Más de 1.500 personas en España fallecieron de forma prematura entre 2015 y 2016 por las emisiones del carbón

Las emisiones de las centrales térmicas del carbón en España se relacionaron con 1.529 muertes prematuras y 914 hospitalizaciones por enfermedades cardiovasculares y respiratorias entre los años de 2015 y 2016, según los resultados del informe “Un oscuro panorama: las secuelas del carbón”, presentado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA).

Además, el estudio señala la estrecha relación entre las emisiones de carbón y sus impactos mediante el análisis comparativo: entre 2015 y 2016 se redujo en un 30% la producción de energía del carbón, una reducción que se asoció a una disminución del 40,5% en los impactos asociados y con un ahorro de entre 499 y 952 millones de euros.

polucionAl mismo tiempo, el trabajo ha desvelado las pérdidas económicas asociadas a los impactos sobre la salud de la quema del carbón, que entre 2015 y 2016 alcanzaron un total de entre 1.871 y 3.568 millones de euros. Estos costes se pueden asociar a gastos sanitarios y a la reducción de productividad derivada del absentismo laboral: 371.552 días de trabajo perdido y 1.350.401 días de actividad restringida (cuando una persona no puede desarrollar su actividad habitual por problemas de salud).

Asimismo, el estudio ha recogido los graves efectos en la salud de los niños asociados a las emisiones del carbón durante 2015 y 2016, contabilizando 20.112 episodios de asma en niños y 2.066 casos de bronquitis.

“Es importante destacar que los impactos en la salud no se producen solo en las zonas donde hay centrales de carbón, sino que afectan a toda España. No obstante, los impactos más graves se aprecian en las Comunidades Autónomas donde se sitúan centrales o en las regiones limítrofes. Por ello, para garantizar el derecho a la salud de toda la población española es necesario que todas las centrales de carbón en España cierren en 2025, a más tardar”, declaró el ingeniero ambiental del IIDMA y uno de los autores de este informe, Massimiliano Patierno.

La presentación del informe estuvo respaldada por la participación de la ex alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y presidenta de la Mary Robinson Foundation-Climate Justice, Mary Robinson, quien comentó cómo el cambio climático y la contaminación atmosférica impactan sobre el derecho a la vida, a la salud y a un medio ambiente sano.

“Su salvaguarda debe ser una prioridad para todos los gobiernos. De acuerdo con diferentes informes de expertos independientes de Naciones Unidas, los estados están obligados a proteger el disfrute de los derechos humanos frente a los daños ambientales. Además, las empresas también están obligadas a respetar los derechos humanos en todos los aspectos de sus operaciones. Las fuentes de contaminación atmosférica varían entre los Estados y dentro de ellos”, explicó.

En el caso de España, la principal fuente de contaminación atmosférica se encuentra en la quema de combustibles fósiles por los sectores energético, del transporte y de la industria, que emiten contaminantes como: óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre, o las partículas, que tienen efectos muy perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

El Panel Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático (IPCC), en su último informe, ha alertado de que es imperativo reducir la generación eléctrica con carbón. Además, y según un informe de Climate Analytics, todos los países de la UE deberían cerrar sus centrales de carbón en 2030, a más tardar, para cumplir con el Acuerdo de París.

En este sentido, en España, el IIDMA considera que debe recogerse la fecha de 2025, como muy tarde, en un instrumento jurídicamente vinculante, como la Ley de Cambio Climático y Transición Energética o el Plan Nacional de Energía y Clima.

Actualmente, los borradores de estos documentos no incluyen fecha concreta de cierre, una medida que se debería adoptar para la protección de los derechos humanos. Además de ello, el informe insta a los responsables políticos a acelerar y autorizar los procesos de cierre de centrales previstos para antes de junio de 2020.

“El respeto de los derechos humanos, como es el derecho a la salud o a un medio ambiente sano, y la lucha contra la contaminación atmosférica y el cambio climático son fundamentales para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La Administración General del Estado y las entidades locales deben tomar medidas urgentes para cumplir con las obligaciones que el Relator Especial de Derechos Humanos y Medio Ambiente de las Naciones Unidas ha señalado para hacer efectivo el derecho a respirar un aire puro. Es fundamental intensificar la lucha contra el cambio climático, a cuyos efectos España es especialmente vulnerable para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, lo que pasa por el cierre de las centrales en 2025 a más tardar”, dijo la directora de IIDMA, Ana Barreira.

