La mitad de los pacientes con EPOC tienen síntomas durante el todo el día pese a tenerla controlada

A más síntomas, peor calidad de vida.

Hasta el 53% de los españoles con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) presenta síntomas respiratorios durante todo el día pese a estar en tratamiento, según datos de un trabajo español publicado en la revista “Archivos de Bronconeumología”.

Los principales síntomas de este trastorno son la tos, la expectoración y la disnea y, aunque hasta hace poco se pensaba que no presentaban demasiada variabilidad diaria, en los últimos años se ha visto que la percepción en los pacientes sí es variable.

“Los síntomas matutinos, especialmente la tos y la expectoración, son los que aparecen más recurrentemente. Estos se encuentran asociados a una mayor frecuencia de exacerbaciones y hospitalizaciones”, ha asegurado el jefe de Servicio de Neumología del Hospital Arnau de Vilanova-Lliria de Valencia, Juan José Soler-Cataluña, investigador principal de este trabajo.

El estudio muestra que dos tercios (68%) de los pacientes sufren síntomas durante al menos dos periodos del día (mañana, tarde o noche) y el 81% sólo en un momento del día. Y aunque los matutinos son los más frecuentes, hasta un 59% también tiene algún síntoma nocturno.

Otra de las conclusiones del estudio es que la población europea es, en líneas generales, más sintomática que la española. Así, explica la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), un 58% de los europeos tiene síntomas a lo largo de todo el día (53% en España) y un 82% en dos o tres periodos del día (68% en España),

“El 84% de la población europea presentó al menos un síntoma matutino y un 85% al menos un síntoma durante el día, frente al 71% de los españoles, que presentaron al menos un síntoma por la mañana o durante el día”, según Soler-Cataluña.

Además, el estudio muestra que los pacientes con EPOC que refieren síntomas durante todo el día son los que presentan peor calidad de vida relacionada con la salud, peor calidad de sueño y niveles más altos de ansiedad o depresión.

Así, a igual función pulmonar los españoles son menos sintomáticos y refieren mejor calidad de vida relacionada con la salud y una mejor calidad del sueño, en comparación con otros países europeos, ha admitido este experto, que cree que los resultados son “de gran valor para garantizar la continua mejora del abordaje de la EPOC en España”.

“Resulta muy importante que los profesionales de la salud presten más atención a la variabilidad diaria de la sintomatología respiratoria en la EPOC, aunque los pacientes estén en tratamiento estable”, ha concluido.

Anuncios

Rinitis y Asma juntas y revueltas

Hasta hace pocos años se consideraban enfermedades distintas que iban por separado.

El alergólogo Manuel Alcántara ha recordado que las dos enfermedades respiratorias más frecuentes, el asma y la rinitis, son cuadro alérgicos de una misma enfermedad, algo que hay que tener en cuenta a la hora de tratarlas.

En la presentación de ‘Nuevas fronteras en el tratamiento de las enfermedades alérgicas respiratorias’, encuentro que la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) ha impartido en Baeza (Jaén), Alcántara ha asegurado que lo que hace pocos años se consideraban “enfermedades distintas que iban por separado, ahora se ha visto que son distintas manifestaciones de una misma enfermedad alérgica pero en distintos órganos diana como son la nariz y el pulmón.

Por eso para este profesional del Complejo Hospitalario de Jaén el objetivo de estas jornadas consiste en abarcar de forma profunda “la interacción que hay entre rinitis y asma, y a partir de ahí ir desgranando hasta ser capaces de diagnosticarla correctamente y conocer tratamientos eficaces , tanto presentes como futuros, para esta enfermedad”.

Además Alcántara ha reseñado que los pacientes con rinitis y asma que son alérgicos “tienen otras comorbilidades como son alergias a fármacos, como muchos asmáticos lo son ante la aspirina, o mecanismos de reactividad cruzada con un cuadro alimentario, como ciertos pacientes que son alérgicos a los ácaros tienden a ser alérgicos al marisco, como evolución de su enfermedad respiratoria”.

