Los neumólogos alertan del riesgo para la salud de las colillas

Es el tabaquismo “de cuarta mano”.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) alerta de la contaminación ambiental y del riesgo para la salud de las colillas de cigarrillos, lo que se considera como el tabaquismo “de cuarta mano”, ya que son la primera fuente de basura en el mundo y tardan entre 8 y 12 años en descomponerse.

Esta sociedad científica recuerda que cada año se consumen 6 trillones de cigarrillos y en el 64% de los casos se tiran al suelo de calles, parques, ríos, bosques o playas, lo que equivaldría a unos 4,5 trillones de colillas.

“Estos restos contaminan más que los envases de alimentos, botellas y otros plásticos”, ha señalado José Ignacio de Granda, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR, que alerta del impacto de este tabaquismo “de cuarta mano”, detrás del consumo directo (primera mano), el tabaquismo pasivo (segunda mano) o los restos que el humo del tabaco deja en zonas donde se ha fumado (tercera mano).

Este experto ha recordado que los filtros de las boquillas de los cigarros acumulan parte de los componentes nocivos del tabaco y los libera en contacto con el agua, lo que supone una “grave amenaza para la biodiversidad” dado que esta contaminación puede acabar afectando a la cadena alimentaria.

Ante esta situación, desde SEPAR alertan a las autoridades sanitarias que tomen medidas frente a este problema y recuerda que algunos países como Australia o Nueva Zelanda tienen papeleras específicas para colillas mientras que algunas ciudades como París tienen multas específicas para quien las tira al suelo.

Asimismo, proponen obligar a la industria tabaquera a informar de los efectos nocivos de tirar las colillas al suelo o a hacer filtros biodegradables, una idea que no ha cuajado del todo porque parece no tener un saber muy atractivo para los consumidores.

En los últimos 50 años, prácticamente todos los cigarrillos que se venden llevan un filtro de acetato de celulosa, un componente fotodegradable pero no biodegradable, y aunque los rayos ultravioleta provenientes del sol pueden eventualmente romper el filtro en pequeñas piezas en condiciones ideales del medio ambiente, el material fuente nunca desaparece, y esencialmente se diluye en el agua y en el suelo.

De media, las colillas pierden un 37,8% de su masa inicial tras dos años de degradación, y se estima que pueden tardar en descomponerse totalmente entre 8 y 12 años.

El problema fundamental radica en la toxicidad que acumulan. El filtro de las colillas está diseñado para acumular los componentes del tabaco, incluidas las sustancias químicas más nocivas que son liberadas en contacto con el agua. Por tanto, cuando llegan a los ríos e incluso al mar, desprenden dichas sustancias, lo que supone una grave amenaza para la biodiversidad.

WEBS RELACIONADAS :

Diez consejos para que dejar de fumar no se quede en un intento

Aunque los argumentos están claros, los fumadores tienen verdaderos problemas para cumplir su objetivo cuando se proponen dejar de fumar.

Cuando la gente deja el tabaco mejora la capacidad respiratoria y cardiaca; se reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y pulmonares, como el cáncer de pulmón; mejoran el gusto y el olfato, y se produce un incremento de energía. Y también aporta beneficios para la salud de los que rodean a los fumadores, además del ahorro que supone también para las economías domésticas.

Pero aunque los argumentos están claros, los fumadores tienen verdaderos problemas para cumplir su objetivo cuando se proponen dejar de fumar. De hecho, una reciente encuesta de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) muestra que hasta el 70% de los fumadores ha intentado al menos una vez dejar el tabaco, y un 29% ha hecho más de 3 intentos. Pero aun así, siguen fumando.