Finalmente, el estudio ha destacado diferentes recomendaciones y medidas: la necesidad de tomar como pauta los valores guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la calidad del aire, más estrictos que los de la Unión Europea, la urgencia de facilitar información en tiempo real de las emisiones del carbón, y la necesidad de que las empresas propietarias de las centrales ofrezcan suficientes garantías sobre sus proveedores de carbón importado, cuyas prácticas deben respetar los derechos humanos en las zonas de extracción.

Anuncios

La apnea del sueño se relaciona con un mayor riesgo cardiovascular

La apnea del sueño se asocia a hipertensión arterial durante la noche y a un aumento del riesgo cardiovascular asociado a esta en el futuro, según explica Olga Mediano, miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), con motivo del Día Mundial del Sueño, que se celebra este viernes 15 de marzo.

De hecho, que muchas personas que pueden parecer normotensas durante el día sufren una elevación de la presión arterial durante la noche y este hallazgo implica que en los pacientes con apnea del sueño ya no es suficiente medir la presión arterial durante el día, como se ha hecho hasta ahora, sino que también habrá que monitorizarla durante la noche.

La especialista, que es coordinadora del Área de Trastornos del Sueño-Ventilación Mecánica-Cuidados Respiratorios Críticos de SEPAR, señala que “un mensaje que se debe dar con motivo de este día es que si un paciente ronca, hace pausas respiratorias y tiene un cansancio diurno excesivo, si reúne dos de estos factores, debe acudir a su médico de cabecera y, aún más, si es hipertenso”.

“No todo roncador padece apnea del sueño. El 40% de la población ronca, todos podemos estar cansados por alguna razón, pero eso no significa que tengamos apnea del sueño. Por eso, se deben reunir al menos dos de los tres factores mencionados para plantear esta consulta al médico”, precisa.

El motivo por el que las personas con apnea del sueño sufren una elevación de la presión arterial durante la noche, es que cuando respiran con normalidad mientras duermen, el sistema nervioso simpático se relaja y la PA desciende durante la noche. En cambio, en los pacientes con apnea, el sistema nervioso simpático permanece activo durante la noche, este no se relaja y la PA no desciende o incluso sube.

En función del patrón que tenga la presión arterial nocturna, los pacientes se clasifican como dipper o reductor, cuando la presión arterial baja durante la noche y non dipper (no reductor) o riser, cuando no hay una caída de la presión arterial nocturna o esta es más elevada que durante el día.

En relación a esta cuestión, el Spanish Sleep Network (SSN) ha aportado resultados muy relevantes en este cambio: en primer lugar, que los pacientes con apnea del sueño tienen la presión arterial más elevada que la población general; en segundo, que la presión arterial elevada desciende cuando se trata con CPAP (un dispositivo con el que se trata la apnea del sueño) y que así se consigue que estas cifras de presión arterial tengan un impacto en el pronóstico de estos pacientes a largo plazo; y, en tercero, que en pacientes con una PA resistente (que no responde a tres o cuatro fármacos), la CPAP, consigue disminuir de forma muy importante la presión arterial.

La respuesta a la CPAP de la presión arterial, sin embargo, no es igual en todos los pacientes con apnea del sueño. En este sentido, el SSN ha aplicado las nuevas tecnologías para identificar un marcador, el Hiparco-score, un microRNA que ha conseguido identificar a los pacientes con apnea del sueño e hipertensión que van a tener una buena respuesta al tratamiento con CPAP y que, gracias a ello, van a poder controlar las cifras de presión arterial. Encontrar este microRNA permite, por lo tanto, personalizar el tratamiento en los pacientes con apnea del sueño.

En la Consulta del Dr. Dámaso Escribano se atienden pacientes con SAHOS a tratamiento con CPAP, Hipertensos en seguimiento y control.

Solicite consulta llamando al 985130506 o 610996887

La somnolencia diurna excesiva comporta un mayor riesgo cardiovascular en pacientes con apnea del sueño

Las personas con apnea obstructiva del sueño que tienen una somnolencia diurna excesiva tienen un riesgo mayor de desarrollar una enfermedad cardiovascular que aquellas que no experimentan tal somnolencia, según un estudio publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Estudios previos ya habían relacionado la apnea obstructiva del sueño con las enfermedades cardiovasculares. Para entender esta asociación mejor, los investigadores comenzaron a clasificar a los pacientes según sus síntomas.