Por último, ha querido destacar que la evolución de estas enfermedades “es de prevalencia ya que en cincuenta años pasaremos de que entre un 25 o 30% de la población padezca algún tipo de alergia a que lo padezcan un 50%

EPOC enfermedad pulmonar poco valorada

El estudio EPI-SCAN concluyó que la prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en sujetos entre los 40 y los 80años en España es del 10,2%. En el año 2012 se produjo en nuestro país un importante incremento de las muertes por enfermedades respiratorias, ocupando en 2013 el tercer lugar por muertes (91,4 fallecidos por 100.000 habitantes; http://www.ine.es/prensa/np896.pdf) y la tercera causa por alta hospitalaria (11,2%) en 2014 (http://www.ine.es/prensa/np942.pdf).

Causas de mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

En los últimos años, en los países occidentales ha descendido la prevalencia de fumadores, ha mejorado la sanidad y la economía, así como el arsenal terapéutico y las condiciones de vida de los pacientes con EPOC. Lo anterior ha propiciado que las tasas estandarizadas de mortalidad por la EPOC estén disminuyendo en Europa, pero la importancia de la EPOC en el sigloxxi seguirá siendo un problema cada vez mayor por diferentes factores, como indican López Campos et al.. Las causas de muerte en pacientes con EPOC leve son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de pulmón. Por el contrario, cuando la enfermedad es más grave, la principal causa de muerte es la propia evolución de la enfermedad. Del 50 al 80% de nuestros pacientes con EPOC mueren de causa respiratoria, bien sea por agudización de la enfermedad (30-50%), por neoplasia de pulmón (8-13%) o por otras causas de origen respiratorio. Las principales causas de muerte en pacientes con EPOC grave son: respiratorias (80,9%), cardiacas (5,6%), accidentes cerebrovasculares (12,4%) y otras (6,7%).

Predictores de mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Los predictores de mortalidad podemos agruparlos en

  • Síntomas/signos. La disnea es el síntoma principal y más debilitante de la EPOC y con mayor peso dentro de los predictores clínicos de mortalidad. La pérdida de peso ha sido considerada como un factor independiente para la mortalidad. Existe una clara asociación entre un bajo índice de masa corporal (IMC<25kg/m2) y una mayor mortalidad en la EPOC.
  • Función pulmonar. Tanto un volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) disminuido como una hiperinsuflación estática (fracción inspiratoria: capacidad inspiratoria/capacidad pulmonar total y la razón volumen residual con capacidad pulmonar total: RV/TLC) han sido asociados a una mayor mortalidad, incluso la hiperinsuflación predice la capacidad de ejercicio3 y es medida por el test de la marcha de 6minutos que ha sido claramente correlacionado con la mortalidad de los pacientes con EPOC. Recientemente Rim Shin et al. encontraron de nuevo que tanto una elevada RV/TLC como una corta distancia alcanzada en el test de la marcha, además de una edad avanzada, son predictores independientes para toda causa de mortalidad.
  • Índices multidimensionales. Existen diferentes variables independientes que predicen mortalidad en la EPOC, por lo que estas han sido incorporadas en índices multidimensionales que nos indican el estado del paciente. Así, se identificaron 4 variables fáciles de recoger (BODE) que predicen claramente el riesgo de mortalidad: el IMC, el grado de obstrucción al flujo aéreo, la disnea (medida por la escala Medical Research Council [MRC]) y la capacidad de ejercicio (medido por el test de la marcha de 6minutos). Se comprobó que el incremento del BODE aumenta el riesgo de mortalidad, demostrando que en el cuarto cuartil (índice BODE de 7 a 10) la mortalidad asciende al 80% en 52meses. El BODE predice mejor la mortalidad que el FEV1. Incluso el BODE es un buen predictor de riesgo de hospitalización por exacerbación de la EPOC.
  • Otras variables que predicen mortalidad. Ha sido demostrado que el desenlace de los pacientes con EPOC está claramente ligado a la presencia, frecuencia e intensidad de las exacerbaciones, siendo mayor la mortalidad en aquellos con mayor número de exacerbaciones en el año y, además, el añadir la exacerbación al índice BODE mejora su capacidad predictiva. Por ello, se ha incorporado el índice multicomponente BODEx cuando no se dispone de test de la marcha y este se sustituye por las exacerbaciones. Tanto BODE como BODEx presentan una alta fiabilidad pronóstica en la valoración de la gravedad.