Por ello, y dado que no resulta un proceso fácil y no todos logran dejarlo de un día para otro, el Tobacco Control Research Branch del National Cancer Institute de Estados Unidos ofrece a través de su página web una serie de recomendaciones para que cualquier intento culmine con éxito en un abandono:

1. Lo primero es fijar una fecha para el último cigarrillo y decírsela a familiares y amigos. Tienes que mentalizarte y decidir qué día vas a dejar los cigarros y cumplir con esa fecha. Está comprobado que reducir la dosis y dejar el tabaco progresivamente acaba dificultando el hecho de dejarlo del todo y es mejor parar de golpe.
2. Evita buscar excusas para dejar de fumar. Son muchas las razones de peso para dejar el tabaquismo como tu salud, la de tus familiares y tu bolsillo. Si de verdad has considerado abandonar este hábito, no busques excusas fáciles para no hacerlo.
3. Debes tener una actitud positiva para dejar el tabaco. Hay que mantener el pensamiento de “quiero dejar de fumar” y evita pensamientos negativos y excusas que te dificulten el progreso. Te resultará más fácil si haces una lista con los puntos a favor de dejar los cigarros.
4. Busca apoyo en tus amigos y familia. En momentos que veas que tienes dificultades para aguantar sin fumar, habla con alguien de tu familia o con tus amistades para que te ayuden a pasar este momento. Además, en momentos así, debes leer la lista de cosas a favor que has hecho al empezar.
5. Evita las tentaciones quitando los ceniceros, los paquetes de tabaco y los encendedores de tu vista. Asimismo, si eres de los que tenía por costumbre fumar con el café o al beber alcohol estando de fiesta, te resultará más fácil el proceso si los evitas y cambias por zumos, refrescos y café descafeinado.
6. Bebe muchos líquidos, pues mantenerse hidratado y con la sensación de estómago lleno es uno de los mejores trucos para dejar de fumar. Se aconseja beber unos 1,5 litros de líquidos al día.
7. Si crees que te está costando lograrlo, no te rindas y aprovecha la ayuda de profesionales y de productos específicos para ayudar a dejar de fumar que encontrarás en las farmacias.
8. Mantente ocupado y activo, pues así pensarás mucho menos en el tabaco. Además, haciendo algo de ejercicio moderado diario estarás activándote, ocupándote y desintoxicando tu cuerpo.
9. Usa el dinero que no estás gastando al no comprar más tabaco para ahorrarlo e inviértelo en algo que realmente necesites, o incluso para comprarte un premio o capricho por lograr tu objetivo.
10. Si quieres evitar el aumento de peso debido a comer más por la ansiedad que puede generarse al abandonar el tabaco, piensa en evitar picar entre horas y aumentar la cantidad de frutas y verduras.

Aunque sabemos que no es fácil, no hay más que pensar en que hay quienes sí han conseguido dejar de fumar y en los múltiples beneficios de lograrlo para hacer un nuevo intento. Para que, tras conseguirlo, el próximo ejemplo de superación sea el tuyo.

La incidencia de la artritis reumatoide disminuiría en un 30% sin el tabaquismo

Abandonar este hábito amplía el margen de mejora.

El tabaco es uno de los pocos factores que ha demostrado influir en el desarrollo de la artritis reumatoide y, de hecho, si todo el mundo dejara de fumar, probablemente la incidencia de artritis reumatoide podría bajar en un 30%, según han asegurado desde la Sociedad Española de Reumatología (SER).

Abandonar este hábito es uno de los consejos que se han incluido en la guía ‘Aprendiendo a convivir con la artritis reumatoide’, un manual elaborado por esta sociedad científica para pacientes donde se recogen aspectos sobre diagnóstico, tratamiento, manejo de la enfermedad, consejos y recursos de utilidad, realizada con el apoyo del Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el manejo de la Artritis Reumatoide (GUIPCAR).

“Se trata de un documento riguroso, veraz y que va a evitar que los pacientes vayan a buscar información en fuentes que no son tan fiables”, ha explicado el reumatólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Alejandro Balsa.

Entre las recomendaciones se insiste en la importancia de dormir lo suficiente, comer de forma saludable y hacer ejercicio físico moderado, pues reduce el dolor y mejora la funcionalidad y flexibilidad.

