmHg en la presión arterial sistólica, ningún aumento del potasio, ningún efecto evidente en la función renal y una disminución pequeña pero significativa en la porción N-terminal del propéptido natriurético de tipo B (NT-proBNP) en comparación con placebo.

Esto sumado al nuevo mecanismo de acción de omecamtiv mecarbil ―aumento directo de la función del sarcómero cardíaco al incrementar la unión de la miosina a la actina― indica que se puede añadir sin riesgo omecamtiv mecarbil al tratamiento existente de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida para proporcionar un beneficio singular y creciente.

“Otros fármacos para tratar la insuficiencia cardiaca [como beta-bloqueantes y sacubitril-valsartán] disminuyen la presión arterial, de manera que lo que puede ocurrir es que a los médicos se les acabe el espacio para añadir dosis completas” cuando las presiones de los pacientes descienden demasiado, comentó el Dr. Gregory D. Lewis, jefe de insuficiencia cardiaca en el Massachusetts General Hospital en Boston, Estados Unidos. El Dr. Lewis es el principal investigador de otro estudio sobre omecamtiv mecarbil, METEORIC-HF, en el que se está analizando el posible efecto del fármaco en la capacidad de ejercicio en un ensayo aleatorizado de cerca de 270 pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida.

Si los resultados del estudio METEORIC-HF pudieran confirmar algunos de los resultados de GALACTIC-HF que indican mejoras en la función del paciente, los datos combinados podrían potencialmente dar lugar a la aprobación regulatoria para la comercialización del fármaco en Estados Unidos, señaló el Dr. Lewis. Los resultados de ese estudio se esperan en 2021, dijo en una entrevista.

Los resultados de GALACTIC-HF apuntan a una posible mejora funcional después de 24 semanas en el tratamiento de pacientes que requirieron hospitalización según se determinó mediante el Cuestionario de Miocardiopatía de la Ciudad de Kansas, que mide la calidad de vida. Sin embargo, esta diferencia no cumplió la definición de un efecto significativo especificada de antemano en el estudio.

Otro indicio interesante del beneficio enfocado fue en pacientes con una fracción de eyección del ventrículo izquierdo de o por debajo de la mediana de 28% del GALACTIC-HF. En ese subgrupo, el tratamiento con omecamtiv mecarbil  se vinculó a una reducción relativa y significativa de 16% en el criterio principal de valoración en comparación con placebo, aunque no tuvo un efecto significativo en el 50% restante de los pacientes con fracciones de eyección más elevadas. (La fracción de eyección máxima del ventrículo izquierdo como requisito para el reclutamiento fue de 35%). Esta interacción de subgrupo evidente fue estadísticamente significativa, informó el Dr. Teerlink, profesor de medicina en la University of California, San Francisco, y director de Insuficiencia Cardiaca en el San Francisco V.A. Medical Center.

El análisis más detallado de los datos del estudio “esclarecerá mejor qué subgrupos pueden mostrar más beneficio, como los pacientes con una menor fracción de eyección en quienes mejorar la función cardiaca puede desempeñar un papel más importante”, dijo. La idea de que un fármaco que mejora la función del miocito a un nivel molecular pudiera especialmente beneficiar a pacientes con las fracciones de eyección más bajas es “plausible desde el punto de vista biológico,” dijo el Dr. Teerlink.

Este escenario es aceptable, y podría convertir a OM en una especie de fármaco de nicho al menos a corto plazo, dijo el Dr. Mann.

El primer fármaco miotrópico en el mundo 

Posiblemente el aspecto más notable del GALACTIC-HF es que demostró la eficacia, aunque fue moderada, de un nuevo mecanismo de acción que cumple una búsqueda que durante décadas han llevado a cabo los investigadores en el campo de la insuficiencia cardiaca: una forma inocua de mejorar la acción de bomba del corazón.

