Los niños asmáticos tienen cuatro veces más riesgo de ser hospitalizados por gripe

Los niños asmáticos tienen cuatro veces más riesgo de ser hospitalizados por gripe, que aquellos que no padecen asma, según ha avisado la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP).

Precisamente por ello, la organización ha subrayado la importancia de que estos menores estén vacunados contra la gripe, tomen la medicación preventiva pautada por su pediatra alergólogo y sigan unas medidas higiénico-dietéticas para evitar el contagio de este tipo de infecciones.

“La gripe, al ser una infección vírica de las vías respiratorias que afecta sobre todo a garganta, nariz y bronquios, es un importante factor de riesgo para los niños con asma, que sufren una inflamación crónica de los bronquios y en los que los síntomas gripales pueden provocarles crisis asmáticas”, ha declarado el coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP, Luis Moral.

Por otro lado, la gripe puede conllevar complicaciones graves en estos menores con la aparición de patologías más complicadas como la bronquitis o la neumonía. “De ahí que el asma sea la enfermedad crónica más común en los niños hospitalizados por gripe”, ha subrayado.

La gripe afecta cada año a entre el 5 y el 20% de la población mundial, y se caracteriza por fiebre alta, dolores musculares y de cabeza, malestar general, tos, dolor de garganta y rinitis, puede durar una semana y su contagio es fácil ya que se transmite a través del aire debido a que las personas infectadas dispersan en él gotitas infectadas al toser, hablar o estornudar.

“Además, también puede contagiarse a través de las manos. Por todo ello, las escuelas infantiles y los colegios son entornos en los que hay más probabilidades de propagación del virus, incluso hasta un 50% más, ya que es más frecuente el contacto entre los alumnos”, explica Moral.

Por otra parte, ha recordado que las vacunas antigripales que se utilizan en España contienen menos de 0,6 a 1 mcg/ dosis de ovoalbúmina, por lo que son consideradas seguras en niños con alergia al huevo sin anafilaxia.

Además, ha abogado por seguir las indicaciones pautadas por el pediatra alergólogo en cuanto a la administración del tratamiento preventivo. “Los fármacos tomados de forma preventiva permiten el control del asma, sobre todo en casos más graves. De esta manera, se consigue reducir la intensidad de los síntomas, e incluso su evitación en muchos casos, y, por tanto, se evitan las crisis asmáticas”, ha detallado Moral.

Por último, desde SEICAP se recomienda, en todos los casos, pero con mayor insistencia en los niños asmáticos, seguir unas adecuadas medidas higiénico-dietéticas. “Lo más importante es enseñar a los niños a lavarse las manos con frecuencia. Además, que se tapen la boca y la nariz al estornudar o toser, utilizando pañuelos desechables, evitar su contacto con personas enfermas, además de la exposición al humo del tabaco y la contaminación del aire”, concluye el citado especialista.

Nasal nitric oxide as a possible biomarker in persistent allergic rhinitis

Este estudio publicado en Advances in Medical Sciences informa que el óxido nítrico nasal (NO) es una herramienta útil para el seguimiento de pacientes con rinitis alérgica persistente (PER) y ayuda a los médicos a estimar el nivel de respuesta al tratamiento.

En este estudio, 267 pacientes con PER leve y moderado a severo y 234 sujetos de control fueron asignados al azar a antihistamínicos (AHS) más antagonista del receptor de leucotrienos (LKA) o esteroides intranasales (INS) durante seis meses. Se evaluaron la IgE basal y los eosinófilos en sangre y se midió el óxido nítrico espirado fraccional nasal (FENO) mediante un dispositivo de electroluminiscencia.

FENO, IgE y eosinófilos nasales fueron mayores en pacientes PER que en sujetos control. En los sujetos de control, no hubo correlaciones significativas entre FENO, IgE total y recuentos de eosinófilos. En pacientes con PER, el nivel de FENO nasal se correlacionó significativamente con la IgE total y los recuentos de eosinófilos en sangre.