“Muchos estudios han demostrado que los pacientes con apnea obstructiva del sueño de moderada a severa en todo el mundo pueden ser categorizados en subtipos específicos según sus síntomas. Sin embargo, hasta ahora, no estaba claro si estos subtipos tenían diferentes consecuencias clínicas, especialmente con respecto al riesgo cardiovascular futuro”, ha indicado el líder del estudio, Diego R. Mazzotti.

Este investigador y su equipo clasificaron a los pacientes de apnea obstructiva del sueño de moderados a graves participantes en el estudio, un total de 1.207, en cuatro subtipos a partir de los síntomas que describieron: sueño interrumpido, mínimamente sintomático, moderadamente somnoliento y excesivamente somnoliento.

Los síntomas descritos fueron dificultad para quedarse dormido, los ronquidos, la fatiga, la conducción con somnolencia o la somnolencia diurna. El subtipo se determinó mediante la Escala de Somnolencia de Epworth.

En concreto, el estudio ha hallado que los pacientes englobados en el subtipo de somnolencia diurna excesiva tenían tres veces más de probabilidades de haber sido diagnosticados con insuficiencia cardíaca que los otros tres subtipos.

Además, durante el período de seguimiento del estudio, los de este subtipo tenían aproximadamente el doble de probabilidades de experimentar un evento cardiovascular, como un infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca o ictus que los otros tres.

Por otra parte, los investigadores también encontraron que era más probable que estos pacientes experimentaran un evento cardiovascular nuevo o recurrente durante el período de seguimiento que el resto de participantes.

De forma adicional, los científicos también demostraron que la asociación de la apnea obstructiva del sueño y las enfermedades cardiovasculares era independiente de factores de salud o demográficos que podrían arrojar resultados sesgados, como la edad, el índice de masa corporal, el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión, el colesterol y si se toma medicación.

Los investigadores han recomendado a los profesionales sanitarios reconocer que los pacientes con excesiva somnolencia tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

“Incluso sin más investigación, los médicos deben reconocer que los pacientes con apnea obstructiva del sueño que se quejan de sentirse cansados cuando se despiertan y tienen sueño durante el día, además de una puntuación alta en la Escala de Somnolencia de Epworth, tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular”, indica Mazzotti.

El científico ha indicado que él y su equipo desarrollan actualmente una herramienta simple para facilitar la clasificación precisa de los pacientes en subtipos de síntomas, lo que debería mejorar la utilidad clínica de sus hallazgos.

En la consulta de Neumología del Dr. Dámaso Escribano, se atienden casos de SAOS , pacientes con somnolencia y apneas. Solicite consulta en el 985130506 o 610996887

La EPOC y la insuficiencia cardiaca coexisten en uno de cada cuatro pacientes

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la insuficiencia cardiaca suelen aparecer de forma conjunta, ya que tienen mecanismos comunes, y coexisten en uno de cada cuatro pacientes, según los expertos.

Con el objetivo de analizar las particularidades de la comorbilidad entre la EPOC y la insuficiencia cardiaca se ha celebrado la I Jornada de Actualización en EPOC e Insuficiencia Cardiaca, organizada por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), el Grupo de Insuficiencia Cardiaca y Fibrilación Auricular, el Grupo de EPOC de la SEMI y la Fundación Española de Medicina Interna (FEMI), con la colaboración de Novartis.

Francisco López García, coordinador del grupo de trabajo de EPOC de la SEMI, indicó que puede existir una prevalencia de insuficiencia cardiaca en pacientes con EPOC que oscila entre el 27 y el 32%, mientras que en los casos contrarios, donde prevalece el EPOC en pacientes con insuficiencia cardiaca, varía entre el 20 y el 37%.

Solamente en España, la EPOC afecta a 2,7 millones de personas y causa 15.000 muertes al año. Además, según los expertos, una de cada cinco personas desarrollará insuficiencia cardiaca, siendo el mayor motivo de ingreso de personas mayores de 65 años.

López García aseguró que existe una EPOC no diagnosticada “en al menos un 20% de los pacientes con IC insuficiencia cardiaca Además, ha señalado que la presencia de la enfermedad pulmonar puede representar un retraso en el diagnóstico de insuficiencia cardiaca y en el inicio de su tratamiento”.