“Durante años, los profesionales que atienden a pacientes con insuficiencia cardiaca tuvieron dificultades con el tratamiento para mejorar el rendimiento cardiaco, pero invariablemente terminaba en desastre al empeorar las muertes cardiacas,” problemas que dieron lugar a que se abandonaran los primeros fármacos inotrópicos hace más de una generación, señaló el Dr. Mann.

Sin embargo, una estrategia más matizada para los agentes inotrópicos recientemente ha surgido gracias al Dr. Teerlink y sus asociados, misma que se ha basado en la premisa de que los peligros observados hace años se relacionaban con las modulaciones del calcio que ocasionaban. Su nuevo paradigma es que los peligros de estos agentes “calciotrópicos” pueden superarse con diferentes fármacos que intervienen en sus efectos a través de la miosina, los miotrópicos como omecamtiv mecarbil , o los efectos mitocondriales de fármacos miotrópicos. 

El debacle de inotrópicos de la década de 1990 convirtió al nombre de este grupo de fármacos en “una mala palabra que produce temor y aversión en la comunidad especializada en insuficiencia cardiaca,” observó el Dr. Mann. Aunque el término miotrópico aún no se ha generalizado, “si omecamtiv mecarbil comienza a utilizarse en la práctica sistemática, entonces creo que se comenzará a ver el uso del término miotrópico,” predijo.

Día Mundial de la Salud Mental 2020

El Día Mundial de la Salud Mental de este año (10 de octubre)  se celebra en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Los últimos meses han traído muchos retos: para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de llevarse la COVID-19 a casa; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro; para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes. Por no hablar de la gestión del dolor de perder a un ser querido, a veces sin haber podido despedirse.

Las consecuencias económicas de la pandemia ya se dejan sentir por doquier, puesto que las empresas despiden a personal en un intento de salvar el negocio, o se ven obligadas a cerrar por completo.

Según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años. Invertir en los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, infrafinanciados desde hace años, es ahora más importante que nunca. Por ello, la campaña del Día Mundial de la Salud Mental de este año se ha propuesto conseguir el incremento de las inversiones a favor de la salud mental. 

Fuente https://www.who.int/es/campaigns/world-mental-health-day/world-mental-health-day-2020

Autor Dámaso Escribano médico Internista

Día Mundial del Pulmón 2020

El 25 de septiembre, vuelve a celebrarse el Día Mundial del Pulmón, una iniciativa impulsada por el Foro Internacional de Sociedades Respiratorias (FIRS, por sus siglas en inglés), al que pertenece, entre otras, la Sociedad Europea Respiratoria (ERS). Se trata de una fecha para promover la concienciación sobre las distintas enfermedades neumológicas, y lograr mejorar la salud pulmonar de las personas.

El FIRS ha querido centrar el Mundial del Pulmón 2020 sobre las infecciones respiratorias, y así vincularlo a la pandemia del SARS-CoV-2, un patógeno que ha afectado a más de 25 millones de personas en todo el planeta, demostrado el impacto que los virus respiratorios pueden causar sobre la salud global.

La web del FIRS ha puesto a disposición de profesionales y pacientes una serie de materiales y gráficos para contribuir a la difusión de información sobre patologías como la propia COVID-19, la tuberculosis o la neumonía.

Trasplantes dobles de pulmón salvan las vidas de los pacientes con COVID más enfermos

Dos pacientes con coronavirus que se enfermaron de tal gravedad que su única oportunidad de sobrevivir fueron trasplantes dobles de pulmón se están recuperando ahora de su terrible proceso, informan los médicos.

Mayra Ramírez, de 28 años, y Brian Kuhns, de 62 años, son los primeros dos casos conocidos de COVID-19 en Estados Unidos en que se ha probado un procedimiento tan drástico, según sus médicos, de Northwestern Medicine, en Chicago.

“Mayra y Brian no estarían vivos hoy en día sin los trasplantes dobles de pulmón. La COVID-19 destruyó sus pulmones del todo, y estaban gravemente enfermos al someterse al procedimiento del trasplante, convirtiéndolo en una tarea difícil”, señaló el Dr. Ankit Bharat, jefe de cirugía torácica y director quirúrgico del Programa de Trasplantes de Pulmón de Northwestern Medicine.