Después del tratamiento, los síntomas clínicos y la FENO nasal mejoraron en pacientes alérgicos. Los pacientes tratados con INS respondieron mejor que los pacientes tratados con AHS más LKA. El recuento total de IgE y eosinófilos no disminuyó significativamente después del tratamiento.

Estos resultados sugieren que el FENO nasal puede ser un biomarcador útil para el diagnóstico y para evaluar la respuesta al tratamiento durante el seguimiento en pacientes con PER.

Los tratamientos contra insuficiencia respiratoria y la apnea en personas obesas son beneficiosos para la salud cardiaca

Un estudio internacional, coordinado por el investigador Juan Fernando Masa, del Centro de Investigación en Red de Enfermedades Respiratorias (CIBERES), ha detectado los beneficios para el corazón derivados de la ventilación mecánica no invasiva (VNI) y la presión positiva continua en la vía aérea (CPAP), técnicas utilizadas para combatir la insuficiencia respiratoria y la apnea del sueño en pacientes obesos, que cuando se desarrollan conjuntamente se denominan síndrome de Pickwick.

Según esta investigación, publicada en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, ambos tratamientos evitan las apneas nocturnas y mejoran la ventilación pulmonar durante el sueño, propiciando una mejoría en el grado de oxigenación, en el anhídrido carbónico y la presión arterial también durante el día.

En el trabajo han participado un total de 221 pacientes, que fueron asignados a las dos ramas del tratamiento. De ellos, 196 fueron sometidos a un seguimiento a largo plazo, de más de cinco años de media. “Los pacientes tratados con VNI y CPAP presentaron una mejoría similar en la hipertensión pulmonar y la función diastólica del ventrículo izquierdo, incluyendo una dilatación de la aurícula izquierda; con una mejoría más intensa en aquellos con una afectación más severa al inicio del estudio”, explica Masa.

La VNI y la CPAP son los tratamientos empleados habitualmente en el síndrome de Pickwick. Ambas corrigen las apneas producidas por la obstrucción de la vía respiratoria superior durante el sueño y disminuyen los efectos adversos de la acumulación de anhídrido carbónico en la sangre.

La cirugía bariátrica mejora los problemas respiratorios en pacientes obesos

La cirugía bariátrica y la pérdida de peso parecen revertir algunos de los efectos negativos de la obesidad en el sistema respiratorio, según un estudio publicado en Radiology.

Los efectos conocidos de la obesidad en el sistema respiratorio incluyen un aumento del esfuerzo respiratorio, junto con una resistencia comprometida de las vías respiratorias y la fuerza muscular respiratoria, que pueden contribuir al deterioro restrictivo de la función pulmonar.

La tomografía computarizada (TAC) tiene un gran potencial para mejorar la comprensión del impacto de la obesidad en el sistema respiratorio. Hasta ahora, sin embargo, ha habido pocos estudios de TAC que hayan evaluado los efectos de la obesidad en los pulmones y la tráquea.

La autora principal del estudio, Susan J. Copley, y colegas evaluaron los cambios en los sistemas respiratorios de 51 personas obesas que se sometieron a cirugía bariátrica. Todos los participantes perdieron peso después de la cirugía con una disminución del índice de masa corporal promedio de 10,5 kg/m2.

Los investigadores utilizaron la TAC para medir el tamaño y la forma de la tráquea y evaluar el atrapamiento de aire, un fenómeno en el que el exceso de aire permanece en los pulmones después de exhalar, lo que resulta en una reducción de la función pulmonar. El atrapamiento de aire es un signo indirecto de obstrucción en las pequeñas vías respiratorias del pulmón.

Cuando compararon los resultados al inicio y 6 meses después de la cirugía bariátrica, encontraron que la cirugía y la pérdida de peso estaban asociadas a cambios morfológicos o estructurales en el pulmón y la tráquea.

La TAC postoperatoria mostró reducciones en el atrapamiento de aire y una menor incidencia de colapso traqueal. El cambio en la extensión del atrapamiento de aire por TAC fue el predictor más fuerte de mejoría en la disnea o falta de aliento.