La dificultad a la hora de diagnosticar viene dada por la presencia de síntomas comunes entre ambas enfermedades. “Para diagnosticar la insuficiencia cardiaca es necesaria una ecografía confirmatoria y para diagnosticar EPOC, una espirometría. Por un lado, la ecografía en los pacientes con EPOC a veces resulta ineficaz porque el pulmón interfiere y la calidad de la imagen no es buena, mientras que la espirometría, cuando el paciente está descompensado y congestionado, tampoco es fiable”, destacó José María Cepeda Rodrigo, coordinador del grupo de trabajo de insuficiencia cardíaca y fibrilación auricular de la SEMI.

A pesar de ello, Cepeda Rodrigo recordó que “contamos con una prueba muy sencilla, la ecografía pulmonar, que nos está ayudando mucho a definir si estamos ante un caso de insuficiencia cardiaca, de EPOC o de ambas”.

El tratamiento de estas dos patologías cuando existe cormobilidad implica también desafíos. El mayo reto consiste en la disminución de la morbimortalidad del paciente. Un estudio, ha demostrado que la combinación de dos broncodilatadores (indacaterol y glicopirronio) podría mejorar la comorbilidad cardiovascular del paciente con EPOC.

En la Consulta del Dr. Dámso Escribano. Se atienden pacientes con EPOC, se realizan seguimientos y controles. Solocite consulta llamando al tfo. 985130506 o 610996887

La educación sobre asma en la escuela reduce el número de ataques y hospitalizaciones

Los niños con asma en edad escolar que reciben educación sobre cómo controlar la enfermedad tienen menos ataques, visitas a urgencias y hospitalizaciones que aquellos que no reciben esta formación, según ha demostrado una investigación de la University College London (Reino Unido).

En su estudio, publicado en Thorax, los investigadores revisaron datos de 33 estudios que evaluaron la eficacia de los programas de manejo del asma en la escuela, que ayudan a los niños a evitar los síntomas graves que pueden afectar la salud y el rendimiento escolar. Todos estos estudios incluyeron niños con asma de 5 a 18 años de edad y asignaron al azar a algunos niños para que recibieran educación sobre el asma, mientras que otros no la recibieron.

Con estos programas escolares los estudiantes tuvieron 30% menos probabilidades de tener que acudir a Urgencias, lo que sugiere que tuvieron menos ataques de asma graves. “Para los niños que no pueden acceder fácilmente a un médico, las escuelas pueden ser un medio particularmente efectivo para impartir educación en autogestionar la enfermedad”, asegura el autor principal del estudio, Dylan Kneale.

En comparación con los niños que no recibieron instrucción para el manejo del asma en la escuela, los que sí lo hicieron parecían tener menos hospitalizaciones y menos días en que sus síntomas eran tan graves que tuvieron que faltar a sus clases. Sin embargo, el estudio no encontró una conexión entre los programas de asma en la escuela y el absentismo escolar.

En nuestra consulta atendemos pacientes asmáticos, en control y seguimiento

Solicite Consulta en el 985130506 o en el 610996887. Dr. Dámaso Escribano

Qué pacientes con asma responden a corticosteroides sistémicos

Los médicos podrán predecir cuál de sus pacientes con asma grave probablemente se beneficiarán del tratamiento con corticosteroides sistémicos, y los que podrían sufrir sus efectos secundarios, con la ayuda de una docena de variables clínicas que los investigadores han identificado utilizando el aprendizaje automático tecnicas

Los médicos ya tienen algunas pistas sobre a qué pacientes les ayudan más las inyecciones o pastillas de corticosteroides. Pero el nuevo conjunto de variables identificadas, cuando se procesa con un software de computadora, dará predicciones más precisas de la respuesta de un paciente, dijo Wei Wu, miembro de la facultad del Departamento de Biología Computacional de la Universidad Carnegie Mellon.

“Los corticosteroides sistémicos son la terapia más efectiva que tenemos para el asma, pero no todos los pacientes responden de la misma manera”, dijo Wu. “Desafortunadamente, cuando los médicos no ven una gran mejoría después del tratamiento inicial, pueden darles a los pacientes dosis aún más altas. Si un paciente es uno de los que no pueden recibir ayuda con los corticosteroides, la dosis más alta solo significa peores efectos secundarios“.