“Cuando abrimos las cavidades torácicas de Mayra y Brian, grandes partes de los pulmones estaban necróticos [muertos] y llenos de infección”, dijo Bharat en un comunicado de prensa de Northwestern. “El grave daño y la inflamación de los pulmones habían provocado una sobrecarga de presión en el corazón, lo que hizo que la cirugía fuera incluso más compleja. Un paso en falso en el quirófano habría conducido a consecuencias catastróficas”.

“De cualquier forma, el éxito de estos trasplantes enfatiza que la innovación quirúrgica también puede tener un rol importante para ayudar a algunos pacientes con COVID-19 gravemente enfermos”, añadió.

Ramírez, una residente de Chicago, fue la primera en someterse a la compleja cirugía, el 5 de junio.

Su batalla contra el coronavirus comenzó en primavera. Aparte de tener una enfermedad autoinmune que afecta a la médula espinal y a los nervios de los ojos, estaba sana y tomó medidas adicionales de precaución cuando la COVID-19 llegó a Illinois.

“En marzo, comencé a trabajar en casa, y nunca salía de casa”, explicó Ramírez. “Pero, en abril, me puse en contacto con mi médico, y me quejé de fatiga, espasmos crónicos, diarrea y la pérdida del gusto y el olfato. Solo tenía una fiebre leve de 100 grados Fahrenheit [37.8 grados centígrados], así que vigilé mis síntomas desde casa y me mantuve en contacto con la línea de asistencia de la COVID-19 todos los días. No fue hasta el 26 de abril que me sentí realmente mal y fui al departamento de emergencias. Desde ese momento, todo es muy confuso”.

A los 10 minutos de ser admitida al hospital, Ramírez tuvo que ser colocada en un ventilador. Pasó seis semanas en un ventilador y en OMEC, una máquina de soporte vital que realiza la función del corazón y los pulmones. A principios de junio, sus pulmones estaban tan dañados que estaba claro que un trasplante doble de pulmón era su única opción, comentaron sus médicos.

Sin recuerdos de los meses en la UCI

“No recuerdo nada de mis seis semanas en la UCI. Cuando al final desperté, era mediados de junio y no tenía ni idea de por qué estaba en la cama de un hospital”, dijo Ramírez. “Mover los dedos de los pies era difícil, y sentía que había perdido capacidades cognitivas”.

“Pero, desde mi trasplante, no he dado un paso atrás ni un solo día”, añadió en un comunicado de prensa de Northwestern. “Sí, mi cuerpo ha pagado un precio mental y físico, pero incluso en mis peores días, puedo hacer un poco más que el día anterior”.

Por fin, el 8 de julio, Ramírez recibió el alta del hospital, y sigue recibiendo terapia ocupacional y física.

“La gente debe comprender que la COVID-19 es real. Lo que me pasó a mí le puede pasar a usted. Por favor, use una máscara y lávese las manos. Si no por usted mismo, hágalo por los demás”, enfatizó Ramírez.

Brian Kuhns con el Dr. Bharat tras el trasplante

El calvario de Kuhns con la COVID-19 también comenzó en marzo. El propietario de un taller mecánico en Illinois se quejó de dolor de cabeza, dolor de estómago y una temperatura fluctuante. Tras desarrollar una tos, Kuhns acudió a la sala de emergencias local, el 18 de marzo. Esa fue la última vez que su esposa, Nancy, y sus dos hijas lo verían durante casi cuatro meses.

“Nadie se puede preparar para la carga emocional que la COVID-19 implica para una familia. No poder ver, tocar o abrazar a su ser querido mientras lucha por su vida en la UCI es extremadamente difícil”, aseguró Nancy Kuhns. “Antes de la COVID-19, Brian era una persona bastante sana a quien le encantaban la música, los coches y hacer reír a la gente. Pero también pensaba que la COVID-19 era un engaño. Puedo asegurarles que las ideas de Brian han cambiado. La COVID-19 no es un engaño. Casi mató a mi marido”.