En esta línea, es importante que el paciente reconozca los síntomas de la enfermedad, ya que hay un amplio margen de mejora, pues “el tiempo desde que empiezan los síntomas y hasta que se diagnostica podría estar entre 7 y 8 meses, y hasta que se pone el tratamiento por primera vez -en el peor de los casos- podría tardar hasta un año”, según el especialista.

“Quizás lo que más falle en la actualidad es la educación sanitaria que hace que el paciente no reconozca esos síntomas o que no sean valorados por lo que esa primera parte del retraso en el diagnóstico es mayor de lo que sería deseable”, ha subrayado el experto.

Sin embargo, Balsa ha insistido en la evolución y los “enormes” cambios que ha experimentado la enfermedad durante los últimos 20 años, no solo en la parte de los tratamientos sino también en la monitorización, valoración, imagen, marcadores, etc. “Es una de las enfermedades en las que probablemente más y mejor se está avanzando”, ha concluido.

La tuberculosis mata a 5.000 personas cada día

Más de 4 millones de afectados están sin diagnóstico.

La tuberculosis es una de las 10 principales causas de mortalidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) que estima que mata a 5.000 personas cada día, unos 10,4 millones de personas al año, mientras que un tercio de los infectados, unos 4,3 millones, se encuentran sin diagnóstico ni tratamiento.

La organización, que acaba de publicar una guía ética para proteger los derechos de los pacientes, pretende ayudar a los países que aplican la estrategia contra la enfermedad a proteger los derechos de todos los afectados.

“La tuberculosis ataca a algunas de las personas más pobres del mundo, las que se encuentran en la situación más difícil”, ha señalado la Dra. Margaret Chan, directora general de la OMS, quien ha denunciado la situación de vulnerabilidad de migrantes, refugiados, prisioneros, minorías étnicas, y mujeres, niños y personas mayores marginadas.

La pobreza, la desnutrición, la mala vivienda y saneamiento, agravada por otros factores de riesgo como el VIH, el tabaco, el alcohol y la diabetes, pueden poner a las personas en mayor riesgo de TB y hacer más difícil su acceso a la atención. “La discriminación y otras barreras que impiden que muchas de estas personas obtengan los servicios que tanto necesitan”, ha añadido Chan.

La nueva orientación ética de la OMS aborda temas polémicos tales como el aislamiento de los pacientes contagiosos, los derechos de los pacientes con tuberculosis en la prisión, las políticas discriminatorias contra los migrantes afectados por la tuberculosis, entre otros. Se hace hincapié en cinco obligaciones éticas clave para los gobiernos, sanitarios, organizaciones no gubernamentales, investigadores, etc.

Así, aboga por proporcionar a los pacientes el apoyo social que necesitan; abstenerse de aislar a los pacientes de tuberculosis antes de agotar todas las opciones para permitir la adherencia al tratamiento y sólo bajo condiciones muy específicas; y permitir a poblaciones en riesgo el acceso al mismo nivel de atención que se ofrece a otros ciudadanos; seguridad para los sanitarios y compartir las evidencias científicas relacionadas con la tuberculosis.

“Sólo cuando intervenciones eficaces basadas en la evidencia son informadas en un marco ético sólido, y con el respeto a los derechos humanos, vamos a tener éxito en lograr nuestros ambiciosos objetivos de poner fin a la epidemia y conseguir la cobertura universal de salud”, ha explicado el Dr. Mario Raviglione, director del Programa Mundial de la OMS para la Tuberculosis.

La guía “tiene como objetivo identificar los dilemas éticos a los que nos enfrentamos en la prestación de atención de la tuberculosis, y pone de relieve las acciones clave que se pueden tomar para hacer frente a ellos”, ha añadido.

Fumar pone en riesgo los huesos

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha puesto en marcha la campaña ‘Por tus huesos, no fumes’ con el objetivo de concienciar a la població n de que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de sufrir enfermedades reumáticas o de agravarlas en caso de ya estar afectados.