El estudio, dirigido por Wu y el Dr. Sally E. Wenzel, director del Instituto de Asma de la Universidad de Pittsburgh en UPMC, fue publicado recientemente en línea por el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

El asma afecta a aproximadamente uno de cada 12 estadounidenses y la tasa sigue aumentando. La enfermedad de por vida causa sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos. Predecir cómo responderá la gente a la terapia con corticosteroides podría reducir significativamente el sufrimiento de muchos pacientes, dijo Wenzel.

“Veo a tantos pacientes en mi clínica que han sido devastados por los efectos secundarios de los corticosteroides”, dijo Wenzel, también presidente del Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Escuela de Graduados de Salud Pública de Pitt. Añadió que el aumento de peso, las emociones extremas, la incapacidad para dormir, el glaucoma y el adelgazamiento de la piel se encuentran entre los posibles efectos secundarios de las píldoras e inyecciones de corticosteroides, por lo que los médicos desean recetarlos solo a los pacientes que saben que se beneficiarán de ellos.

Hizo hincapié en que el estudio aborda las píldoras e inyecciones de corticosteroides, no los inhaladores de corticosteroides ampliamente utilizados, aunque es probable que haya cierta superposición en la respuesta del paciente a los medicamentos en cualquiera de sus formas.

Para comprender mejor cómo responden los diferentes subgrupos de pacientes a la terapia sistémica con corticosteroides, los investigadores utilizaron un algoritmo de aprendizaje automático para analizar 100 variables para cada uno de los 346 pacientes adultos en el Programa de Investigación del Asma Severo (SARP) financiado con fondos federales.

El algoritmo, desarrollado por Wu y Seojin Bang, un Ph.D. estudiante en el Departamento de Biología Computacional de CMU, reconoce patrones en volúmenes masivos de datos clínicos complejos. Agrupó a los pacientes en cuatro subgrupos, incluidos dos para asmáticos graves, uno que respondió a los corticosteroides sistémicos y otro que no.

De las 100 variables originales, identificaron 12 (incluida la edad de inicio, el peso, la raza y las puntuaciones en un cuestionario de calidad de vida) que podrían clasificar correctamente a los pacientes con alta confianza si los procesa una aplicación informática.

Para probar este proceso, utilizaron las 12 variables (o sus equivalentes) para clasificar a un grupo de 182 participantes de SARP no incluidos en el análisis original. Las variables demostraron ser efectivas en la categorización exitosa de estos pacientes adicionales.

Los beneficios de los corticosteroides sistémicos pueden ser sustanciales, por lo que es probable que los médicos continúen probándolos inicialmente para el tratamiento del asma grave, dijo Wenzel. Pero una vez que el software esté disponible para que los profesionales predigan la respuesta del paciente, dijo que probablemente cambiarán a terapias alternativas, en lugar de aumentar las dosis de corticosteroides, si los pacientes no han respondido y se ubican en el subgrupo de pacientes que generalmente no se benefician con los medicamentos. .

“Creemos que hemos progresado para hacer realidad la medicina de precisión“, dijo Wei. “Hace cinco años, solo podíamos clasificar a los pacientes clínicamente. Ahora, con datos increíblemente complejos, podemos predecir cómo responderán estos subgrupos a un tratamiento farmacológico crítico”.

La biopsia líquida ayuda a conocer la respuesta al tratamiento del cáncer de pulmón

Los resultados de dos ensayos clínicos se han sumado a la evidencia de que la biopsia líquida pueden rastrear con precisión las respuestas del tratamiento del cáncer de pulmón, a través de la medición del ADN del tumor circulante (ctDNA) durante la inmunoterapia y los tratamientos relacionados.

“Nuestros estudios sugieren que las pruebas con muestras de sangre cambiarán la forma en la que se tratarán a los pacientes con cáncer al ayudar a evaluar las respuestas terapéuticas de manera más rápida y precisa, y evitar la toxicidad innecesaria o los tratamientos ineficaces”, han dicho los investigadores estadounidenses, cuyos trabajos han sido publicados en Cancer Research.

Concretamente, en un estudio con 28 pacientes adultos con cáncer de pulmón no microcítico avanzado (NSCLC), se tomaron muestras de sangre antes de los tratamientos anti-EGFR o anti-HER2, que apuntan al crecimiento del cáncer.