Las comorbilidades son muy frecuentes en la EPOC. En un estudio reciente, tras ajustar por edad y sexo se encontró una prevalencia mayor de la esperada de 10 enfermedades crónicas: insuficiencia cardíaca, enfermedad hepática crónica, asma, arteriosclerosis, osteoporosis, cardiopatía isquémica, ansiedad, depresión, arritmias y obesidad. Se ha observado que en pacientes hospitalizados por reagudización de EPOC el índice de Charlson, que cuantifica comorbilidades, se mostró como predictor independiente de mortalidad.

Otro aspecto relacionado recientemente con una mayor mortalidad es la continuidad de cuidados recibidos en los pacientes con EPOC, pues si estos son bajos, la mortalidad por toda causa de muerte aumenta un 22%.

Por otra parte, la anemia ha sido asociada a una mayor mortalidad, encontrando una correlación lineal entre los niveles de hemoglobina y mortalidad, contribuyendo a una peor tolerancia al ejercicio por su asociación con la disnea.

¿Factores relacionados con una mayor supervivencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica?

A continuación, de forma sucinta, analizamos aquellos factores conocidos relacionados con una mayor supervivencia en estos pacientes con EPOC. Sin ninguna duda, dejar de fumar es la mejor estrategia para evitar la progresión de la enfermedad, reduciendo la mortalidad en un 50% con respecto a aquellos EPOC que continúan fumando. Desde hace décadas se acepta que la oxigenoterapia domiciliaria prolonga la supervivencia en estos pacientes con EPOC avanzada e hipoxemia grave (cifra basal de presión arterial de oxígeno <55mmHg). Esta evidencia científica proviene de los resultados obtenidos en 2 grandes estudios controlados que se presentaron a principios de los años ochenta del siglo pasado: el británico del Medical Research Council y el norteamericano Nocturnal Oxygen Therapy Trial (NOTT), como se indica en la normativa revisada SEPAR de 2014. En ambas series se observó que los pacientes que recibían oxigenoterapia domiciliaria durante al menos 15h al día prolongaban la supervivencia.

La rehabilitación pulmonar se ha relacionado con una disminución de la mortalidad en la EPOC, pues mejora la disnea y la capacidad de ejercicio. Ganar peso (>8kg/8semanas) es también un predictor significativo de supervivencia. También se ha reconocido que la cirugía de reducción de volumen en pacientes seleccionados modifica el índice BODE reduciéndolo, y que la ventilación no invasiva en las exacerbaciones con fallo respiratorio incide en la supervivencia.

Para concluir, manifestar que nos encontramos en el momento actual en el año SEPAR EPOC/Tabaco, y sabemos que solo el 17% de la población española conoce el término EPOC. Estamos, por tanto, ante un reto importante, que no es otro que difundir y dar a conocer a la población esta enfermedad respiratoria, que actualmente es la tercera causa de muerte, y su relación incuestionable con el tabaco.

EPOC y ASMA parecidos y diferencias 2º y ultima parte

Existe evidencia que el riesgo de padecer EPOC comienza en el útero y está en función de factores que operan a edades tempranas, a menudo antes de comenzar a fumar, desde luego el hecho de ser fumador activo es necesariamente un factor de riesgo, pero deben exstir otros desde el momento que solo un 10-15 % de los fumadores padecen EPOC.

Igualmente se ha demostrado que la exposición in útero en fumadoras pasivas presenta una función fulmonar anormal al nacimiento y tiene consecuencias importantes en el desarrollo de dicha función pulmonar durante el crecimiento.