En concreto, el tabaquismo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades reumáticas y autoinmunes sistémicas como osteoporosis, artritis reumatoide, lupus o uveítis, al tiempo que favorece que progresen las espondiloartritis, agrava la fibromialgia e incrementa significativamente el riesgo de que los pacientes con enfermedades reumáticas sufran enfermedades cardiovasculares.

“Existe un riesgo inherente debido al propio fenómeno inflamatorio de las enfermedades reumáticas. Si a ello unimos el hábito de fumar, el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular se potencia significativamente en estos pacientes”, ha señalado el presidente de la SER, José Luis Andréu.

Por ello, esta sociedad científica considera importante que tanto estos pacientes como la sociedad en general sean conscientes de los daños que produce el tabaco en los sistemas musculoesquelético e inmunitario.

Entre sus compuestos activos, un cigarrillo incluye radicales libres que pueden llevar a la inflamación vascular o al desarrollo de enfermedades sistémicas, dos de los desencadenantes de la uveítis (enfermedad responsable del 10% de las pérdidas de visión).

Y en el caso de la artritis reumatoide, se ha demostrado que el tabaco es el principal factor exógeno que predispone a la enfermedad, y multiplica por cuatro el riesgo de padecerla, frente a población control que no fuma. “Y si hablásemos del caso de un hijo de un paciente con artritis que fume, el riesgo sería casi diez veces mayor”, ha recordado Andréu.

Asimismo, se ha observado que los pacientes fumadores con espondiloartritis presentan más lesiones en sus radiografías de columna que los que no fuman. De manera que dejar de fumar mejorará su enfermedad y, por tanto, su calidad de vida.

En otras enfermedades reumáticas de carácter inflamatorio, como es el lupus eritematoso sistémico, parece que también el tabaco es un factor relevante en el incremento del riesgo de padecer la enfermedad, y también existen múltiples estudios que demuestran que influye en la predisposición a padecer osteoporosis y, sobre todo, fracturas óseas a causa de esta enfermedad.

EPOC enfermedad pulmonar poco valorada

El estudio EPI-SCAN concluyó que la prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en sujetos entre los 40 y los 80años en España es del 10,2%. En el año 2012 se produjo en nuestro país un importante incremento de las muertes por enfermedades respiratorias, ocupando en 2013 el tercer lugar por muertes (91,4 fallecidos por 100.000 habitantes; http://www.ine.es/prensa/np896.pdf) y la tercera causa por alta hospitalaria (11,2%) en 2014 (http://www.ine.es/prensa/np942.pdf).

Causas de mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

En los últimos años, en los países occidentales ha descendido la prevalencia de fumadores, ha mejorado la sanidad y la economía, así como el arsenal terapéutico y las condiciones de vida de los pacientes con EPOC. Lo anterior ha propiciado que las tasas estandarizadas de mortalidad por la EPOC estén disminuyendo en Europa, pero la importancia de la EPOC en el sigloxxi seguirá siendo un problema cada vez mayor por diferentes factores, como indican López Campos et al.. Las causas de muerte en pacientes con EPOC leve son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de pulmón. Por el contrario, cuando la enfermedad es más grave, la principal causa de muerte es la propia evolución de la enfermedad. Del 50 al 80% de nuestros pacientes con EPOC mueren de causa respiratoria, bien sea por agudización de la enfermedad (30-50%), por neoplasia de pulmón (8-13%) o por otras causas de origen respiratorio. Las principales causas de muerte en pacientes con EPOC grave son: respiratorias (80,9%), cardiacas (5,6%), accidentes cerebrovasculares (12,4%) y otras (6,7%).