Todos los pacientes fueron atendidos en hospitales afiliados a la Universidad Johns Hopkins o la Universidad de California en San Diego, y fueron tratados con osimertinib, mavelertinib, afatinib o erlotinib. Las muestras de sangre se analizaron para detectar el ADNct desprendido por los tumores en la sangre circulante y para rastrear la carga tumoral durante la terapia, a través de la detección de mutaciones genéticas, así como los cambios cromosómicos en las células tumorales.

Una semana después de recibir el tratamiento, 16 pacientes con respuesta molecular al tratamiento tuvieron una eliminación casi completa del ctDNA, la cual se pudo detectar en sus muestras de sangre. Además, 8 pacientes que no respondieron a la terapia tuvieron cambios limitados en los niveles de ctDNA y una supervivencia libre de progresión significativamente más corta. En general, la respuesta del paciente al tratamiento se pudo detectar cuatro semanas antes y fue más precisa que la tomografía computarizada.

La detección temprana de cambios mediante el uso de ctDNA precedió las respuestas observadas en exploraciones posteriores y permitió el seguimiento de los cambios de mutación en los tumores. “Las biopsias líquidas no invasivas que identifican cambios específicos de tumores brindan una oportunidad para la implementación generalizada de enfoques de monitoreo para diferentes tipos de cáncer en una variedad de entornos clínicos”, concluyen los autores.

El número de tumores asociados al tabaco

Se duplica en casi 20 años. Un nuevo estudio realizado en León, pero representativo de toda España, revela cómo el número de tumores asociados al tabaco se ha incrementado notablemente en las últimas décadas

Al analizar los datos disponibles entre 1997 a 2014, los investigadores han comprobado que el aumento de las cifras del cáncer relacionado con el hábito de fumar es más pronunciado entre las mujeres.

Los tumores asociados al consumo de tabaco se han incrementado notablemente en las últimas décadas. Un estudio que abarca desde 1997 a 2014 e incluye 7.103 casos en León revela que este aumento es especialmente marcado entre las mujeres. Las cifras son similares a las del resto de la población española y denotan la importancia de este factor de riesgo evitable.

En el primer trienio estudiado, de 1997 a 1999, la tasa de incidencia por cada 100.000 hombres era de 116,4 casos. En el último decenio que incluye este trabajo, de 2012 a 2014, llegó a 228. Las cifras entre la población femenina son más bajas, pero el incremento es más pronunciado. A finales de los años 90 se registraban 19,8 casos por cada 100.000 mujeres, mientras que en el último trienio analizado se llegó a 44,5, bastante más del doble.

Los investigadores estiman que un 59% de los casos de cáncer analizados podrían ser atribuidos directamente al tabaco

“El 75% de los tumores analizados corresponden al cáncer de pulmón y vejiga, pero hay muchos más, como el de labio, lengua, encía, boca, orofaringe, nasofaringe, hipofaringe, fosas nasales y laringe, entre otros”, explica Lidia García Martínez, del Instituto de Biomedicina (IBIOMED) de la Universidad de León.

El incremento en el número total de casos cada año es muy marcado, de poco más de 300 en 1997 a cerca de 500 en 2014, según los datos publicados en la revista Medicina de Familia de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). “Estimamos que un 59% podían ser atribuidos directamente al tabaco, con unas 170 muertes cada año en el área de salud de León”, destaca la experta.

Entre los datos más llamativos del estudio también está el gran aumento registrado entre las mujeres, de unos 30 casos en 1997 a cerca de 80 en 2014. “Principalmente, se debe al aumento en la prevalencia de mujeres fumadoras iniciado en décadas anteriores y mantenido en la actualidad”, advierte Lidia García.

Mayor probabilidad en algunos municipios

Dentro de la provincia se aprecian algunas diferencias geográficas que vienen determinadas por el hábito tabáquico. Por eso el análisis incorpora el concepto de riesgos relativos, es decir, cuánto más probable es que una persona sufra cáncer (en este caso, asociado al tabaco) en un determinado municipio. El estudio indica que en Villadangos del Páramo y en Valencia de Don Juan la probabilidad de sufrir los tumores analizados es de tres y cuatro veces mayor, respectivamente, con respecto al promedio del área estudiada.