“Por primera vez, este estudio ha demostrado cambios en la morfología de las vías aéreas grandes y pequeñas que mejoran cuando las personas pierden peso -señala Copley-. Estas características se correlacionan con una mejora en los síntomas del paciente”.

Los redos sugieren que puede haber un elemento reversible de inflamación de las vías respiratorias pequeñas relacionado con la obesidad y que la reversión de esta inflamación se correlaciona con la mejora de los síntomas. Los hallazgos también apuntan a la TAC como un marcador potencial de esta inflamación.

Si bien se necesitan más estudios para comprender mejor el vínculo entre las características de

la TAC y los biomarcadores de inflamación, el estudio subraya el potencial de la TAC en la evaluación de pacientes con obesidad.

“La TAC es un marcador morfológico útil para demostrar cambios sutiles que no se evalúan fácilmente solo con la función pulmonar”, concluye Copley.

Jornada sobre Cáncer de Pulmón

El jueves 30 de Enero en el Colegio de Médicos de Oviedo y organizado por los servicios de Neumologia y Cirugía Torácica del Centro Médico de Oviedo ( IMOMA) se celebró una jornada sobre cáncer de pulmón. El aforo estaba compuesto por médicos especialistas en las citadas materias divulgacion que tuvo lugar a traves de ASTURPAR la sociedad asturiana de patologia respiratoria.

Las intervenciones corrieron a cargo de los Dres. J. Zulueta de la Clínica Universitaria de Navarra quien habló sobre el cribado del cáncer de pulmón, a continuacion el Dr. E. Llaneza disertó sobre el nódulo pulmonar su diagnostico y manejo más adecuado.

Después de una pausa para el café la Dra. Lucía Méndez radioterapeuta del Centro Médico planteó el tratamiento con radioterapia esteroatáxica en cánceres pulmonares, por último y como invitado especial el Dr. Rami Porta cirujano torácico del Hospital Mutua Tarrasa planteoó las modernas tecnicas de resección quirúrgica, lobectomias, segmentectomias y resecciones atipicas. Actuó como moderador el propio organizador de la jornada el Dr. J. L. alvarez Cofiño cirujano torácico.

Las ponencias tuvieron interes y generaron debate entre los asistentes

En nuestra consulta de Medicina Interna y Neumologia seguimos casos de cancer de pulmon, Solicite consulta para cualquier duda en estas materias tfo 610996887

Expertos en EPOC recomiendan personalizar el tratamiento en pacientes con exacerbaciones

El tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se debe personalizar cuando el paciente tiene exacerbaciones, aunque esté recibiendo un tratamiento óptimo, según un documento de consenso realizado por 60 neumólogos del Grupo de Trabajo de EPOC de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La EPOC es una enfermedad muy frecuente, con una prevalencia del 10,2% en personas adultas de entre 40 y 80 años en España. Durante el curso clínico de la enfermedad, es habitual que los pacientes tengan exacerbaciones. Está caracterizada, esencialmente, por una limitación crónica al flujo aéreo que no es totalmente reversible y que se asocia a una respuesta inflamatoria anormal a los pulmones, principalmente al humo del tabaco.

Los pacientes que padecen EPOC sufren un empeoramiento de los síntomas y del control de la enfermedad, un deterioro de su salud, tienen una peor calidad de vida, peor pronóstico, mayor riesgo de muerte y un alto consumo de recursos asistenciales, lo que acarrea importantes costes económicos. De hecho, un estudio realizado en Países Bajos y Bélgica ha calculado que los costes asociados a estas exacerbaciones son de 4.007 euros para las más graves, 579 euros para las moderadas y 86 euros para las más leves.

Entre las recomendaciones presentadas por los expertos, una de las más destacadas es una propuesta novedosa de definir al exacerbador grave como aquel que tiene dos exacerbaciones moderadas, o de superior gravedad, definidas como aquellas que necesitan tratamiento ambulatorio con corticoides sistémicos y/o antibióticos en el año previo.