Un adolescente fumador puede perder un 5% de VEMS (volumen espiratorio máximo al primer segundo) fumando un paquete/año (equivalente a fumar un paquete de 20 cigarrillos al día durante un año).

Los diagnósticos médicos de asma se asocian con una pérdida entre el 7-10% de deficit sobre el mejor VEMS esperado, estos efectos son aditivos e independientes.

Teniendo en cuenta los factores anteriores un niño puede entrar en una fase plateau con una función pulmonar tan baja como el 80% de la predicha.

Factores adiccionales tipo hiperreactividad bronquial son los que determinan una mayor caida en la función pulmonar en esta fase llamada plateau. Por lo tanto el perfil de un fumador adulto susceptible de tener EPOC sería el de un fumador pasivo y quien en la infancia tuvo asma.

En cuanto al tratamiento existe consenso entre la ERS (European Respiratory Society) y la ATS ( American Thoracic Society) con respecto al diagnóstico y las investigaciones a realizar en ambas entidades. Dejar de fumar, oxigenoterapia, farmacoterapia, rehabilitación y educación.

Ambas sociedades contemplan en sus protocolos de actuación medidas como

Mejorar síntomas y calidad de vida. Reducir el declinar de la función pulmonar.Prevenir y tratar las complicaciones. Aumentar la supervivencia con una adecuada calidad de vida. Evitar o minimizar los efectos adversos del tratamiento.

En exacerbaciones severas el paciente puede ser ingresado en la UCI donde la Ventilación no Invasiva es de primera elección.

En el momento actual tenemos un arsenal terapéutico importante desde anticolinérgicos, como antagonista muscarínico con acción sobre los receptores M1 y M3 y acción corta sobre los M2, hasta los SAMA, SABA, LAMA, Aclidinio, Rofumilast, Teofilinas, Mucolíticos, Antibióticos, asociaciones etc. dependiendo del grado de severidad de la enfermedad o fenotipo ver http://www.archbronconeumol.org/es/guia-espanola-epoc-gesepoc-tratamiento/articulo/S0300289612001159/

 

 

 

 

Síndrome del edificio enfermo

No es infrecuente que los médicos sobre todo generalistas o Internistas podamos atender a pacientes en las consultas, que padecen de síntomas tan frecuentes como inespecificos, como el malestar general, cansancio, fatiga, a veces febricula, cefaleas , a veces síntomas como los que produce la gripe, dolores musculares, artralgias etc.

Estos pacientes en muchas ocasiones deambulan de unos médicos a otros con diagnósticos y tratamientos diversos a veces discordantes . pueden ser incluso etiquetados de padecer problemas funcionales, distimia, depresión , neurosis, distonia neurovegativa etc. y muchos acaban en consultas de colegas psiquiatras.

Otras veces se les etiqueta de Fibromialgia, problemas de tiroides, fatiga crónica, problemas inmunológicos etc. El haber padecido con anterioridad enfermedades víricas como Mononucleosis Infecciosa, Toxoplasmosis u otras puede ayudar.

Pero una cuestión que no debemos dejar pasar por alto es el entorno donde trabaja, local, despacho, inmueble, edificio. cuestiones como la ventilación la iluminación, los ruidos, el espacio físico compartido con otras personas, su respiración. olor corporal , perfumes que usa etc. pueden ser causa de patologias a veces inpensables, afortunadamente leves aunque molestas y continuadas si no se reconocen .

Los edificios de oficinas y centros de trabajo de medio mundo cada vez son más sofisticados en cuanto a su originalidad, diseño y prestaciones. Otros inmuebles en los que habitamos o trabajamos, sin embargo, adolecen de diversos fallos en su construcción o de una mala calidad de sus materiales. En cualquiera de los dos casos, sus habitantes no estamos exentos de padecer el síndrome del edificio enfermo (SEE).