Complicaciones, y una cirugía que duró largas horas

Kuhns fue tratado en otro hospital antes de ser transferido al Northwestern Memorial, con el fin de evaluarlo para un trasplante doble de pulmón. Lo colocaron en una lista de espera, y 72 horas más tarde realizaron el trasplante, el 5 de julio. En general, un trasplante doble de pulmón dura unas seis a siete horas, pero esta cirugía duró cerca de 10 horas, comentaron sus médicos.

“Antes de la llegada de Brian al Northwestern Memorial, desarrolló una infección invasiva que requirió una cirugía de tórax mayor. Esto hizo que el trasplante doble de pulmón fuera sustancialmente más difícil”, comentó el Dr. Samuel Kim, un cirujano que asistió al Dr. Bharat durante el complejo procedimiento. “Cuando abrimos la cavidad torácica, había muchas evidencias de infección: todo lo que tocábamos o diseccionábamos sangraba”.

Tan solo un día tras la cirugía, Kuhns había salido del ventilador, y continúa recuperándose.

“Todo pasó tan rápido. Un momento estaba administrando mi empresa, y al siguiente me pasé 100 días en una máquina de soporte vital”, dijo Kuhns. “Si mi historia contiene alguna enseñanza, es que la COVID-19 no es una broma. Por favor, tómenselo en serio”.

Northwestern no es el único hospital de Estados Unidos que ha realizado un trasplante doble de pulmón. Los médicos del Hospital Shands de la Universidad de Florida, en Gainesville, realizaron el procedimiento, que salvó la vida de un hombre de Texas de 50 y algo de años que enfermó gravemente con la COVID-19 en marzo. Tras 33 días en el Shands y más de tres meses en OMEC, el paciente ya salió de la OMEC y se está recuperando de forma constante, dijeron sus médicos.

“Este tratamiento ofrece una esperanza muy necesaria de que otros pacientes selectos que se enfrentan al coronavirus o a sus secuelas pueden tener una segunda oportunidad”, comentó el Dr. Tiago Machuca, jefe de la división de cirugía torácica del Shands, y director quirúrgico del programa de trasplante de pulmón del hospital.

Aun así, “un trasplante de pulmón es una cirugía mayor compleja, y las secuelas requieren que el paciente haga cambios en el estilo de vida”, añadió Machuca en un comunicado de prensa del Shands. “Hay que garantizar que este tipo de procedimiento no solo sea la única opción del paciente, sino su mejor opción”.

La posición prona mejora la oxigención en pacientes no intubados

El posicionamiento prono se ha utilizado durante muchos años como una terapia complementaria para pacientes intubados con síndrome de dificultad respiratoria aguda grave. Al principio de la pandemia de COVID-19, los médicos comenzaron a utilizar el posicionamiento prono para pacientes que aún no estaban intubados, con la esperanza de evitar la ventilación mecánica invasiva. (NEJM JW Gen Med 1 de julio de 2020 y JAMA 2020; 323: 2336, 2338).

En esta serie de casos, los investigadores de la ciudad de Nueva York estudiaron a 29 pacientes con COVID-19 e insuficiencia respiratoria hipoxémica aguda (es decir, saturación de oxígeno, ≤93% y frecuencia respiratoria ≥30 respiraciones / minuto) con 15 L / minuto de oxígeno con mascarilla y 6 L / minuto de oxígeno por cánula nasal. Se pidió a los pacientes que se acostaran boca abajo durante las 24 horas del día como sea posible.

Todos los pacientes que pudieron tolerar la posición prona (25 de 29) tuvieron aumentos en la saturación de oxígeno (SpO2), aunque la magnitud de la mejora varió ampliamente (rango, 1% –34%).

Dos tercios de los pacientes tenían SpO2 ≥95% después de 1 hora de pronación. Estos pacientes fueron significativamente menos propensos a requerir intubación eventualmente que los pacientes cuya SpO2 permaneció por debajo del 95% después de 1 hora de pronación (37% vs. 83%).