Por otra parte, reconocen que hay cuatro subtipos de pacientes exacerbadores (infeccioso, inflamatorio, comórbido y mecánico), lo que “va a permitir personalizar más y mejor el tratamiento de estos pacientes”, explica Bernardino Alcázar, primer firmante del artículo, que se ha publicado en Archivos de Bronconeumología.

Precisamente, el aspecto en el que ha habido mayor acuerdo entre los expertos participantes es el relativo a la conveniencia de personalizar el tratamiento de la EPOC cuando hay exacerbaciones, aunque el tratamiento que esté recibiendo el paciente sea óptimo (96,6%).

Las otras afirmaciones con mayor acuerdo fueron las referentes a que, en el paciente exacerbador, la infección bronquial crónica favorece el deterioro de la función pulmonar (93,1%); a que no se deben retirar los broncodilatadores de larga duración (93,1%); a que el cuidado y manejo de este paciente debe ser coordinado desde la atención primaria y la neumología (93,1%); o a que debe ser controlado en programas integrados específicos multicomponente (94,8%).

“Los documentos de consenso buscan ofrecer la opinión de los expertos en áreas en las que existen controversias e intertidumbres. Sin duda, en el caso de los pacientes exacerbadores existen numerosas incertidumbres, de modo que el aspecto más importante sobre este nuevo documento de consenso es que la información que nos ha proporcionado va a ayudar notablemente a mejorar tanto el diagnóstico como el tratamiento del paciente exacerbador con EPOC en nuestro ámbito”, añade Alcázar.

El documento de consenso se ha elaborado con grupos nominales y la metodología Delphi de encuestas. La selección de expertos la ha efectuado el comité científico del proyecto EXPERT, que cada año reúne a expertos en EPOC para abordar distintas cuestiones, atendiendo a criterios como su experiencia, las publicaciones que tienen en los últimos años, participación en distintas investigaciones de EPOC y su diversidad geográfica nacional.

Se ha considerado experto a aquel que trata más de 100 pacientes de EPOC al año y que había publicado más de una publicación y presentado más de dos comunicaciones sobre esta enfermedad en congresos el año anterior. El comité científico de EXPERT revisó la evidencia científica y elaboró un cuestionario con 48 aseveraciones, sobre diagnóstico del paciente exacerbador, tratamiento y proceso asistencial.

EPOC: en una cohorte de gran tamaño, los corticoesteroides inhalados no logran evitar el cáncer de pulmón

  • En un gran estudio observacional de cohortes no se halla ninguna asociación entre el uso de corticoesteroides inhalados (CEI) y la reducción de los nuevos casos de cáncer de pulmón.

Por qué es importante

  • Algunos estudios de menor tamaño y con peor diseño habían indicado que los CEI producían efectos quimioprotectores contra el cáncer de pulmón.

Diseño del estudio

  • De los 8 millones de residentes de Quebec, en este estudio se realizó el seguimiento retrospectivo de una cohorte de pacientes con EPOC que acababan de empezar a usar broncodilatadores de acción prolongada (n = 58 177) entre 2000 y 2014, y cuyo seguimiento se realizó hasta 2015.
  • Para evitar sesgos, se usó un retraso de 1 año después de la incorporación a la cohorte, así como una latencia de 1 año después del inicio de los CEI.
  • Los CEI incluían: fluticasona, budesonida, beclometasona o triancinolona, entre otros, y las dosis se convirtieron a equivalentes de fluticasona.
  • Financiación: Institutos Canadienses de Investigación Sanitaria, Fundación Canadiense para la Innovación.

Resultados clave

  • Se recetaron CEI al 63 % de los 58 177 pacientes con EPOC.
  • Durante una media de seguimiento de 5 años, se identificaron 954 casos de cáncer de pulmón.
  • No se halló ninguna asociación entre alguna exposición a CEI (frente a ninguna) y el cáncer de pulmón (HR ajustada: 0,94; IC del 95 %: 0,81 – 1,07).
  • No se halló ninguna asociación entre una exposición a CEI más prolongada (> 4 años frente a ausencia de exposición) y el cáncer de pulmón (HR ajustada: 0,86; IC del 95 %: 0,70 – 1,07).
  • No se halló ninguna asociación entre una mayor exposición diaria media a los CEI (> 1000 μg de equivalentes de fluticasona frente a ausencia de exposición) y el cáncer de pulmón (HR ajustada: 1,50; IC del 95 %: 0,88 – 2,57).