El síndrome del edificio enfermo (Sick Building Syndrome, en inglés) es el conjunto de síntomas que provoca un inmueble sobre las personas que habitan o trabajan en él. Aunque se desconocen las causas concretas que lo producen, fundamentalmente se atribuye a la contaminación del aire que circula en su interior. En principio, no se trata de un problema grave que vaya más allá de un malestar temporal que reduce la capacidad de las vías aéreas de las personas, pero en casos extremos puede incluso agravar alguna patología.

El síndrome aparece principalmente en edificaciones herméticas que cuentan con sistemas centralizados de ventilación, sistemas de ventanas que no se abren, suelos enmoquetados… En este tipo de instalaciones, por ejemplo un bloque de oficinas, el aire recircula constantemente a través de conductos cargándose de partículas perjudiciales para nuestra salud y bienestar.

Sin embargo, el síndrome del edificio enfermo no es un problema exclusivo de edificios cerrados a cal y canto. También se han dado casos en otros inmuebles con buena ventilación. En términos generales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que aproximadamente el 30 por ciento de las construcciones modernas que nos rodean pueden provocar este síndrome en sus ocupantes.

Síntomas del síndrome del edificio enfermo

Las molestias más frecuentes causadas por los edificios enfermos tienen que ver con las vías respiratorias, pero el catálogo de síntomas es muy variado. De hecho, no es extraño padecer varios de ellos a la vez. Las manifestaciones más habituales son:

  • Síntomas nasales: como irritación de la nariz, mucosidad abundante, sequedad nasal, congestión, trastorno del olfato o tos.
  • Molestias oculares: en este caso, los síntomas son la irritación, cansancio, escozor y enrojecimiento ocular.
  • Dolores de garganta: igualmente, en ocasiones origina irritación, sequedad, ronquera, inflamación o enrojecimiento de la garganta.
  • Alteraciones cutáneas: de nuevo, la irritación y los escozores en la piel pueden ser consecuencia del síndrome del edificio enfermo.
  • Otras manifestaciones son dolores de cabeza, náuseas, vértigos, fatiga mental o somnolencia, dificultades para concentrarse y alergias.

Normalmente, al abandonar el edificio en cuestión o al cabo de unos días estos síntomas suelen desaparecer o aminorarse.

Otro día hablaremos de la llamada Lipodistrofia o Lipoatrofia semicircular y el Edificio enfermo.

Alergia y pólenes de árboles y plantas

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) prevé que esta primavera sea “algo peor” que el año pasado para los ocho millones de alérgicos al polen que hay en España, sobre todo en Andalucía y Extremadura, donde los pólenes más frecuentes son los de gramíneas y olivo. En general, la intensidad de la alergia será moderada, dicen los especialistas, pero con diferencias. De las cinco regiones en que la sociedad divide España, la alergia será leve en la cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja), mediterránea (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares) y Canarias; será moderada en el centro (Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón) e intensa en Andalucía y Extremadura.

En España se calcula que alrededor del 25% o 30% de la población es alérgica a algo, y, de ellos, la mitad (unos 8 millones) lo es al polen, ha dicho el presidente de SEAIC, Joaquín Sastre.

Los especialistas prevén una alergia moderada de media en España

El presidente del Comité de Aerobiología de esta sociedad científica, Ángel Moral, ha presentado este miércoles sus previsiones para los próximos meses en virtud de las temperaturas y las precipitaciones registradas durante otoño e invierno. Aunque de octubre a diciembre del año pasado las lluvias han sido muy inferiores a la media, las intensas precipitaciones registradas en los primeros meses del año han situado un acumulado de 333 milímetros, un 9% menos que la media de los últimos 30 años. Además, en Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía no han alcanzado el 75% de los valores normales.

Estas circunstancias contribuyen a que esta primavera se presente especialmente intensa en términos de alergias tanto en Andalucía como en Extremadura, al igual que en años anteriores, con una concentración de polen que oscilará entre los 5.920 granos por metro cúbico de aire en Sevilla, a los 8.940 en Cáceres.