Discusión

En este pequeño estudio de cohorte de un solo centro, encontramos que el uso de la posición prono para pacientes despiertos que respiran espontáneamente con insuficiencia respiratoria hipoxémica grave COVID-19 se asoció con una mejor oxigenación.

Además, los pacientes con un Spo2 del 95% o más después de 1 hora de la posición prono se asociaron con una tasa más baja de intubación.

Las limitaciones de nuestro estudio son la falta de grupo de control y un pequeño tamaño de muestra. Se necesitan ensayos clínicos aleatorizados para establecer si la oxigenación mejorada después del uso de la posición prona en pacientes despiertos no incubados mejora la supervivencia.

Comentario

Un número creciente de series de casos en pacientes no incubados demuestra una mejor oxigenación con posicionamiento propenso. Sin embargo, todos estos informes están limitados por un pequeño número y la falta de grupos de control.

Retrasar la intubación puede ser valioso cuando los ventiladores tienen un suministro limitado; sin embargo, la intubación después de una “pronación fallida” (es decir, cuando un paciente tiene hipoxemia refractaria) podría tener un mayor riesgo.

Dispositivos de luz ultravioleta y Ozono contra el covid. Sus riesgos

El Ministerio de Sanidad ha publicado una nota sobre el uso de productos que utilizan radiaciones ultravioleta-C para la desinfección del nuevo coronavirus en el aire o en superficies, en la que advierte de que pueden causar daños oculares, daños en la piel o irritación de las vías respiratorias.

Asimismo, el departamento que dirige Salvador Illa ha informado de que la evidencia científica disponible hasta la fecha sugiere que, aunque pueden reducir la población de virus en una superficie, se desconoce si esa reducción es suficiente para lograr una desinfección óptima.

“Implican riesgos para la salud”, avisa Sanidad, para recomendar utilizarlos de forma controlada y que siempre lleven a cabo esta tarea profesionales cualificados para la misma y equipados adecuadamente para minimizar el riesgo de exposición.

Según la Comisión Internacional de la Iluminación el uso de la radiación UV germicida es una intervención ambiental importante que puede reducir tanto la propagación por contacto como la transmisión de agentes infecciosos a través del aire. Sin embargo, una utilización inadecuada puede provocar problemas para la salud y la seguridad de las personas, así como una desinfección insuficiente de los agentes infecciosos.

Por ello, el Ministerio de Sanidad desaconseja utilizar estos productos en los hogares y nunca utilizarlos para desinfectarse la piel, “a menos que esté clínicamente justificado”. Asimismo, ha recordado que los equipos y productos que utilizan la radiación UV-C se comercializan desde hace cierto tiempo, pero hasta la presentación de esta pandemia “no se ha detectado una demanda para establecer un uso seguro y eficaz”.

Con el objetivo de establecer unos requisitos mínimos de seguridad aplicables a estos equipos y dispositivos, la Asociación Española de Normalización (UNE) junto con la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (ANFALUM) y la colaboración del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el Ministerio de Sanidad, han desarrollado la Especificación UNE 0068 (junio 2020) “Requisitos de seguridad para aparatos UV-C utilizados para la desinfección de aire de locales y superficies”.

“Dado que la radiación UV ha sido identificada como potencialmente cancerígena, deben adoptarse medidas de protección para reducir al mínimo ese riesgo. En el uso normal, las fuentes de rayos ultravioleta seguras que se fijan en conductos de recirculación de aire o las que se utilizan para la desinfección del agua no deben suponer un riesgo de exposición para las personas”, explica Sanidad.

Añade que cuando se trabaja en una zona de irradiación UV, los trabajadores deben llevar equipo de protección personal como ropa industrial (por ejemplo, telas pesadas) y una pantalla facial industrial. Los respiradores de cara completa y la protección de las manos con guantes desechables también proporcionan protección contra la radiación UV.