Limitaciones

  • Se trata de un diseño observacional retrospectivo.

Un nuevo sistema detecta la apnea del sueño mediante el teléfono móvil

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han desarrollado un sistema que permitiría diagnosticar “de manera económica, fiable y no invasiva” la apnea obstructiva del sueño (AOS). Los investigadores proponen un novedoso método consistente en el análisis de señales acústicas registradas con un teléfono inteligente.

La AOS es un trastorno que se presenta con mayor frecuencia en hombres que en mujeres, aumentando con la edad y la obesidad. Si bien su prevalencia en la población general va del 9 al 38%, se dispara hasta el 90% en hombres y el 78% en mujeres en algunos grupos de personas mayores. Pese a estas elevadas cifras y a sus graves consecuencias, la mayoría de pacientes de AOS no reciben diagnóstico ni tratamiento.

“El motivo es que el método de referencia para diagnosticar la AOS, la polisomnografía (PSG) nocturna, es una técnica invasiva que implica pasar una noche en el hospital conectado a un equipo que controla la actividad del corazón, de los pulmones y del cerebro; los patrones de respiración, los movimientos de los brazos y piernas, y los niveles de oxígeno en sangre durante el sueño, y que, además, supone un coste elevado y no proporciona información a largo plazo sobre la afección del paciente”, explican los investigadores del estudio, del Grupo de Procesamiento e Interpretación de Señales Biomédicas, que lidera Raimon Jané.

El nuevo enfoque, que fue diseñado y probado en colaboración con el Laboratorio del Sueño del Hospital Clínic de Barcelona, es capaz de detectar el sonido a partir de la respiración oral y nasal mientras se duerme en casa, y de identificar los momentos en los que no se respira. Además, analiza los datos mediante unos algoritmos desarrollados en el IBEC y diferencia entre apneas (cese completo del flujo a aire durante más de diez segundos) e hipoapneas (cese parcial del flujo aire durante más de 10 segundos).

Según sus autores, los nuevos resultados pueden ser de gran interés para que los clínicos desarrollen una herramienta de selección y monitorización de pacientes de AOS desde casa. “Nos encontramos mucho más cerca de encontrar una alternativa real para millones de personas que sufren apneas pero que aún no han sido diagnosticadas ni tratadas”, comenta Jané.

Doce ciudades españolas rebasan el límite de la OMS de partículas más contaminantes

Barcelona, Valencia, Sevilla, Albacete, Toledo, Valladolid, Bilbao, Huesca, Madrid, Oviedo, Palma de Mallorca y San Sebastián superan el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre concentración de partículas PM2,5, que está fijado en 10 microgramos/m3, según se desprende de un estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

De las 19 ciudades españolas donde se han estudiado los niveles de PM2,5, solo León, Cáceres, Las Palmas, Salamanca, Vitoria, Tenerife y Burgos cumplen con los estándares establecidos por la OMS. En el caso de las partículas PM10, la mayoría de las 45 ciudades españolas analizadas superan los límites. Solo Teruel, Pontevedra, Alicante, Valladolid, Huesca y Ourense quedarían por debajo de los 20 microgramos/m3.

España establece en 25 microgramos/m3 el valor límite de concentración anual para las PM2,5 y en 40 microgramos/m3 para las PM10, siguiendo la línea de lo que fija la Unión Europea (UE). Sin embargo, la OMS establece unos límites mucho más bajos. PM10 y PM2,5 son los productos contaminantes de mayor impacto medioambiental. Cuanto más pequeñas son las partículas, más dañinas pueden ser.