En ambas regiones destacan el polen de gramíneas, que en 2015 registró sus niveles más intensos en la segunda semana de mayo, y el olivo, para el que este año “no se esperan niveles muy altos”, según Moral. Este polen alterna años de emisiones elevadas con otros con escasa concentración, y como el año pasado se alcanzaron cifras récord -”en algunos días de mayo rozaron los máximos históricos en provincias como Jaén”- donde la presencia de este árbol es más abundante, no se espera que en 2016 se alcancen estos niveles.

En las comunidades del centro peninsular —Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón— la intensidad de la alergia al polen será moderada, con una concentración estimada que irá de los 4.190 granos por metro cúbico de aire en Salamanca a los 4.850 de Madrid o los 6.200 de Toledo.

La polinización “explosiva” del plátano de sombra

En algunas de estas regiones será también frecuente la alergia al plátano de sombra, un árbol presente en grandes ciudades cuya polinización es “explosiva” y se produce desde la segunda quincena de marzo a la primera de abril.

Los alergólogos recuerdan que solo en Madrid hay censados 73.000 árboles de esta especie y en Barcelona unos 57.000. “Viene muy bien a las ciudades porque es resistente, soporta la contaminación y el estrés hídrico y crece rápido, pero el problema es que genera mucho polen”, ha alertado Sastre, que reclama a los responsables de urbanismo de las ciudades a sustituir estas especies por otras que sean menos perjudiciales para los alérgicos.

Sobre todo, ha añadido Moral, porque la contaminación también presente en las grandes ciudades favorece que las plantas “adelanten y aumenten su polinización”.

En el resto de regiones de España la primavera será leve para los alérgicos, tanto en el litoral mediterráneo (Comunidad Valenciana, Cataluña, Murcia y Baleares), donde la concentración variará de los 1.500 granos de Barcelona a los 2.100 en Valencia; como en la cornisa Cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja), donde oscilará entre los 1.050 granos de Santander a los 3.500 de Vitoria; o en Canarias, donde se registrarán entre 125 y 380 granos.

Para que los pacientes puedan hacer un seguimiento de los niveles de polen a lo largo de la primavera, la SEAIC actualizará a lo largo del mes de abril su página web http://www.polenes.com, en la que ofrece datos numéricos y gráficos por regiones, y cuenta con la aplicación dispositivos móviles Polen control, en la que los pacientes pueden recibir alarmas con los niveles de polen en función de su localización.

Los médicos han aprovechado para criticar el desigual reparto de especialistas entre las distintas comunidades. La Organización Mundial de la Salud calcula desde 1980 que debe haber uno por cada 50.000 habitantes. Con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), España tiene 46,4 millones de habitantes, por lo que necesitaría unos 928 alergólogos, cuando, según los cálculos de la sociedad médica, solo hay unos 800. El déficit es especialmente llamativo en Baleares, donde no hay ninguno (le tocarían 22 para los 1,1 millones de habitantes que registra el Gobierno insular).  Ello provoca “largas listas de espera o que muchos casos de alergia sean atendidos por médicos no especialistas en esta área”, dicen los médicos, que aconsejan que se centralice en un alergólogo todo el proceso.

En España, hay de media 0,85 alergólogos por cada 50.000 habitantes, pero mientras en La Rioja la tasa es de casi 2,5 y en el País Vasco es de casi 2, Andalucía, Cantabria y Asturias están en poco más de la mitad de lo recomendado por la OMS. También están por debajo de lo recomendado Cataluña. Comunidad Valenciana, Galicia y Murcia, aparte de Baleares.

Consultas de Invierno

En la época de fríos, lluvia,  o climas cambiantes, la posibilidad de reagudizaciones y descompensacion es de enfermedades crónicas como la ÉPOC o él Asma bronquial no es infrecuente. Los  pacientes deben consultar, antes que la enfermedad se agrave,  o se pueda acompañar de insuficiencia respiratoria, lo cual requeriría ingreso hospitalario

La ayuda del neumólogo es fundamental para aconsejar al paciente así como pautar la medicación precisa.

No dejes de consultar si lo necesitas estoy para ayudarte.