Finalmente, el ministerio ha avisado de que las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de las personas, ni en los hogares, y recuerda que la medida más eficaz para prevenir infecciones son el lavado de manos, las mascarillas, la distancia social, la limpieza con detergentes y desinfectantes, y la aplicación de biocidas autorizados por Sanidad.

Descubren cómo los ácaros del polvo provocan alergia

Investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) han identificado la secuencia de eventos moleculares mediante la cual los ácaros del polvo doméstico provocan asma y rinitis alérgica.

Los investigadores, cuyo estudio se publica en Nature Immunology, encontraron que las moléculas desencadenantes de alergias de los ácaros del polvo pueden interactuar con una proteína inmune llamada SAA1, que es mejor conocida como un centinela contra las bacterias y otros agentes infecciosos. Han comprobado paso a paso cómo esta interacción entre las moléculas de los ácaros y SAA1 desencadena una respuesta inmunitaria de tipo alérgico en ratones.

Los hallazgos revelan lo que puede ser una nueva vía significativa por la cual surgen trastornos alérgicos e inflamatorios. También sugieren que bloquear la vía podría funcionar como una estrategia preventiva o de tratamiento contra el asma y otras reacciones alérgicas.

“Creemos que las interacciones de señalización que ocurren inmediatamente después de la activación de SAA1 por las proteínas de los ácaros pueden ser buenos objetivos para futuros medicamentos”, explica la autora principal del estudio, Marsha Wills-Karp.

El estudio se centró en SAA1, proteína que se encuentra, entre otros lugares, en el líquido que recubre las vías respiratorias y otras superficies mucosas. Miembro del “sistema inmune innato” evolutivamente antiguo de los mamíferos, se cree que SAA1 evolucionó como una molécula centinela o de respuesta temprana que, por ejemplo, reconoce y ayuda a eliminar ciertos tipos de bacterias y otros agentes infecciosos.

Los investigadores encontraron que la exposición a las proteínas de los ácaros del polvo causa una sensibilización similar al asma de las vías respiratorias de los ratones del grupo de control. Por el contrario, la exposición a las proteínas de los ácaros del polvo apenas tuvo efecto en ratones en los que SAA1 fue neutralizado por anticuerpos, o en ratones cuyos genes para SAA1 fueron eliminados.

Otros experimentos confirmaron que SAA1, cuando está presente, se une directamente a ciertos alérgenos de los ácaros del polvo llamados proteínas de unión a ácidos grasos, que tienen similitudes estructurales con las proteínas que se encuentran en algunas bacterias y parásitos.

Esta interacción alergeno-SAA1 libera SAA1 en su forma activa, en la que activa un receptor llamado FPR2 en las células que recubren las vías respiratorias. Las células de las vías respiratorias producen y secretan grandes cantidades de interleucina-33, una proteína conocida por su capacidad para estimular respuestas inmunes de tipo alérgico.

Confirmando la probable relevancia para los humanos, los investigadores encontraron evidencia de una mayor producción de SAA1 y FPR2 en células que recubren las vías respiratorias nasales de pacientes con sinusitis crónica, que a menudo está relacionada con alérgenos de ácaros del polvo, en comparación con los controles sanos.

“Creemos que diferentes alérgenos toman diferentes rutas para la activación de la interleucina-33 y las respuestas alérgicas relacionadas, y esta ruta SAA1-FPR2 parece ser la que toman algunos alérgenos de los ácaros del polvo”, señala Wills-Karp.

El equipo ahora planea investigar por qué algunas personas desarrollan trastornos alérgicos en los que esta vía es hiperactiva, mientras que la mayoría no. También pretenden explorar la posibilidad de bloquear esta vía, tal vez en la interacción SAA1-FPR2, como una forma de tratar el asma y otros trastornos alérgicos.

Los investigadores sospechan que la vía alérgica SAA1-FPR2 recientemente descrita puede ser relevante no solo en los trastornos de tipo asma y fiebre del heno, sino también en la dermatitis atópica (eccema) y las alergias alimentarias, posiblemente incluso en trastornos inflamatorios crónicos como la artritis reumatoide y la aterosclerosis.