Las PM2,5, que tienen menor diámetro, son más perjudiciales para la salud. Este tipo de partículas son las que se emiten, por ejemplo, en la combustión de los vehículos diésel, además de en la combustión fósil (petróleo, carbón, gas natural) y combustible de biomasa, en las temperaturas altas en procesos industriales, fundidoras, refinerías o acererías, entre otros.

“Lo que hacen estas partículas, al pasar por el torrente sanguíneo, es favorecer la trombosis y potenciar la aterosclerosis mediante inflamación vascular, estrés oxidativo y disfunción endotelial”, explica Jordi Bañeras, cardiólogo de la unidad de críticos cardiovasculares del Hospital Vall d’Hebron, profesor asociado de la Universidad de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Según este experto, por cada reducción de 10 microgramos/m3 en las concentraciones de PM2,5 se podrían prevenir el 2,1% de las arritmias ventriculares por infarto agudo de miocardio, lo que “los haría sin duda menos letales”. Hasta un 0,88% de los infartos podrían atribuirse a la contaminación, pero lo “más preocupante es que la polución empeora el pronóstico de estos eventos cardiovasculares, convirtiéndolos en más arritmogénicos y, por tanto, más letales”, advierte.

Con motivo de la Cumbre del Clima, que se celebra en Madrid, la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que la contaminación atmosférica causa 8,8 millones de muertes al año en el mundo, 790.000 en Europa y unas 30.000 en España; siendo entre el 40 y el 80% de esas muertes de causa cardiovascular. Al respecto, el vicepresidente de la FEC, José Luis Palma, indica que “la contaminación ambiental es un factor de riesgo cardiovascular”.

Un estudio multicéntrico confirma la relación entre el bricolaje y el riesgo de cáncer de pulmón

Investigadores del CIBERESP en la Universidad de Santiago de Compostela, han constatado que aquellas personas que realizan actividades de tipo bricolaje, pintura, modelismo o restauración de muebles en su tiempo libre, poseen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. En este estudio, que incluyó casi 3.000 participantes entre casos y controles, han participado 14 hospitales de Galicia, Asturias, Madrid y Castilla y León, y un hospital portugués.

Los resultados, publicados en Environmental Research, indican que las personas que han realizado este tipo de actividades durante 10 o más años tienen doble riesgo de cáncer de pulmón, en comparación con los no aficionados al bricolaje. El riesgo aumenta en las personas que dedicaron más intensidad a realizarlas, así, a partir de 7 horas semanales, el riesgo de padecer cáncer de pulmón es 4 veces más alto. “El riesgo de cáncer pulmonar también es elevado y estadísticamente significativo en los nunca fumadores, teniendo estos últimos 3 veces más riesgo de cáncer de pulmón si hacen estas actividades 10 años o más en comparación con los que no realizan estas actividades”, afirman los autores del estudio. Todos los resultados tuvieron en cuenta el sexo, la edad de los participantes, el nivel de estudios, el consumo de tabaco y la exposición a radón residencial.

Este estudio es el más grande, en términos de participantes, de los realizados hasta ahora en relación con la influencia de este tipo de actividades de tiempo libre y el desarrollo de cáncer pulmonar. Los autores del trabajo ya habían publicado indicios de esta asociación, si bien los resultados obtenidos en este estudio confirman los hallazgos previos. Muchas de las sustancias empleadas en estas actividades son análogas a otras empleadas en ocupaciones que presentan mayor riesgo de cáncer de pulmón, como carpint

eros, ebanistas, pintores o industria de la goma, e implican la exposición a disolventes orgánicos, colas, pegamentos, barnices o polvo de madera..

Los autores destacan que la mejor manera de evitar el cáncer de pulmón es no fumar, y en el caso de los nunca fumadores, saber si tienen niveles elevados de radón en su domicilio. Si realizan estas actividades deben hacerlo en lugares con buena ventilación y si es posible empleando medidas de

protección.

Este trabajo, financiado por varios proyectos de investigación competitivos, tiene como investigador principal al profesor Alberto Ruano Raviña, investigador del CIBERESP y coordinador del Grupo de Referencia Competitiva da Xunta de Galicia en Epidemiología y Salud Pública