Predictores de mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Los predictores de mortalidad podemos agruparlos en

  • Síntomas/signos. La disnea es el síntoma principal y más debilitante de la EPOC y con mayor peso dentro de los predictores clínicos de mortalidad. La pérdida de peso ha sido considerada como un factor independiente para la mortalidad. Existe una clara asociación entre un bajo índice de masa corporal (IMC<25kg/m2) y una mayor mortalidad en la EPOC.
  • Función pulmonar. Tanto un volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) disminuido como una hiperinsuflación estática (fracción inspiratoria: capacidad inspiratoria/capacidad pulmonar total y la razón volumen residual con capacidad pulmonar total: RV/TLC) han sido asociados a una mayor mortalidad, incluso la hiperinsuflación predice la capacidad de ejercicio3 y es medida por el test de la marcha de 6minutos que ha sido claramente correlacionado con la mortalidad de los pacientes con EPOC. Recientemente Rim Shin et al. encontraron de nuevo que tanto una elevada RV/TLC como una corta distancia alcanzada en el test de la marcha, además de una edad avanzada, son predictores independientes para toda causa de mortalidad.
  • Índices multidimensionales. Existen diferentes variables independientes que predicen mortalidad en la EPOC, por lo que estas han sido incorporadas en índices multidimensionales que nos indican el estado del paciente. Así, se identificaron 4 variables fáciles de recoger (BODE) que predicen claramente el riesgo de mortalidad: el IMC, el grado de obstrucción al flujo aéreo, la disnea (medida por la escala Medical Research Council [MRC]) y la capacidad de ejercicio (medido por el test de la marcha de 6minutos). Se comprobó que el incremento del BODE aumenta el riesgo de mortalidad, demostrando que en el cuarto cuartil (índice BODE de 7 a 10) la mortalidad asciende al 80% en 52meses. El BODE predice mejor la mortalidad que el FEV1. Incluso el BODE es un buen predictor de riesgo de hospitalización por exacerbación de la EPOC.
  • Otras variables que predicen mortalidad. Ha sido demostrado que el desenlace de los pacientes con EPOC está claramente ligado a la presencia, frecuencia e intensidad de las exacerbaciones, siendo mayor la mortalidad en aquellos con mayor número de exacerbaciones en el año y, además, el añadir la exacerbación al índice BODE mejora su capacidad predictiva. Por ello, se ha incorporado el índice multicomponente BODEx cuando no se dispone de test de la marcha y este se sustituye por las exacerbaciones. Tanto BODE como BODEx presentan una alta fiabilidad pronóstica en la valoración de la gravedad.

Las comorbilidades son muy frecuentes en la EPOC. En un estudio reciente, tras ajustar por edad y sexo se encontró una prevalencia mayor de la esperada de 10 enfermedades crónicas: insuficiencia cardíaca, enfermedad hepática crónica, asma, arteriosclerosis, osteoporosis, cardiopatía isquémica, ansiedad, depresión, arritmias y obesidad. Se ha observado que en pacientes hospitalizados por reagudización de EPOC el índice de Charlson, que cuantifica comorbilidades, se mostró como predictor independiente de mortalidad.

Otro aspecto relacionado recientemente con una mayor mortalidad es la continuidad de cuidados recibidos en los pacientes con EPOC, pues si estos son bajos, la mortalidad por toda causa de muerte aumenta un 22%.

Por otra parte, la anemia ha sido asociada a una mayor mortalidad, encontrando una correlación lineal entre los niveles de hemoglobina y mortalidad, contribuyendo a una peor tolerancia al ejercicio por su asociación con la disnea.

¿Factores relacionados con una mayor supervivencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica?

A continuación, de forma sucinta, analizamos aquellos factores conocidos relacionados con una mayor supervivencia en estos pacientes con EPOC. Sin ninguna duda, dejar de fumar es la mejor estrategia para evitar la progresión de la enfermedad, reduciendo la mortalidad en un 50% con respecto a aquellos EPOC que continúan fumando. Desde hace décadas se acepta que la oxigenoterapia domiciliaria prolonga la supervivencia en estos pacientes con EPOC avanzada e hipoxemia grave (cifra basal de presión arterial de oxígeno <55mmHg). Esta evidencia científica proviene de los resultados obtenidos en 2 grandes estudios controlados que se presentaron a principios de los años ochenta del siglo pasado: el británico del Medical Research Council y el norteamericano Nocturnal Oxygen Therapy Trial (NOTT), como se indica en la normativa revisada SEPAR de 2014. En ambas series se observó que los pacientes que recibían oxigenoterapia domiciliaria durante al menos 15h al día prolongaban la supervivencia.