“Las diferencias geográficas encontradas manifiestan la necesidad de aplicar estrategias preventivas adaptadas a las situaciones locales, que permitan reducir las prevalencia de los fumadores y evitar la incorporación de los jóvenes”, comenta.

Los datos de esta investigación pueden ser útiles de cara a la prevención. En general, “el mensaje que queremos lanzar es muy claro, cada año el tabaco mata a más de siete millones de personas en el mundo, muertes que se podrían evitar dejando de consumirlo”, señala la investigadora del IBIOMED.

Para ello, “lo primero es saber que estamos ante un problema de salud pública totalmente evitable, reducir el número de nuevos fumadores al incrementar el precio del tabaco y dificultar su accesibilidad, y ayudando a los fumadores a dejarlo”.

El 75% de los tumores analizados corresponden al cáncer de pulmón y vejiga

Cáncer de laringe

Las cifras registradas en León están en consonancia con las del conjunto de España aportadas por otros autores, especialmente en cuanto a la incidencia de cáncer de pulmón y vejiga, que aumentan claramente en ambos sexos en años recientes.

No obstante, en esta área de salud también hay algunas particularidades. Por ejemplo, las tasas del cáncer de laringe en las mujeres son de las más altas de España, alrededor de un caso por 100.000 habitantes. En el caso de los hombres, presentan unas tasas de 14,6 por 100.000, valor similar al resto de comunidades.

“Esta distribución heterogénea de los tumores no se había observado en nuestra área, puesto que estudios previos del cáncer de pulmón y vejiga no obtienen la marcada diferencia geográfica que aparece al incluir todos los tumores relacionados con el tabaco”, apunta la experta.

Este mismo equipo ya ha estudiado con anterioridad los principales tumores que se registran en León: cánceres de colon, gástrico, mama, próstata y vejiga. A partir de ahora, en los próximos trabajos de investigación podrían ampliar el periodo de estudio de muchos de ellos o de seguir estudiando otros tumores relevantes.

La respiración consciente reduce la disnea en el cáncer de pulmón, la EPOC y el asma

  • Una única sesión de ejercicios de respiración consciente durante 20 minutos redujo de modo significativo la disnea en los pacientes con cáncer de pulmón, EPOC y asma cuando se combinó con la atención habitual, en comparación con esta por sí sola.

Por qué es importante

  • En la mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón, EPOC y asma agudo se ha notificado disnea. Puede provocar estancias prolongadas en el hospital y reducción de la CdV.

Diseño del estudio

  • Se trata de un ensayo controlado aleatorizado, de grupos paralelos y sin enmascaramiento.
  • Un total de 64 pacientes con cáncer de pulmón (50,8 %), EPOC (25,4 %) o asma (23,8 %) recibieron bien la atención habitual más una lección de respiración consciente de 20 minutos (n = 32) o la atención habitual por sí sola (n = 31).
  • Financiación: Ministerio de Educación de Malasia.

Resultados clave

  • La adición de la respiración consciente a la atención habitual mejoró de modo significativo la disnea a los 5 minutos (65,6 % frente al 12,9 %; OR: 12,9; p < 0,001) y 20 minutos (68,8 % frente al 29,0 %; OR: 5,4; p = 0,002).
  • A los 20 minutos, el grupo de respiración consciente experimentó una frecuencia respiratoria significativamente mejor (59,4 % frente al 32,4 %; OR: 3,1; p = 0,031), pero las mejoras en la saturación de oxígeno no lograron alcanzar la significación estadística (37,5 % frente al 16,1 %; OR: 3,1; p = 0,056).
  • Los pacientes con asma demostraron la máxima mejora en la disnea con respiración consciente, seguidos de los que presentaban cáncer de pulmón y EPOC.

Limitaciones

  • Estudio en un único centro.

Las bacterias pueden promover el desarrollo de cáncer pulmonar

Biólogos del cáncer del Instituto Tecnológico de Massachusetts (Estados Unidos) han descubierto un nuevo mecanismo que los tumores pulmonares aprovechan para promover su propia supervivencia. Estos tumores alteran las poblaciones bacterianas dentro del pulmón, provocando que el sistema inmunitario cree un entorno inflamatorio que a su vez ayuda a las células tumorales a prosperar.