La rehabilitación pulmonar se ha relacionado con una disminución de la mortalidad en la EPOC, pues mejora la disnea y la capacidad de ejercicio. Ganar peso (>8kg/8semanas) es también un predictor significativo de supervivencia. También se ha reconocido que la cirugía de reducción de volumen en pacientes seleccionados modifica el índice BODE reduciéndolo, y que la ventilación no invasiva en las exacerbaciones con fallo respiratorio incide en la supervivencia.

Para concluir, manifestar que nos encontramos en el momento actual en el año SEPAR EPOC/Tabaco, y sabemos que solo el 17% de la población española conoce el término EPOC. Estamos, por tanto, ante un reto importante, que no es otro que difundir y dar a conocer a la población esta enfermedad respiratoria, que actualmente es la tercera causa de muerte, y su relación incuestionable con el tabaco.

EPOC y ASMA parecidos y diferencias 2º y ultima parte

Existe evidencia que el riesgo de padecer EPOC comienza en el útero y está en función de factores que operan a edades tempranas, a menudo antes de comenzar a fumar, desde luego el hecho de ser fumador activo es necesariamente un factor de riesgo, pero deben exstir otros desde el momento que solo un 10-15 % de los fumadores padecen EPOC.

Igualmente se ha demostrado que la exposición in útero en fumadoras pasivas presenta una función fulmonar anormal al nacimiento y tiene consecuencias importantes en el desarrollo de dicha función pulmonar durante el crecimiento.

Un adolescente fumador puede perder un 5% de VEMS (volumen espiratorio máximo al primer segundo) fumando un paquete/año (equivalente a fumar un paquete de 20 cigarrillos al día durante un año).

Los diagnósticos médicos de asma se asocian con una pérdida entre el 7-10% de deficit sobre el mejor VEMS esperado, estos efectos son aditivos e independientes.

Teniendo en cuenta los factores anteriores un niño puede entrar en una fase plateau con una función pulmonar tan baja como el 80% de la predicha.

Factores adiccionales tipo hiperreactividad bronquial son los que determinan una mayor caida en la función pulmonar en esta fase llamada plateau. Por lo tanto el perfil de un fumador adulto susceptible de tener EPOC sería el de un fumador pasivo y quien en la infancia tuvo asma.

En cuanto al tratamiento existe consenso entre la ERS (European Respiratory Society) y la ATS ( American Thoracic Society) con respecto al diagnóstico y las investigaciones a realizar en ambas entidades. Dejar de fumar, oxigenoterapia, farmacoterapia, rehabilitación y educación.

Ambas sociedades contemplan en sus protocolos de actuación medidas como

Mejorar síntomas y calidad de vida. Reducir el declinar de la función pulmonar.Prevenir y tratar las complicaciones. Aumentar la supervivencia con una adecuada calidad de vida. Evitar o minimizar los efectos adversos del tratamiento.

En exacerbaciones severas el paciente puede ser ingresado en la UCI donde la Ventilación no Invasiva es de primera elección.

En el momento actual tenemos un arsenal terapéutico importante desde anticolinérgicos, como antagonista muscarínico con acción sobre los receptores M1 y M3 y acción corta sobre los M2, hasta los SAMA, SABA, LAMA, Aclidinio, Rofumilast, Teofilinas, Mucolíticos, Antibióticos, asociaciones etc. dependiendo del grado de severidad de la enfermedad o fenotipo ver http://www.archbronconeumol.org/es/guia-espanola-epoc-gesepoc-tratamiento/articulo/S0300289612001159/