Los investigadores encontraron que en ratones que estaban programados genéticamente para desarrollar cáncer de pulmón, los que se criaron en un ambiente libre de bacterias desarrollaron tumores mucho más pequeños que los ratones criados en condiciones normales. Además, los autores del trabajo pudieron reducir en gran medida la cantidad y el tamaño de los tumores de pulmón al tratar a los ratones con antibióticos o al bloquear las células inmunitarias estimuladas por las bacterias.

Los hallazgos sugieren varias estrategias posibles para desarrollar nuevos tratamientos para el cáncer de pulmón, según los investigadores. “Esta investigación vincula directamente la carga bacteriana en el pulmón con el desarrollo del cáncer de pulmón y abre múltiples vías potenciales hacia la intercepción y el tratamiento del cáncer de pulmón”, dice el autor principal del artículo, Tyler Jacks.

Chengcheng Jin, posdoctorado del Instituto Koch, es el autor principal del estudio, que se publica en Cell.

El cáncer de pulmón, la principal causa de muertes relacionadas con el cáncer, mató a más de 1 millón de personas en todo el mundo por año. Hasta el 70% de los pacientes con cáncer de pulmón también sufren complicaciones por infecciones bacterianas del pulmón. En este estudio, el equipo del MIT quería ver si había algún vínculo entre las poblaciones bacterianas encontradas en los pulmones y el desarrollo de tumores pulmonares.

Para explorar este potencial vínculo, los investigadores estudiaron ratones diseñados genéticamente que expresan el oncogén Kras y carecen del gen supresor de tumores p53. Estos roedores generalmente desarrollan un tipo de cáncer de pulmón llamado adenocarcinoma dentro de varias semanas.

Los ratones (y los humanos) normalmente tienen muchas bacterias inofensivas que crecen en sus pulmones. Sin embargo, el equipo del MIT encontró que, en los ratones diseñados para desarrollar tumores pulmonares, las poblaciones de bacterias en sus pulmones cambiaron dramáticamente. La población general creció significativamente, pero el número de diferentes especies bacterianas disminuyó.

Los científicos no están seguros de cómo los cánceres de pulmón provocan estos cambios, pero sospechan que una posibilidad es que los tumores puedan obstruir la vía aérea y evitar que las bacterias se eliminen de los pulmones. Esta expansión de la población bacteriana indujo a las células inmunitarias llamadas células gamma delta T a proliferar y comenzar a secretar citocinas.

Estas moléculas, especialmente IL-17 y la IL-22, crean un ambiente de crecimiento y prosupervivencia para las células tumorales. También estimulan la activación de los neutrófilos, otro tipo de célula inmune que libera químicos proinflamatorios, mejorando aún más el ambiente favorable para los tumores.

“Se puede pensar que es un ciclo de alimentación hacia adelante que forma un círculo vicioso para promover aún más el crecimiento del tumor -explica Jin-. Los tumores en desarrollo secuestran células inmunitarias existentes en los pulmones, usándolos en su propio beneficio a través de un mecanismo que depende de las bacterias locales”. Sin embargo, en ratones que nacieron y se criaron en un ambiente libre de gérmenes, no se produjo esta reacción inmune y los tumores que desarrollaron los ratones fueron mucho más pequeños.

Los investigadores descubrieron que cuando trataban a los roedores con antibióticos dos o siete semanas después de que los tumores comenzaban a crecer, los tumores se reducían en aproximadamente un 50%. Los tumores también se encogieron si los científicos les daban a los ratones medicamentos que bloquean las células T gamma delta o que bloquean la IL-17.

Creen que vale la pena probar estos medicamentos en humanos, porque cuando analizaron los tumores pulmonares humanos, hallaron señales bacterianas alteradas similares a las observadas en los ratones que desarrollaron cáncer. Las muestras de tumores pulmonares humanos también tenían un número inusualmente alto de células T gamma delta.

“Si podemos encontrar formas de bloquear selectivamente las bacterias que están causando todos estos efectos, o si podemos bloquear las citoquinas que activan las células T delta gamma o neutralizar sus factores patógenos en sentido descendente, podrían ser nuevas formas potenciales de tratar el cáncer de pulmón”, subraya Jin.

Muchos de estos medicamentos ya existen, y los científicos están probando algunos de ellos en su modelo de ratón con la esperanza de probarlos en humanos. Los investigadores también están trabajando para determinar qué cepas de bacterias están elevadas en los tumores de pulmón, por lo que pueden tratar de encontrar antibióticos que maten selectivamente a esas bacterias.